Caminamos por la inclusión – Jameos Digital nº8

Mirian Dolores Hernández Perdomo
Francisco José Santana Gutiérrez
IES Tinajo

En el presente artículo narramos la atractiva experiencia que supuso para la comunidad educativa del IES Tinajo el desarrollo del proyecto Pro Quo, que nos permitió acercarnos a una realidad social, interactuar, compartir y crear productos para mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad física.

“La tecnología al servicio de las personas” es el atrayente lema del proyecto Pro Quo, una propuesta basada en el Aprendizaje Servicio (ApS) que nos invita a trabajar el lado más humano y social de las TICs en el aula, a través de la interacción con usuarios de una ONG y el trabajo colaborativo en la creación de diferentes productos.

Este proyecto forma parte del área de STEAM, programa de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias para el fomento de las vocaciones científicas.

En el IES Tinajo el rumbo que tomó el proyecto fue totalmente diferente pues lo abordamos desde las áreas de Religión, Lengua y Artes escénicas, concretamente en el nivel de 4º ESO. Comenzamos este apasionante viaje con una sesión formativa en la que Ascensión, la coordinadora del proyecto, nos dio a conocer la labor que realiza la ONG Coordi Canarias con las personas con discapacidad física y los productos creados por otros centros participantes en anteriores ediciones del proyecto para mejorar la calidad de vida de los usuarios.

En cada isla se asignaron diferentes asociaciones que se ocupan de las personas que tienen alguna discapacidad física. En nuestro caso, la realidad social a la que nos tocó acercarnos fue la de la ONG ALANEM (Asociación Lanzaroteña de Asistencia a la Esclerosis Múltiple), con la que íbamos a trabajar a lo largo del curso para saber un poco más de la esclerosis múltiple, conocer a usuarios, voluntarios y trabajadores; interactuar con ellos para escuchar sus inquietudes, sus necesidades e ilusiones… y, sobre todo, lo que para nosotros ha sido la parte más valiosa del proyecto: crear un vínculo humano.

Después de la primera sesión formativa inicial llegó el momento de vivir una primera jornada con el alumnado y los usuarios/as de la ONG designada. Los chicos/as conocieron el proyecto y se pusieron en la piel de personas con diferentes discapacidades físicas: visual, auditiva y personas con movilidad reducida. A través de diferentes dinámicas el alumnado vivió situaciones cotidianas a las que tienen que enfrentarse las personas con estas características, a la vez que aprendían la forma más adecuada de ayudar y de utilizar un lenguaje inclusivo y un trato respetuoso y empático. Además de las dinámicas, en esta jornada el alumnado tuvo un espacio para compartir con usuarios y trabajadores de la ONG: un sitio de escucha y de interacción para saber un poco más sobre su día a día, su enfermedad, las dificultades que deben afrontar, sus proyectos e ilusiones. Fue la primera toma de contacto con historias cargadas de humanidad y emoción que nos tocaron el corazón y despertaron un gran interés para empezar a trabajar en el proyecto.


La tecnología al servicio de las personas” es el atrayente lema del proyecto Pro Quo, una propuesta basada en el Aprendizaje Servicio (ApS) que nos invita a trabajar el lado más humano y social de las TICs en el aula, a través de la interacción con usuarios de una ONG y el trabajo colaborativo en la creación de diferentes productos.

Llenos de inquietud por los siguientes pasos que darían en este camino, se comenzó a valorar en el aula qué ideas tenía el alumnado y cómo podíamos contribuir desde nuestras materias para ayudar a las personas que habíamos conocido. En primer lugar realizamos una lluvia de ideas para conocer sus primeras impresiones sobre lo que querían crear y posteriormente comenzamos a trabajar de manera coordinada con ALANEM para abordar juntos el proyecto.

Los productos en los que trabajamos fueron los siguientes:

  • Un cortometraje basado en la historia real de un usuario de ALANEM, que impactó al alumnado por el diagnóstico de la Esclerosis con 21 años. En la historia se reflejó la dureza de ese momento en el que es diagnosticado, las dificultades cotidianas y también los proyectos e ilusiones que le ayudaron a salir adelante. Además se reflejaron las barreras arquitectónicas de nuestro instituto, que en diferentes puntos presentan dificultades en el acceso al mismo de las personas con movilidad reducida.
  • Un periódico digital en el que trabajamos la importancia de usar un lenguaje inclusivo y respetuoso con la diversidad, a través del estudio de los diferentes géneros periodísticos. En el periódico contamos el desarrollo del proyecto con sus diferentes fases.

  • Un calendario solidario formado por fotos junto a los usuarios de ALANEM, realizadas en una jornada compartida fuera del horario lectivo. En las diferentes imágenes se reflejan eventos propios de cada época del año, como la Navidad, el Carnaval o las vacaciones de verano. Cada mes además de contar con una foto tiene un mensaje positivo redactado por las personas de la Asociación.
  • Vídeos explicativos con las pautas para el tratamiento de la discapacidad física y la realidad a la que se enfrentan las personas con Esclerosis Múltiple en el día a día: sus dificultades, sus inquietudes y sueños.
  • Una aplicación para móviles destinada a detectar barreras arquitectónicas en nuestro municipio. Su objetivo es hacerlas llegar de manera inmediata al Ayuntamiento para su subsanación. Para la creación de este último producto contamos con una sesión formativa para el alumnado impartida por un asesor del Centro del Profesorado de Lanzarote en materia de TICs. Tras recibir las pautas para la creación de esta aplicación para móviles el alumnado se puso manos a la obra para llevar a cabo este atrayente proyecto de gran utilidad para las personas con movilidad reducida.

Durante el proceso de creación de los diferentes productos contamos en todo momento con el asesoramiento y ayuda de la coordinadora del proyecto y de ALANEM. Compartimos sesiones en el centro en las que los usuarios escucharon las propuestas del alumnado, nos ofrecieron sugerencias e interactuamos para compartir el camino. Siempre se nos puso el énfasis en la importancia de valorar el proceso recorrido y los aprendizajes desarrollados en el mismo, sin poner el foco solamente en los productos finales.

 

En el desarrollo del proyecto llevamos a cabo un aprendizaje competencial en el que fomentamos el desarrollo de las siete competencias clave. Además, adquirieron especial importancia valores transversales como la empatía o la solidaridad; todo ello en el marco de los contenidos curriculares de nuestras materias, desde donde se desarrollaron las sesiones utilizando diferentes estrategias metodológicas como el aprendizaje cooperativo o el enfoque basado en las inteligencias múltiples.

El proyecto concluyó con una jornada a final de curso en la que se presentaron los productos y se valoró el desarrollo del mismo de manera muy positiva por todas las partes implicadas. Se valoró sobre todo el camino recorrido, las realidades sociales descubiertas y el vínculo humano creado. Hemos conocido un poco más sobre la Esclerosis Múltiple, la enfermedad “de las mil caras”, la realidad a la que se enfrentan día a día las personas que conviven con ella y su gran mensaje de vida, de esperanza, de lucha por salir adelante.

Como docentes, tenemos la maravillosa oportunidad de transformar un poquito el mundo que conocemos, de intentar construir una sociedad más justa, más humana. A través de proyectos como este podemos caminar juntos para mirar de cerca nuestra realidad e intentar mejorarla en la medida de nuestras posibilidades. La apasionante aventura de educar nos brinda una ocasión única para forjar el mundo que nos gustaría habitar, para dejar de mirar a otro lado y abrazar cada instante intentando ser mejores.

¡Caminamos juntos! ¡Contamos contigo!

[PDF Caminamos por la inclusión – Jameos Digital nº8]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *