eco escuela 2.0 | Acceder

EL PAPEL DE LA MUJER EN LA MÚSICA


             Desde épocas antiguas la mujer ha tenido el rol de ama de casa, su papel era secundario e incluso se catalogaba de brujería si aplicaba conocimientos fuera de lo establecido. Inconscientemente  se liberaba de la frustración aplicando todas sus posibilidades expresivas innatas en ella, por ejemplo al coser trajes con coloridos desarrollando así su […]

Autor: «Graciela Alonso Henríquez» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el Ene 25, 2012 en Experiencias igualdad de oportunidades (revista 14), Revista 14, Sin categoría | 3 comentarios

             Desde épocas antiguas la mujer ha tenido el rol de ama de casa, su papel era secundario e incluso se catalogaba de brujería si aplicaba conocimientos fuera de lo establecido. Inconscientemente  se liberaba de la frustración aplicando todas sus posibilidades expresivas innatas en ella, por ejemplo al coser trajes con coloridos desarrollando así su creatividad, al cantar las nanas a sus hijos o al elevar su espíritu para evadirse a través de cánticos folclóricos en el ámbito familiar.

           La música por sí misma une los géneros, no olvidemos que nuestros antepasados expresaban sus lamentos o agradecían a los dioses a través de percusiones, de danzas. Tanto la mujer como el hombre se unían para enviar el mensaje al cielo y esperaban ansiosos la respuesta divina. En ese instante el lenguaje universal de la música era unánime e igualatorio.

            A medida que la sociedad avanzaba la mujer en la época clásica se hacía un hueco e interpretaba pequeñas obras en el salón de sus casas  para entretener a sus invitados. A pesar de ello la mujer insistía por desarrollar su talento aunque la difusión de sus obras fue asiduamente obstaculizada por impedimentos sociales y culturales.

            La mujer ocultaba su nombre a través de seudónimos masculinos o bajo la identidad de un autor anónimo. Gracias a numerosas búsquedas se ha encontrado documentación diversa  aunque la mayoría de estas obras no llegaron al lector por no ser publicadas.

A continuación vamos a exponer dos ideas que limitan la evolución de la mujer y de la igualdad:

        Dame Ethel Smyth (1838-1944, compositora inglesa) intuye que todo comenzó en el Paraíso, cuando Eva sopló una caña hueca y Adán le dijo que no molestara con ese ruido tan horrible, agregando: «Además, si alguien tiene que hacerlo, ese soy yo, no tú».

            En 1686 el Papa Inocencio XI declaró: «La música es totalmente dañina para la modestia que corresponde al sexo femenino, porque las mujeres se distraen de las funciones y las ocupaciones que les corresponden… Ninguna mujer… con ningún pretexto debe aprender música (ni)… tocar ningún tipo de instrumento.

 

            Poco a poco y con mucho esfuerzo la mujer ha adquirido una respetable posición en la sociedad musical, ha aportado su creatividad y su talento en diferentes estilos musicales hasta llegar sin darse apenas cuenta a ser líder de bandas de rock, o a convertirse en conocidísimas instrumentistas al atreverse a estudiar un instrumento, el cual muchas veces se considera «creado» para hombres y no para el género femenino, como puede ser la batería.

            Vamos a centrarnos en cómo visualmente se han relacionado los instrumentos con la categoría física de las personas, en este caso, de las mujeres y cómo en tiempos pasados y hoy día la igualdad entre géneros aún se ve lastimada por el «no me cabe en la cabeza» que una chica pueda adquirir un hábito de trabajo, constancia y perseverancia para lograr una buena técnica instrumental o tener metas para llegar a ser reconocida en el ámbito artístico.

            Podemos observar cómo el violín estéticamente es más femenino por su tamaño, comodidad en su transporte y más práctico para que una mujer pueda expresar sus sentimientos. Su timbre es pura sensibilidad y las melodías que emana son dignas de cualquier señorita. A pesar de ello actualmente, aunque  a veces, con actitudes sorpresivas del público, podemos ver cómo se ha igualado el campo instrumental viendo a mujeres en la dirección de orquestas, en grupos de percusión, en bandas de rock alternativo o en giras que suponen un sacrificio en todos los niveles.

            Existe un gran desconocimiento de las grandes compositoras, a penas se mencionan a lo largo de la historia, de cantantes, instrumentistas que se enfrentaron a una sociedad plagada de desigualdades. Es importante a nivel educativo que los niños en sus aulas conozcan la aportación de las mujeres dentro del ámbito musical, que a través de las TICS realicen trabajos de investigación y valoren el esfuerzo que han vivido.

            A continuación vamos a nombrar algunas de estas mujeres que lucharon incansablemente por obtener un lugar respetable en la sociedad musical:

Antiguedad y Edad Media

            Safo: nació en Eresó, se considera la mejor poetisa de la Antigüedad, literariamente es la primera figura histórica femenina y sus valores poéticos fueron reconocidos por sus propios contemporáneos.

Renacimiento y barroco

            Vittoria Aleotti (c.1575-1646) Nació en Ferrara, se destacó también como organista, clavecinista y directora de un conjunto de instrumentistas y cantantes. Compuso una buena cantidad de motetes y madrigales, muchos publicados por Amadino en 1593.

Siglo XVII

            Augusta Holmés (1847-1903)

            Compositora, cantante y pianista. Su producción abarca una larga lista de obras, varias óperas, poemas sinfónicos, ciclos de canciones, salmos y obras para piano.

Siglos XIX y XX

            Dame Ethel (1958- )

            Numerosa producción tanto musical como literaria, supo dejar su huella en la Historia al escribir, para el movimiento sufragista, La Marcha de las Mujeres, que alguna vez dirigió desde prisión con un cepillo de dientes como batuta.

LA MUJER Y EL ROCK

            La igualdad en el ámbito musical llega también a diferentes estilos, tenemos el rock como estilo que inicialmente se veía como masculino por su fuerza y energía en los escenarios, sin embargo poco a poco las mujeres se han abierto campo en este género musical, siendo cada vez más las mujeres que aportan su talento. Sí, es cierto que aún hoy día podemos ver las caras de asombro frente a la responsabilidad de tener entre las manos una guitarra solista que desgarra  sus melodías o la presencia de una potencia y ritmo preciso en una mujer que con su pulsación interior pasa a ser el corazón de una banda a través de un instrumento, la batería.

            Podemos igualmente mencionar a cantantes o pianistas o bajistas femeninas que con más frecuencia se integran en la actualidad musical pero existe, aún a pesar de los tiempos que corren, la sorpresa de no valorar a la mujer como músico independiente a su género, a su físico.

            Mencionamos a algunas estrellas del rock:

            Trixie Smith precursora del Rock and Roll. Siempre estuvo acompañada de las mejores bandas de Jazz de la época como Fletcher Henderson and his Orchestra y la The Original Memphis Five.

            Wanda Jackson, la Reyna del Rockabilly considerada la primera cantante femenina de Rock and Roll.

            Janis Joplin: cantante de rock and roll y blues caracterizada por su voz y su espíritu rebelde. Fue un símbolo femenino del movimiento Hippie y la primera mujer en ser considerada una gran estrella del Rock and Roll

            Si cerramos los ojos y escuchamos una obra musical, al disfrutar de ese momento artístico y dejar que la energía de la música nos invada,  veremos que no existe diferencia entre la interpretación de un hombre o una mujer.

            Si escuchamos atentamente y sentimos la fuerza, precisión, sensibilidad, dinámica, flexibilidad que nos transmite el mensaje musical que no exista la duda de que puedes estar ante las baquetas o las cuerdas de una fémina.

 

 

3 Comentarios

  1. Faltam tus referencias bibliograficas para darle sustento a tu informacion

Deja tu comentario