Suplantación de identidad

Como cada día, Raquel se dispone a utilizar su cuenta en Twitter, pero al introducir sus datos, la contraseña aparece como inválida y el acceso denegado. Su preocupación es todavía mayor cuando Raquel hace una búsqueda de su nombre en el buscador de la red social y descubre que alguien se está haciendo pasar por ella, publicando comentarios en su nombre. Esta “falsa Raquel” ha accedido al perfil y ha cambiado la contraseña para que su legítima dueña no pueda acceder al perfil.

Se produce cuando una persona malintencionada se apropia indebidamente de otra identidad digital y actúa en su nombre para conseguir información personal, publicar para desprestigiar, extorsionar o chantajear, etc. También se produce cuando una persona crea una cuenta o perfil con los datos de otra y se hace pasar por ella actuando en su nombre. Esto suele pasar sobre todo en la suplantación de gente famosa.

Consecuencias

Las consecuencias de ser víctima de suplantación de identidad incluyen: mostrar una imagen distorsionada de sí mismo en Internet; ser víctima de burlas, insultos o amenazas, tener un descrédito frente a otros; sufrir una pérdida económica, etc.

¿Cómo evitar la usurpación de identidad?

  • Nunca comunicar a nadie las contraseñas personales.
  • Evitar que nadie mire cuando se teclea la contraseña.
  • Utilizar contraseñas seguras evitando aquellas cortas o triviales.
  • En los ordenadores de uso público o del centro recordar cerrar la sesión ni almacenar las contraseñas.

¿Qué debes hacer cuando detectes una usurpación de tu identidad?

  • En cuanto se tengan indicios de esta situación comunicarlo a los padres o profesores.
  • Cambiar rápidamente la contraseña de acceso.
  • Si ya no se puede entrar porque nos han cambiado la contraseña, denunciarlo a padres o profesores.
  • Tratar de reparar y explicar lo ocurrido a las personas afectadas por el agresor en tu nombre.
  • Si alguien se hace pasar por uno creando una cuenta similar a la nuestra: denunciarlo.

Recursos recomendados