CORONAVIRUS – Información y consejo

1. La enfermedad por nuevo coronavirus COVID-19
La enfermedad COVID-19 la produce un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las
personas y se ha detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan,
provincia de Hubei, en China.
El periodo de incubación está en 2 y 14 días y los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, y
sensación de falta de aire. La infección en niños suele ser asintomática o presentar síntomas
leves. Los casos más graves, generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen
alguna otra enfermedad como, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares, respiratorias o
trastornos inmunitarios.

INFORMACIÓN PARA LA CIUDADANÍA(Pincha aquí)

2. Cómo prevenir la infección por COVID-19
Actualmente no hay ninguna vacuna para prevenir el COVID-19. La mejor manera de prevenir la
infección es reducir el riesgo de exposición al virus.
Hay principios generales que se deben seguir para prevenir la propagación de los virus
respiratorios:
No se recomienda el uso de mascarillas para protegerse de la infección en el ámbito
educativo.
Las personas enfermas que presentan síntomas de infección respiratoria aguda no deben
acudir a los centros educativos y deben evitar el contacto cercano con personas sanas.
Los alumnos, estudiantes, profesores y personal de centros educativos y visitantes deben
extremar las medidas de higiene y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón
especialmente después de toser, estornudar y tocar o manipular pañuelos. Se debe prestar
especial atención a la salida y llegada a casa, al llegar al centro, después de usar el baño,
después de los descansos y las actividades deportivas, antes de preparar las comidas o
antes de comer cualquier alimento.
Evitar, en la medida de lo posible, tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos.
Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo
de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos, toser y estornudar sobre la parte
interna del codo para no contaminar las manos.
En los centros educativos:
Se asegurará la disponibilidad, supervisión y reposición de los recursos necesarios para la
higiene y lavado de manos (p.e. agua, jabón, papel para el secado de manos, papelera con
pedal, etc…).
Realizar una limpieza diaria haciendo especial hincapié en las superficies de
manipulación frecuente (por ejemplo: barandillas, pomos, teclados y ratones de
ordenador, mesas, etc.).
Se distribuirán materiales informativos (p.e. pósters, infografías, folletos…) sobre las
medidas principales de prevención.
Los profesores y personal docente dedicarán tiempo a la promoción de la salud e higiene
sobre las principales medidas de prevención de la infección a los alumnos.

3. Qué hacer en caso de sospecha de infección por COVID-19 en escuelas o centro
educativos
En caso de que algún alumno, profesor o profesional del centro educativo presentase un cuadro
clínico compatible con la enfermedad (ver punto 1) y haya una sospecha de haber estado en una
zona de riesgo1 o expuesto a un caso confirmado de COVID-19, se recomienda:
Contactar con el número de emergencias 112 e informar de la sospecha de infección por
COVID-19. Los servicios médicos valorarán la situación clínica del paciente y los
antecedentes epidemiológicos, informarán de la conducta a seguir y realizarán las
actuaciones pertinentes.
A la espera de la valoración por parte de los servicios médicos, separar a la persona
enferma del resto de personas del centro educativo, al menos a dos metros de distancia.
Se debe reubicar a esta persona a una habitación separada (en caso de niños pequeños que
necesiten acompañante, tratar de mantener una distancia de al menos 2 metros). Si es
posible, mantener la habitación aireada con la ventana abierta.
Se les debe instar a cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando tosan o
estornuden.

4. Qué hacer si se confirma un caso de infección por COVID-19 en escuelas o centros
educativos
El Servicio de Salud Pública de la Comunidad Autónoma se pondrá en contacto con el centro
educativo para informar del caso confirmado para COVID-19, investigar el caso e identificar los
contactos y recomendar precauciones y actuaciones a llevar a cabo.
El centro educativo junto con los Servicios de Salud Pública realizará una evaluación de riesgo y
determinarán las actuaciones específicas. De manera general, no será necesario clausurar las
escuelas y centros educativos donde se identifiquen casos confirmados para COVID-19, aunque
la situación se valorará de forma individualizada.
Los contactos del caso confirmado cuando tenía síntomas de la enfermedad serán identificados y
categorizados en función del grado de exposición:
Contactos estrechos
Los servicios de Salud Pública valorarán individualmente a cada contacto para determinar el
grado de exposición y de riesgo y se les darán las indicaciones específicas.
De forma general los contactos estrechos podrán seguir acudiendo al centro educativo y se les
realizará una vigilancia activa según se establezca en cada Comunidad Autonómica durante los
14 días posteriores a la última exposición con el caso confirmado.
Como norma general, los contactos estrechos se tomarán la temperatura antes de acudir al centro
educativo. Si es posible, se planteará la participación de los padres en esta vigilancia de los
contactos estrechos en colaboración con los Servicios de Salud Pública de la Comunidad
Autónoma.
Se consideran contactos estrechos:
En guarderías y escuelas infantiles (hasta 6 años de edad):
Todos los niños y personal del aula. Las autoridades sanitarias realizarán una evaluación del
riesgo en la guardería o escuela infantil para valorar la duración y la cercanía del contacto
con el caso, que oriente la toma de decisiones para prevenir nuevos casos.
Si varias aulas del mismo centro tuviesen actividades en común, se valorará considerar
contactos a todos. En general, no se considerarán como contactos cercanos los compañeros
de autobús, recreos o actividades limitadas en el tiempo, pero las autoridades de Salud
Pública valorarán cada caso.
Si aparece otro caso en otra aula se considerará como contactos cercanos a todos los niños y
personal de la guardería o de preescolar.
En centros de educación primaria, secundaria, bachillerato y universidades:
Si aparece un caso confirmado de COVID-19 en el centro se considerarán contactos cercanos
a los compañeros que tengan un contacto frecuente y continuado con el enfermo como los
compañeros de pupitre, de juego, de mesa en el comedor y como máximo a todos los
compañeros que compartan la misma aula.
Si aparecen dos casos en el mismo centro, se considerarán contactos cercanos todos los
alumnos de las aulas de donde proceden los casos y a sus profesores.
Si aparecen tres o más casos en el plazo de un mes, en al menos dos aulas, se considerará
como contactos cercanos a todos los alumnos y personal del centro.
En los internados y residencias de estudiantes se considerará como contactos cercanos a los
vecinos de cama del caso.
Las autoridades de Salud Pública valorarán además los contactos que hayan tenido lugar
como resultado de actividades sociales, recreativas y deportivas.
Contactos casuales
Se consideran contactos casuales al resto de alumnos, profesores o profesionales del centro
educativo que no cumplan los criterios de contacto estrecho.
La dirección del centro informará a todos los alumnos, profesores y profesionales del centro
educativo de la existencia del caso confirmado. Los contactos casuales realizarán una
autovigilancia de su estado de salud (vigilancia pasiva) durante los 14 días posteriores a la fecha
de la última exposición con el caso confirmado en la que estarán alerta ante cualquier síntoma
(fiebre, malestar, tos…). En caso de presentar síntomas compatibles con COVID-19 sería
considerado caso en investigación y se seguirá lo indicado en la sección 3 de este documento
“Qué hacer en caso de sospecha de infección por COVID-19 en escuelas o centro educativos”.

Enlaces de patrocinio

Pincha sobre estos enlaces para más información.

Hecho con por Graphene Themes.