TALLER DE EDUCAR EN VALORES POR MEDIO DEL CUENTO CON APOYO DE LAS TIC

           El trabajo desarrolla una experiencia educativa en el que se trabajó la lectura de cuentos, que se resumieran en una moraleja sencilla, con la finalidad de inculcar valores en nuestros alumnos. Además con este tipo de actividades se pretendió utilizar el acceso a internet para la búsqueda de cuentos de diferentes partes del mundo. Los resultados obtenidos con esta experiencia han sido satisfactorios para el desarrollo de la autoestimulación al estudio y la lectura.

Gema Cáceres González
Profesora de Educación Especial
C.E.I.P. Puerto Rico

***

 La lectura forma parte de la vida

         Lo primero que llama la atención en nuestra aula es que disponemos de diferentes libros de muchos colores y un rincón con un ordenador, para buscar la información que nos pudiera hacer falta. La lectura ha de formar parte natural de nuestra vida, y no ser un hecho aislado, únicamente ligado a una materia escolar. Por eso, al comienzo del curso, dedicamos la mayor parte del tiempo a leer, priorizando con respecto a otras áreas. Para las vacaciones de Navidad, prácticamente todos sabían leer. Los que aún no habían alcanzado esta etapa, se iban familiarizado con la lectura mediante cuentos infantiles iconográficos, o algunos sencillos con ayuda del profesor. Lo importante era que se sintieran capaces de hacerlo, de llegar hasta el final de un relato, de saber buscar el cuento que más le agradase.

           Era necesario conseguir que los niños leyeran, y que adquieran la capacidad de concentrarse en lo que leían, es en este momento, cuando el aprendizaje cobra significado para ellos.

             Cada semana, los niños debían buscar una lectura relacionada con el valor a trabajar. Lo primero que debían hacer al comienzo de la clase, el primer cuarto de hora, era leerlo. Al final de dicha semana, se pedía cada uno de ellos un resumen de la lectura leída y se les hacía unas preguntas sobre la lectura para comprobar que la habían entendido. A continuación, tenían que buscar otra lectura o libro y se apuntaba el título en la ficha.

           En ocasiones, se les pedía, que leyesen en voz alta para oírles, o bien, que preparasen algún trabajo sobre lo leído. Si la lectura ensalzaba un determinado valor, les pedía que escribieran una carta a un amigo de su clase explicándole la importancia que tenía para él o sobre lo que había descubierto, o tenía que realizar un dibujo ilustrativo del tema, etc.

        Cuando los niños comenzaban la lectura individualizada, se les planteaban dificultades de comprensión. En este momento necesitaban mucha ayuda, era necesario hacer uso del diccionario para conocer el significado de las palabras nuevas, y llevar un índice ortográfico donde se recapitularan la ortografía no dominada, etc.

            Al dominar la lectura, permitía que eligieran la que quisieran leer, afrontando libros de más envergadura. Si elegían un libro muy fácil, se les animaba a que cogieran otros de mayor dificultad. Si por el contrario, escogían libros excesivamente difíciles, se les explicaba que hay términos complicados para entenderlos, se les nombraba algunos, por lo que terminaban escogiendo otro, ya que el número de palabras a discernir era importante. Si a mitad de la lectura consideraba que era muy difícil, podía dejarla y buscar otra. Si al terminarlo de leer y consideraba que le gustaba mucho, podía volver a leerla, con la condición de realizar trabajos diferentes cada vez.

          En ocasiones, algunos niños presentaban enorme dificultad en leer, por lo que se trabajaba conjuntamente con ellos usando las lecturas de su nivel. Este tipo de alumnos iba mejorando en la medida que ampliaba su vocabulario. Para todos nosotros, el trabajo en el aula representaba una tarea gratificante y enriquecedora.

2. El trabajo en el aula

         El trabajo a desarrollar con este taller fue inculcar valores en el alumnado, de poder leer libros relacionados con los siguientes contenidos:

. La verdad, un precioso tesoro.

. Compartir, toda una vida juntos.

. Nuestra verdadera riqueza, nuestro mundo.

           Los medios de encontrar libros relacionados con estos temas podían ser: bibliotecas, internet, etc. Pero también fue importante crear una carpeta con el nombre de cada alumno y en donde se apuntaban en un fichero los libros leídos, o bien las páginas web de interés para la búsqueda de posibles lecturas.

NUESTRO RINCÓN ESPECIAL DENOMINADO: “NUESTROS AMIGOS LOS LIBROS”

Bibliografía

Díaz-Aguado, Mª.J. (2003): Educación intercultural y aprendizaje cooperativo. Bordón, 56 (1) . Madrid.

Estévez, J.M. (2004): La formación del profesorado para una educación intercultural. Bordón. Madrid.

Puig, J.M., Batlle, R. Bosch, C. & Palos, J. (2006): Aprendizaje de servicio. Octaedro. Barcelona.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *