AICLE

La Unión Europea (UE) promueve el plurilingüísmo, entendido como la capacidad de las personas para expresarse, al menos, en dos lenguas extranjeras, aparte de la materna. El plurilingüísmo se presenta como una necesidad indiscutible hoy en día en una sociedad cada vez más intercomunicada y globalizada y propugna el derecho del alumnado a tener acceso a una formación lingüística adecuada y a la posibilidad de formarse a lo largo de su vida.

A través de la concienciación llevada a cabo por la UE para el fomento del plurilingüísmo, se comenzó a investigar profundamente en la enseñanza y en el aprendizaje de las lenguas, desarrollándose numerosos proyectos y programas que los incentivan. Una de estas experiencias educativas es el programa Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras (AICLE), conocido por las siglas en inglés CLIL, que corresponden a Content and Language Integrated Learning. Este modelo, que se viene desarrollando desde el año 2004 en nuestra Comunidad, ha supuesto un giro positivo en la adquisición de las lenguas extranjeras por parte del alumnado que se ha beneficiado del programa.

En el curso 2016-2017 se inició la primera experiencia en el Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras en francés, conocido por las siglas EMILE que corresponden a Enseignement par Matière Intégrée en Langue Étrangère.

El enfoque del programa AICLE está basado en dos ideas fundamentales: que la motivación en este modelo es intrínseca, ya que el alumnado encuentra rápidamente una utilidad a aquello que aprende y que la lengua ha de aprenderse para ser usada. En efecto, el Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras defiende la idea de que existe un mayor éxito en el aprendizaje de lenguas extranjeras si son adquiridas al instruirse con otros aprendizajes reales, y no en contextos ficticios o situaciones forzadas.

El beneficio que reporta un currículo integrado de las lenguas y las áreas no lingüísticas es que el vínculo que se establece entre las diferentes áreas y materias del conocimiento, además de aportar coherencia metodológica a la enseñanza y al aprendizaje, elimina las duplicaciones ylas redundancias y permite el refuerzo entre ellas. Además, se logra formar a personas que son capaces de entender, hablar, leer y escribir, con distintos niveles competenciales, y que pueden enriquecer su desigual repertorio lingüístico a lo largo de toda la vida.

La Ley 6/2014, de 25 de julio, Canaria de Educación no Universitaria (BOC n.º 152, de 7 de agosto), insta en su articulado al fomento del aprendizaje de, al menos, dos lenguas extranjeras de acuerdo con los objetivos de la Unión Europea, al establecimiento de mecanismos y medidas de apoyo que permitan desarrollar modelos plurilingües en los centros, la formación y renovación de los aspectos didácticos de la enseñanza de lenguas extranjeras mediante métodos activos y participativos en el aula orientados hacia la comunicación oral o la dotación de recursos que permitan alcanzar estos objetivos, en los términos que reglamentariamente se determinen.

El desarrollo de esta modalidad de aprendizaje requiere la reflexión sobre los planteamientos metodológicos y organizativos de cada centro, con el fin de que se dinamice la práctica educativa del mismo, se cree y se desarrolle una cultura pluridisciplinar de centro en la que todo el profesorado se sienta partícipe.

Dado que todo el alumnado, independientemente de sus niveles competenciales, puede beneficiarse de este tipo de aprendizaje, la Consejería de Educación y Universidades ha diseñado el Plan de Impulso de Lenguas Extranjeras (PILE) que pretende la generalización gradual de la adquisición de al menos una lengua extranjera a través del aprendizaje integrado de contenidos y lengua y que a partir de ahora se denominará AICLE.

 Enlace Web Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias