Un robot que vuela como un pájaro

Muchos robots pueden volar, pero ninguno lo hace como un pájaro de verdad. Es decir, hasta que Markus Fischer y su equipo de Festo construyeron el SmartBird, un gran robot de peso ligero, inspirado en una gaviota, que vuela batiendo las alas. Una demostración por todo lo alto, recién llegada de TEDGlobal 2011.

SmartBird

Vídeo de la presentación en TED:

 Trascripción de la presentación:

“Es un sueño de la humanidad volar como un pájaro. Las aves son muy ágiles. No necesitan componentes de rotación para volar, lo hacen simplemente batiendo las alas. Así que observamos a las aves, y tratamos de construir un modelo que fuese ultraligero, poderoso, de excelentes cualidades aerodinámicas y que pudiese volar por sí mismo únicamente por el aleteo de sus alas.

¿Y qué podía ser mejor que usar la gaviota argéntea, que estando libre, da vueltas y se precipita sobre el mar, y tomarla como modelo? Entonces, armamos un equipo. Allí había generalistas y también especialistas en el campo de la aerodinámica y de la construcción de planeadores. Se trataba de construir un modelo ultraligero, de vuelo en interiores capaz de volar sobre sus cabezas. Así que tengan cuidado más adelante. Y tuvimos un problema: el modelo debía ser lo suficientemente ligero como para que nadie se lastimase si caía al suelo.

Y ¿por qué hacemos todo esto? Somos una empresa dedicada a la automatización, y nos gusta hacer estructuras de peso muy ligero, porque consumen energía de manera más eficiente. Y queremos aprender más sobre neumática y fenómenos de flujo de aire.

Así que ahora quisiera que se abrochen los cinturones de seguridad y se pongan los cascos. Vamos a intentar hacer volar un SmartBird. Gracias.

(Aplausos)

Ahora, veamos el SmartBird de cerca. Aquí hay uno sin revestimiento. Las alas tienen una envergadura de unos 2 metros. La longitud es de 1,6 metros y el peso, es tan solo 450 gramos. Y está hecho totalmente de fibra de carbono. En el medio hay un motor, y también hay un engranaje en el mismo. Y este engranaje se usa para transmitir el giro del motor. En el motor, hay tres sensores de efecto Hall, de manera que sabemos exactamente dónde está el ala. Y si ahora lo agitamos de manera vertical … tenemos la posibilidad de hacerlo volar como un pájaro. Si descendemos, tenemos una gran superficie de propulsión. Y si subimos, las alas no son tan grandes, y subir es más fácil.

Lo que hicimos después, o el reto que tuvimos, fue coordinar el movimiento. Hay que girar, subir y bajar. El ala está dividida en dos partes. Con el ala en dos partes conseguimos que se eleve con la parte superior del ala, y tenemos la propulsión en la parte inferior del ala. Asimismo, vemos cómo medir la eficiencia aerodinámica. Nos hacía falta conocer la eficiencia electromecánica, para poder calcular la eficiencia aerodinámica. Por lo tanto, esta aumenta entre la torsión pasiva y la torsión activa, de 30 % a 80 %.

Lo que hicimos después, fue controlar y regular toda la estructura. Únicamente controlando y regulando, se consigue la eficiencia aerodinámica. Por lo que el consumo total de energía es de unos 25 vatios en el despegue y de 16 a 18 vatios en pleno vuelo. Gracias.

(Aplausos)

Bruno Giussani: Markus, creo que deberíamos hacerlo volar una vez más.

Markus Fischer: Sí, claro.

(Risas)

(Gritos de admiración)

(Ovación)”

 

Conferencia de Markus Fischer para TED traducida al español por Veronica Martinez  y subtitulada por Sebastian Betti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *