La apuesta por Europa del IES Las Indias

El IES Las Indias, centro situado en Santa Cruz de Tenerife,  nos  cuenta cómo se iniciaron en la experiencia europea y cómo la están viviendo actualmente. Definitivamente, apuestan por Europa.

Qué lejos queda la jornada sobre movilidad que convocó la DGFP en noviembre de 2009 y a la que asistimos. Cuantos términos desconocidos: IVT, VETPRO, Erasmus, Leonardo, Europass, PLM…  Salimos con la cabeza hecha un lío, pero nos pareció una buena oportunidad para nuestros alumnos.1

Los dos meses siguientes fueron una locura intentando aclararnos sobre cómo debíamos redactar los proyectos. Había que buscar socios, empresas, escuelas, intermediarios… y todo en otros idiomas. Pero ahí estaba Mónica, la coordinadora de movilidad de la DGFP que nos ayudaba y alentaba en todo momento.

Así pudimos entregar nuestros primeros proyectos en febrero de 2010: un IVT para alumnos  y un VETPRO para profesores [ambos son proyectos de movilidad inicial de Leonardo da Vinci]. Encontramos un socio intermediario en Pistoia (cerca de Florencia) que nos pareció una buena zona para encontrar empresas para nuestros alumnos de Imagen Personal y Confección y Moda.

Cual fue nuestra sorpresa cuando en junio nos avisan de que han aprobado nuestros proyectos. Casi me da algo. Ahora sí comenzaba lo duro. Además solicitamos la Carta Universitaria Erasmus.

Fue empezar septiembre y teníamos que preparar el primer flujo de alumnos (10 de estética) y el de profesores (6) que partían en noviembre. Ni qué decir la cantidad de papeleo y trámites que hubo que hacer.

Pero al final llegamos a Pistoia. Fue un acierto hacer coincidir los dos grupos pues pudimos ayudar a solucionar los primeros problemas. ¿Se imaginan a una chica de 18 años que aquí no iba sola ni al supermercado y que le tocó una empresa en Florencia a una hora de su casa y cogiendo un tren y un autobús? Los llantos no se hicieron esperar. La experiencia era muy dura. Verte en un país distinto, que no entiendes a nadie, de noche a las cinco de la tarde, lloviendo y con frío, lejos de tu mami y de tu novio… ¡Para volverse ya!

Pero estas adversidades se fueron venciendo poco a poco. La buena preparación2 profesional de nuestros alumnos propició que el empresario las acogiera mejor. El idioma empezaba a no ser una barrera infranqueable. Las salidas los fines de semana (Venecia, Roma, Pisa…) fueron aportando vivencias únicas. La convivencia en grupo fue aportando amistades que durarán toda una vida.

Los chicos de confección acabaron haciendo de diseñadores. Fueron felicitados por las empresas.

3Y cuando mejor lo estaban pasando llegó la hora del regreso. Nadie se quería venir. Habían superado con nota la gran experiencia de su vida. Se habían integrado perfectamente al nuevo entorno.

Igual ocurrió con el grupo de peluquería que partió en mayo. Los chicos se adaptaron muy bien al entorno y a su puesto de trabajo.

El segundo año nos planteamos una mayor implicación lingüística del alumnado. Así para uno de los grupos elegimos una estancia en familias en Reino Unido. Con ello se mejoró el nivel de inglés en un país donde en las empresas es fundamental dominarlo bien. Fue duro: el frío otoño británico, no ver el sol en cinco semanas, una comida poco apetecible… pero pudo más la ilusión.

Con el grupo de confección viajamos a Pistoia, al Liceo Petrochi. Fue un verdadero lujo5 trabajar con el profesorado de esta escuela. Se elaboró una colección entre nuestros alumnos y los del Liceo. Nosotros confeccionamos y luego ellos añadieron los complementos. Se realizó un pase que resulto ser un éxito. Además se realizó un diseño conjunto que participó en el concurso de la cámara de comercio de La Toscana, resultando elegido como finalista. Una experiencia maravillosa.

Este grupo coincidió con un grupo de profesores de nuestro centro que también acudió a Pistoia. Se pudo comparar los sistemas educativos y las metodologías de trabajo. Además se comprobó el entramado empresarial de nuestras familias profesionales.6

También este año comenzamos con los alumnos Erasmus. Enviamos a cuatro alumnas de Estética Superior a unos estupendos SPA de La Toscana y a dos alumnas de Patronaje a una empresa de diseño cerca de Florencia. Nuestras alumnas trabajaron durante diez semanas en un entorno laboral de muy buena calidad. Alguna de ellas recibieron ofertas de trabajo, por lo que volvieron a Italia a trabajar.

El grupo de peluquería fue a Lituania. Teníamos buenas referencias de este centro. A pesar de las diferencias culturales y de un inicio duro, nuestros alumnos se adaptaron perfectamente al entorno. Muchas lágrimas se vieron a la hora de la vuelta.7

Fue un año muy duro, con mucha burocracia y algunos problemas, pero el balance había sido muy positivo. Las experiencias acumuladas por nuestros alumnos y profesores no tenían precio.

Y en nuestro tercer año nos propusimos abrirnos a mercados interesantes, como 8Alemania. Allí enviamos a nuestras alumnas de estética. Se pudo comprobar el alto grado de preparación de las chicas.

También hemos empezado a recibir a alumnos y a profesores. Concretamente han pasado por nuestro centro un grupo de profesores de Eslovenia y otro de Bélgica. Hemos tenido a tres alumnas de Estonia realizando sus prácticas en nuestro centro y en empresas de Tenerife. Un grupo de profesores han viajado a Bélgica para conocer su sistema educativo y la situación de nuestras familias profesionales en ese pais. Y en estos momentos nos encontramos con los grupos de confección que se van 8 semanas a Estonia  y el de peluquería a Lituania durante 4 semanas. Además, tenemos  en nuestro centro a una Eramus en prácticas de la universidad de Nottingham que estudia un grado en estudios hispánicos y ruso. Y para el próximo año ya tenemos planificado nuevas experiencias europeas. Pretendemos llevar doce alumnos a Dublín durante ocho semanas y con estancia en familias.

 

3s comentarios

  1. ¡Cómo se lo curra el profesorado! ¡Qué satisfacción te puede dar esta profesión!

Los comentarios están cerrados.