¿Sabemos leer?

Proponemos una forma diferente de realizar la compresión lectora en el aula. Trabajándola desde todas las áreas del currículo e incorporándola a la rutina diaria del proceso de aprendizaje descubridor .
A traves de situaciones de aprendizajes. que realiza actualmente nuestros alumnos. Los juegos de lectura , asociados a los cuentos conllevan que el alumno mientras juega adquiera de forma natural el gusto por la lectura .

Rosa del Pino Melián Santana
CEIP César Manrique Tahiche

 

1. ¿SABEMOS LEER?
Una investigación realizada con alumnos de primer y segundo ciclo de ESO demostró que pocos estudiantes son capaces de hacer tareas que impliquen un alto grado de elaboración, y que muchos de ellos interpretan lo que leen de forma errónea. Para evitarlo, es necesario enseñar a leer y a comprender textos expositivos en las diferentes áreas curriculares, y promover tareas como la realización de resúmenes, trabajos de investigación o monográficos. Para nosotros, la etapa de Primaria es el contexto adecuado para la alfabetización académica.
Formar lectores exige atender a una triple dimensión: enseñar a leer, a disfrutar la lectura, y a leer para aprender. Dichas dimensiones no tienen carácter consecutivo; en cualquier momento en que se planifican experiencias educativas destinadas a promover la lectura resulta necesario tenerlas en cuenta. Esta exigencia es coherente con las definiciones acerca de competencia lectora que actualmente se manejan. Así, por ejemplo, en los informes de evaluación PISA (OCDE, 2004) subyace la siguiente definición:
“La competencia lectora consiste en la comprensión y el empleo de textos escritos y en la reflexión personal a partir de ellos con el fin de alcanzar las metas propias, desarrollar el conocimiento y el potencial personal y participar en la sociedad. “
La progresiva madurez lectora permite acceder a textos muy diversos – propagandísticos, informativos, de reflexión, expositivos, literarios –, que se presentan en formatos y soportes diferentes (diarios, libros de texto, monografías, novelas; en papel, en pantalla…). Son leídos para satisfacer finalidades diversas – para disfrutar, para informarse, para aprender, para resolver un problema práctico. Así, aunque siempre se lea, se lee de modo distinto en función de la combinación de estas variables, por lo que la forma de ser lector va cambiando a lo largo de la biografía de una persona. Si bien la relación de cada uno con la lectura es personal, puede aceptarse que desde los primeros pinitos hasta alcanzar la competencia lectora se recorre un largo camino.
2. ¿QUÉ PRETENDEMOS LOS EDUCADORES?
• 2.1.- Mejorar el nivel lector de los alumnos:
– Aumentando la velocidad y la comprensión lectoras y adaptándolas al tipo y finalidad del texto.Utilizando la lectura como herramienta de trabajo.

• 2.2.- Crear en los alumnos el hábito lector:
– Utilizando la lectura como fuente de información ,de placer., y aprendizaje. Utilizando la lectura como medio de perfeccionamiento lingüístico y personal.

3. ¿QUÉ COMPETENCIAS ADQUIEREN?
Con ello promovemos en nuestros alumnos las siguientes competencias:
• Competencia en comunicación lingüística:
La adquisición de esta competencia supone que el estudiante es capaz de utilizar correctamente el lenguaje tanto en la comunicación oral como escrita, y así mismo saber interpretarlo y comprenderlo en los diferentes contextos. Debe permitir al alumno formarse juicios críticos, generar ideas y adoptar decisiones.
• Tratamiento de la información y competencia digital:
Esta competencia se refiere a la capacidad del alumno para buscar , obtener ,procesar y comunicar información y transformarla en conocimiento. Esto supone habilidad para acceder a la información y trasmitirla en diferentes soportes, así hacer uso de los recursos tecnológicos para resolver problemas reales de modo eficiente.
Todo esto está relacionado con los criterios curriculares expuestos en las rúbricas , De hecho en cada área del currículo existe un criterio relacionado con la compresión lectora y con el hábito lector .
• Competencia para aprender a aprender:
Se refiere al aprendizaje a lo largo de la vida, es decir a la habilidad de continuar aprendiendo de manera eficaz y autónoma una vez finalizada la etapa escolar. Esto implica, además de tener conciencia y control de las propias capacidades y conocimientos y estar debidamente motivado, el saber utilizar adecuadamente estrategias y técnicas de estudio .
El proceso de enseñanza y aprendizaje debe cumplir los siguientes requisitos:
– Partir del nivel de desarrollo del alumnado y de sus aprendizajes previos.
– Asegurar la construcción de aprendizajes significativos a través de la movilización de sus conocimientos previos y de la memorización comprensiva y las actividades lúdicas .
– Posibilitar que los alumnos realicen aprendizajes significativos por sí solos.
– Favorecer situaciones en las que los alumnos deben actualizar sus conocimientos. Proporcionar situaciones de aprendizaje que tienen sentido para los alumnos, con el fin de que resulten motivadoras.
Consideramos fundamental partir de los intereses, demandas, necesidades y expectativas de los alumnos. También será importante arbitrar dinámicas que fomenten la lectura y la compresión de las mismas en gran grupo. Autonomía en el aprendizaje.
Como consecuencia de los dos puntos anteriores, la metodología favorece la mayor participación de los alumnos.

