Grooming

Mi amiga Laura dice que ha conocido a un chico por Internet. Ella es bastante tímida y le cuesta hacer amigos pero dice que cuando lo hace a través de Internet es más libre de decir lo que siente y por eso le gusta hablar con este chico. Laura no tiene muchos amigos y cada día está más ilusionada por hablar con él. Como no se conocen en persona, el chico le ha mandado una foto suya y le ha pedido a ella que le mande fotos. Como confiaba en él porque hablaban mucho y se contaban todo, al final ha decidido mandarle algunas y quedar con él.

Extraído de Ciberbulying y Privacidad. Guía para profesores.

El grooming se produce cuando un adulto trata de engañar a un menor a través de Internet para ganarse su confianza con intención de obtener fotos o vídeos de situaciones sexuales o pornográficas e incluso llegar a chantajearle con ellas. En ocasiones es el paso previo al abuso sexual.

¿Cómo evitar el Grooming?

  • No proporcionar imágenes, vídeos o informaciones personales a desconocidos
  • Evitar dar las contraseñas del equipo a nadie para evitar el robo de información.
  • Mantener la privacidad de las imágenes e informaciones personales.

¿Qué hacer ante un caso de grooming?

  • Valorar si es cierto que se dispone de material para ejercer esa amenaza.
  • No ceder al chantaje en ningún caso.
  • Pedir siempre ayuda a tus padres o profesores.
  • Revisar el equipo con un programa anti-malware.
  • Modificar todas las contraseñas de acceso.
  • Aumentar las opciones de privacidad de tu perfil en las redes sociales.
  • Buscar y guardar las pruebas del chantaje: capturas de pantalla, conversaciones, mensajes, etc.

Consecuencias

Las consecuencias, además de serias, son graves para el menor y su familia:

  1. Daños psicológicos en la víctima: depresión infantil, descenso de la autoestima, desconfianza, cambios de humor repentinos y bruscos, bajo rendimiento académico, aislamiento, alteraciones del sueño y de la alimentación, ideas e intentos de suicidio…
  2. Daños físicos en la víctima: heridas, traumatismos o lesiones derivadas de los actos sexuales denigratorios que el ciberacosador lleva a cabo sobre la víctima violaciones, vejaciones, etc.
  3. Daños a nivel familiar: falta o empeoramiento de las relaciones y de la comunicación a nivel familiar, chantajes a la propia familia por parte del acosador, etc.

Recursos recomendados