Ciberadicción

Beatriz tiene 19 años y es tecnoadicta. Los primeros síntomas de su adicción aparecieron a los 16: pasaba el día sin compañía, sola con el ordenador y el móvil. Empezó a suspender asignaturas y a descuidar a los amigos y la familia. Sus padres se preocuparon al darse cuenta de que nunca salía y solo hablaba de gente a la que conocía a través de la Red. “A mí no me parecía tan raro, es una forma como otra cualquiera de hacer amigos”, cuenta ella.

El 21% de los jóvenes está en riesgo de ser adicto a las nuevas tecnologías (El Pais.com)

La ciberadicción es un problema de adicción a Internet que se observa en menores y en adultos. Su indicador más significativo es la “conexión compulsiva” que se concreta en la necesidad de tener que conectarse con frecuencia muchas veces al día.

Documental Adiccion a los juegos | Documentales History Channel Español

Consecuencias

Las señales más evidentes de la adicción a Internet son:

  • Dispersión de la atención. Se plantean varias tareas a la vez sin centrar la atención ni terminar ninguna de ellas.
  • Búsqueda de satisfacción. Se buscan constantemente contenidos relacionados con ciertos gustos o adicciones: juegos, temáticas, etc.
  • Adaptación al estímulo. Con el tiempo se buscan cada vez contenidos más estimulantes para alcanzar el mismo efecto.
  • Creación de distintas identidades. Se accede a un foro o chat con distintas identidades o personalidades.
  • Del mundo real al virtual. Se va sustituyendo el mundo real por el virtual abandonando las amistades reales y buscando solamente amistades a través de la red.
  • Pérdida de la noción del tiempo. Se conecta para una tarea determinada pero se termina dedicando mucho más tiempo.
  • Conexión compulsiva. Se siente la necesidad de conectarse muchas veces al día, aunque sea durante un corto periodo de tiempo. Esto se suele traducir en no dedicarle tiempo suficiente a otras tareas: deberes, aseo personal, cuidado, comida, vida familiar, etc.
  • Síndrome de abstinencia. Muestra mal humor y nerviosismo cuando no se puede conectar como consecuencia de un “castigo” o una avería.
  • Menos horas de sueño y comida. Se prolonga la conexión a Internet por las noches en lugar de dedicarlas a dormir o incluso comer un bocadillo delante de la pantalla para no perder tiempo.

¿Cómo resolver esta adicción?

  • Acordar un horario concreto y moderado de conexión a Internet
  • Concretar las tareas a realizar en Internet antes de conectarse y tratar de mantener la atención en ellas hasta su terminación.
  • Moderar el uso de videojuegos en la red. Utilizar Internet para otras tareas más interesantes.
  • Es importante hablar con los padres y profesores. Ellos te pueden ayudar a organizar tu tiempo.
  • Diversificar tus actividades cotidianas tratando de dedicarle a cada una el tiempo necesario.
  • Cultivar a diario las relaciones personales y familiares.
  • Respetar las horas de sueño y descanso así como las comidas acompañado en familia.
  • Dedicar el tiempo necesario al estudio y tareas escolares.

Recursos recomendados