Se concreta en los siguientes aspectos:
1. La utilización de un lenguaje sencillo, claro y estructurado en la presentación de los textos .
2. La gradación de las actividades, cuya jerarquización varía según la naturaleza de cada programa, apareciendo en último lugar las que requieren un mayor grado de habilidad y autonomía.
3. El énfasis en los procedimientos y técnicas de aprendizaje, que incluyen una reflexión sobre los contenidos objeto de estudio y una revisión final.
4. Realizar en primer lugar un análisis de las necesidades formativas de los alumnos en esta materia, así como estudiar medidas para mejorar la compresión lectora .
5. Asesorar e informar al tutor o padres de los materiales curriculares y libros que reflexionen sobre el valor de la lectura. Contactar con los alumnos con el fin de motivarles, redactar listados con los libros disponibles, convencerles de que leerán conforme a sus gustos y sus posibilidades de comprensión lectora. Para ello coordinaremos las lecturas de todos los alumnos , así como la indicación de técnicas para mejorar la compresión por niveles educativos.
6. Crear documentos para la gestión educativa de la lectura, entre los que conviene destacar la carpeta titulada «Mi Biografía Lectora» y el Cuaderno de Lectura, una especie de diario personal que el alumnado ha realizado durante su tiempo de permanencia en primaría .

4. ¿QUÉ ACTIVIDADES SON LAS ADECUADAS?
El desarrollo de este proyecto afecta no sólo a la programación de «lecturas aptas para chic@s», sino que requiere de una intervención más amplia: un Plan Global de Lecturas debe considerarse como una actividad clave al servicio de la formación integral del alumnado, ya que a través de la habilidad lingüística de la lectura pueden lograrse con más eficacia las competencias que actualmente recoge la LOE. Nuestra propuesta de actuación se resume en el siguiente esquema:
1. Actividades: Fomento de la lectura a través del juego .
2. Web : Materiales y recursos buscados en la red .
3.Tutorias : Juegos de lecturas para favorecer la compresión lectora
Las actividades que surjan de la lectura de un libro es algo muchas veces imprevisible, depende de la labor del mediador docente, de su capacidad y de su entusiasmo, pero también de la cooperación de los alumnos.
La actitud será siempre escuchar lo pertinente de cada obra, lo esencial de su mundo . Así el libro se transforma en una puerta abierta a la creatividad.
Desde nuestro “Sabemos leer”r se intentan promover aquellas actividades que conviertan al libro y a la lectura en «protagonistas educativos».
Muchas de estas actividades exceden la disponibilidad horaria de área de lengua pero nos planteamos que debe ser tratada desde todas las áreas por ejemplo en el área de matemáticas podemos enseñar a comprender un ticket de supermercado o una factura de un taller .
Nos referimos a ellas como un conjunto de posibilidades que enriquecen la formación de los alumnos. Para ello propondremos actividades para trabajar la articulación, la vocalización y la velocidad como :
Leer textos sujetando un bolígrafo con los dientes para forzar la vocalización correcta.
Leer textos diversos siguiendo consignas distintas: no leer la vocal /o/, no leer el fonema /s/, leer cambiando las vocales por una sola (todo con la /a/, o con la /e/, etc.). Se procurará vocalizar bien y mantener la coherencia por medio de la entonación y las pausas.
Inventar y leer textos sin sentido. Reflexionar sobre cómo aumentan las dificultades de lectura (se cometen errores, no se acierta a leer bien las pausas, ni las curvas tonales, etc.) y de comprensión cuando se desconocen las palabras que se leen. Sin duda será, además, una actividad divertida para los chicos y chicas.
Actividades para trabajar las pausas, el volumen y la entonación.
Leer textos susurrando, o en voz muy alta, o con la voz engolada, o nasalizada como si estuviéramos resfriados, o masticando las palabras, pero siempre intentando vocalizar muy bien. Leer textos cambiando la velocidad. Los párrafos impares se leerán muy despacio, desgranando las palabras, y los pares muy rápidamente.
Actividades de recitación de poemas y de lectura de cuentos.
En parejas, seleccionar un poema o un cuento y trabajar su lectura. Buscar un fondo musical y grabar el recitado añadiendo, si es preciso, efectos especiales (imágenes, sonidos). Presentar el trabajo ante los compañeros y explicar por qué se han elegido ese poema y esa música.

Este Proyecto lo llevo realizando varios años con diferentes aulas y niveles. Desde mi experiencia da buenos resultados en todas las áreas ya que mejoramos la competencia lingüística , el vocabulario y la compresión de diferentes textos .Pero quizás lo más valioso es la mejora que el alumno realiza en su autoestima y adquiriendo una percepción de si mismo mucho más positiva. al verse capaz de afrontar en todas las áreas, el desarrollo de su aprendizaje

BIBLIOGRAFÍA

BARÓ, MÓNICA Y MAÑÁ, TERESA (2002a): La formación de usuarios en la biblioteca escolar. Educación Infantil y Primaria, Delegación Provincial de la Consejería de Educación en Málaga, Málaga.
—— (2002b): La formación de usuarios en la biblioteca escolar. Secundaria, Delegación Provincial de la Consejería de Educación en Málaga, Málaga.
BONILLA TOYOS, CLAUDIO (2003): Biblioteca escolar: gestión automatizada y recursos tecnológicos, Delegación Provincial de la Consejería de Educación en Málaga, Málaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *