La novela romántica, sentimiento en estado puro.

Cuando el emperador Claudio II en el siglo III antes de Cristo decidió que los hombres jóvenes debían todos ser soldados, y prohibió el matrimonio pensando que serían mejores profesionales al no tener ataduras, nunca imaginó que siglos después la humanidad celebraría el día del sacerdote que desafió esta orden y siguió dirigiendo el rito de matrimonio para parejas jóvenes en secreto hasta ser descubierto y encarcelado por desafío.

Sigue leyendo