En este blog se ofrecen contenidos rigurosos a la par que amenos para difundir los múltiples aspectos del extraordinario patrimonio biológico de nuestros ecosistemas, haciendo hincapié en la problemática en torno a su protección, conservación y uso sostenible.

Publicaciones etiquetadas ‘SEGA’

Programa SEGA 2016: bencomia herreña (Bencomia sphaerocarpa Svent.)

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Biodiversidad, Canarias, Conservación, El Hierro, Flora, Medio terrestre, Programa de seguimiento

Especie vegetal exclusiva de la Isla del Meridiano, la bencomia herreña es un arbusto de 2-4 m de altura que suele presentar una ramificación abierta y abundante desde la base del tronco y un aspecto general cargado de tonalidades diversas (verdes, glaucos, grises, amarillos y pardos) que hacen que no destaque demasiado entre la vegetación de su entorno, ni siquiera cuando está en flor.

En el extremo de las ramas aparecen las hojas, agrupadas en rosetas. Las hojas son compuestas y están conformadas por un número impar de foliolos (13-15) opuestos y con el borde aserrado. Dichos foliolos son de forma oblonga a lanceolada y tienen el haz algo peloso y de color verde, mientras que el envés es de color glauco y más densamente pelosos. Las hojas más viejas amarillean, se secan y tardan en desprenderse de las ramas.

Las plantas de esta especie tardan en alcanzar la madurez sexual y se observan ejemplares de entre 1,5 a 2,5 m de altura en estado vegetativo y sin evidencias de haberse reproducido en años anteriores. Las flores son unisexuales y de muy pequeño tamaño, agrupándose en inflorescencias péndulas con forma de amento simple (de unos 10-25 cm de largo y 1 cm de ancho) y poco aparentes, al quedar semiocultas entre las hojas y tener tonalidades similares al resto de la planta. Estas inflorescencias pueden ser masculinas, femeninas e, incluso, bisexuales de modo que, en una misma subpoblación, pueden aparecer tanto plantas monoicas como dioicas . En las inflorescencias masculinas las flores aparecen dispuestas de forma laxa y son sésiles, de pétalos verdes y revolutos y con 40-45 estambres colgantes. Los frutos son carnosos y globosos (de unos 5 mm de diámetro), de color glauco-verdoso y, generalmente, monospermos.

El reciente estudio de seguimiento de poblaciones de Bencomia sphaerocarpa, realizado por el biólogo Juan Luis Silva Armas, se llevó a cabo mediante un trabajo de campo sistemático en el que se hicieron visitas a los lugares de presencia conocida y registrada para esta especie y áreas aledañas, así como a las inmediaciones del vivero forestal de La Frontera, procediéndose a realizar un censo de las distintas poblaciones basado en el conteo directo e indirecto de ejemplares y en el registro de las posiciones geográficas de los puntos en los que se observó su presencia.

El análisis comparativo de los resultados obtenidos, con respecto a los datos precedentes respecto al tamaño y distribución de las subpoblaciones de la bencomia herreña, evidencia que se ha producido un notable incremento del tamaño poblacional y un mínimo aumento de su área de ocupación como consecuencia de la constitución de una subpoblación introducida y asilvestrada en las inmediaciones del vivero forestal. Sin embargo, a partir de las observaciones y evidencias recopiladas in situ relativas al estado de las subpoblaciones naturales de esta especie (afectadas de forma especialmente acusada, debido al escaso número de ejemplares que conforma cada una de ellas, por la incidencia de factores de presión natural) y considerando, por otro lado, que ha finalizado el periodo de ejecución de su correspondiente plan de recuperación sin que se haya logrado alcanzar los objetivos previstos, se determina que tanto el estado de conservación de la población de Bencomia sphaerocarpa como su evolución previsible, a corto plazo, son desfavorables.

Programa SEGA 2016: retamón de El Fraile (Teline salsoloides)

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Biodiversidad, Canarias, Conservación, Flora, Medio terrestre, Tenerife

Endémico exclusivo de los acantilados costeros del norte del macizo de Teno, el retamón de El Fraile (Teline salsoloides del Arco & Acebes) es una especie arbustiva de porte achaparrado, con hojas pequeñas compuestas por tres hojuelas, flores amarillas reunidas en racimos y frutos en legumbre oblonga, seríceo-pubescente, con hasta 7 semillas negras y con arilo. El hábitat principal de la especie son los ya citados riscos, con vegetación heterogénea resultado de un solapamiento de varias comunidades vegetales. Así, en la parte inferior de los acantilados la vegetación dominante es la de matorrales de tolda (Euphorbia aphylla), mientras que los paredones más verticales están poblados por comunidades rupícolas.

En el último seguimiento de este taxón amenazado, realizado por el biólogo Ricardo Ángel Mesa Coello, se han prospectado las localidades en las que se tenía constancia de su existencia, rastreándose los riscos prácticamente inaccesibles de El Fraile, en el entorno de la carretera a Teno Bajo, donde se constató una vez más la desaparición de los ejemplares que crecían en esta zona, que llegaron a ser hasta 10 plantas. Se han contado un total de 363 ejemplares, todos ellos adultos.

No se detectaron amenazas sobre la especie, entendidas como tales la destrucción de ejemplares por las actividades humanas directas. Tampoco se han detectado ejemplares ramoneados por el ganado. Entre las presiones solo hay que señalar la competencia vegetal natural que limita en cierto grado el hábitat disponible para la especie. Otra presión potencial a tener en cuenta son los posibles fenómenos de hibridación con Teline canariensis. Los únicos riesgos son los desprendimientos de rocas que pueden ocasionar pérdidas puntuales.

Pese a su distribución muy localizada y al bajo número de individuos que la integran, el estado de conservación de la especie es relativamente bueno, con ejemplares vigorosos que fructifican con normalidad. La pirámide poblacional es bastante completa con individuos de diferentes tamaños y edades.

En cuanto a la evolución de sus efectivos poblacionales, se constata un aumento continuado del número de ejemplares a lo largo del tiempo. Este aumento se debe en parte a los esfuerzos realizados en la prospección y en parte a un aumento del número de efectivos. Solamente se ha comprobado la desaparición de algunos ejemplares en la parte inferior del área de distribución. Con los datos disponibles se puede decir que la dinámica poblacional es progresiva, lo cual permite abrigar esperanzas sobre la conservación futura de esta especie.

 

Programa SEGA 2016: Helianthemum linii

Escrito por ServBiodiversidad el . Posteado en Biodiversidad, Canarias, Conservación, Flora, La Palma, Medio terrestre

Especie de reciente descripción, Helianthemum linii A. Santos es un pequeño arbusto de entre medio y un metro de alto, de tallos y ramificación ascendente, con numerosas ramas secundarias que tienden a curvarse dando un aspecto aparasolado a la planta; sus hojas son decusadas, ovales u oval-lanceoladas y sus flores son color amarillo vivo.

Se trata de un endemismo vegetal de la isla de La Palma cuya distribución natural está restringida a una zona reducida, cerca de las laderas de El Time (Hoya Grande), en torno a los 1.000-1.300 m s. m. Su hábitat principal se localiza en los bordes del pinar, en sitios aclarados con sotobosque de jaras y amagantes, aunque también puede hallarse en bordes de sendero y en medio de cultivos de viñas.

En el reciente seguimiento de este taxón amenazado, realizado por el biólogo Ricardo Ángel Mesa Coello, se prospectó la única población conocida en la actualidad de la especie, habiéndose censado un total de 2.081 ejemplares, de los que 310 son adultos, 36 virginales y 1.735 juveniles. No se detectaron amenazas directas evidentes, entendidas como tales la destrucción de ejemplares por las actividades humanas. Por contra, la principal presión observada es la competencia vegetal natural, que limita en cierto grado el hábitat disponible para la especie. Asimismo, dada la proximidad a un sendero muy transitado, algunas plantas pueden sufrir pisoteo. Por último, cabe destacar que la especie es muy vulnerable tanto por el pequeño tamaño poblacional como a consecuencia de cambios de uso de las parcelas, la limpieza de malezas y el posible uso de herbicidas.

En definitiva, aunque el estado de conservación aparente de la especie sea bueno, con ejemplares vigorosos que florecen abundantemente, el reducido tamaño poblacional de la misma, con tan solo 310 ejemplares adultos, junto a los factores de riesgo ya citados, hacen que su futuro se vislumbre con preocupación.