Representación teatral en la AAPA del Establecimiento Penintenciario Tenerife II

La Ruptura”

Dentro de las actividades programadas en nuestro proyecto, y relacionada con el taller de expresión corporal, el sábado trece de enero el grupo Uñas y Dientes representó en el Salón de Actos del Establecimiento Penitenciario de Tenerife la obra de teatro La Ruptura.

Esta obra fue escrita por el interno Julián González Redondo, que está concluyendo su condena ahora mismo en el CIS (Centro de Inserción Social), en Santa Cruz de Tenerife. La representación corrió a cargo de dos actores de la Escuela de Arte que forman el grupo de teatro cuyo director es Adrián González Fuentes.

Comienza la obra en el momento en que el protagonista decide dejar definitivamente el consumo de cocaína con mucho miedo y después de muchos intentos fallidos. Además, se representa la relación que mantuvo durante diez años con esta droga, al principio bonita y, al final, de total dependencia. También describe las consecuencias derivadas de dicha relación: soledad, pérdida de amistades y familia, prisión…

El alumnado del taller y el del resto de los tramos de FBPA que acudieron al acto salieron encantados, puesto que cada uno se vio reflejado en el rostro del actor (durante todo el acto no se escuchó ni una mosca). Debido a la temática que presenta, esta obra podría ser recomendable para ser representada en los centros de Secundaria de las Islas.

Añadimos una carta del autor dedicada al público presente.

CARTA

Buenos días:

Quisiera, lo primero, mandar un saludo a los internos y al funcionariado, sobre todo a Enfermería, donde estuve dos años y medio.

Esta obra, La Ruptura, fue la primera de varias obras que escribí estando ahí, y terapéuticamente me fue de gran ayuda. Espero que le pueda servir a alguien más.

La razón principal que me llevó a escribirla, la única que tuve, era expulsar el demonio de la droga, de la adicción, de mi interior. Para llegar a este punto, hay que tener un enorme convencimiento y mucha, mucha fuerza de voluntad. Es difícil, pero no imposible. Mi mayor deseo es que a todo aquel que la vea le sirva para reflexionar sobre este asunto y para tomar las decisiones que se crean más correctas u oportunas.

Por último, y no menos importante, dar mi agradecimiento a Adrián, que ha sabido plasmarla en escena y dirigir con acierto a los actores. Como podrán apreciar a continuación, han puesto todo su talento y su buen hacer en trasladar esta historia, este sentido mensaje. Y hoy, especialmente, se lo podrán transmitir a ustedes, que fue el público que tuve en mente cuando la escribí. Suponiendo, claro, que la gran mayoría de los que están aquí presentes, por circunstancias obvias, lo entenderán mejor que nadie.

Me gustaría despedirme con este pequeño poema, que tiene mucho que ver con la obra, y con lo que en ella se trata:

Polvo blanco, embaucador,

ayer brillo silente,

hoy eres el volcán ardiente

que consume mi vigor.

Un abrazo a todos, y espero que si nos vemos, sea fuera de estos muros.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario