Mis cuadernos ya no tienen orejas de burro

 Mis cuadernos ya no tienen orejas de burro

Miradas, soluciones y pensamientos sistémicos para la escuela.

Tuve un alumno al que le resultaba muy difícil mantener el orden en sus   cuadernos y libros. Al cabo de un mes, las encuadernaciones estaban desgarradas y todas sus libretas tenían roturas y dobleces en sus ángulos, las llamábamos «orejas de burro». Por supuesto no faltaban manchas de tinta o tareas incompletas. Lo más difícil era que el alumno reaccionaba todavía de modo infantil y se mostraba muy sensible a cualquier reprimenda, por lo que, durante un tiempo no dije nada. Esto no fue bueno porque un día perdí el control. Arrojé su cuaderno sobre el pupitre y en voz alta protesté por esos dobleces que tanto me hacían enojar. Al día siguiente vino a mi mesa con total candidez, mostrándome exultante una pila de cuadernos. «Señora Franke, mis cuadernos ya no tienen orejas de burro«, anunció. Las había cortado todas con unas tijeras.

Eres uno de nosotros, Marianne Franke

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario