Programación de Inglés

¿Cómo se califica?

Evaluación académica

Está destinada a quienes cursan enseñanzas de idiomas en un centro educativo:

Para todos los cursos y niveles se establecen dos periodos de evaluación, durante los cuales el alumnado deberá estar informado sobre su proceso de aprendizaje.
La primera evaluación incluirá todas las actividades realizadas desde septiembre a finales de enero, y la segunda evaluación o evaluación de progreso, de febrero a principios de mayo, que recogerá todas las calificaciones parciales del curso.

La evaluación llevada a cabo será de tipo formativo y sumativo, aunque en el aula se fomentarán la coevaluación y la autoevaluación. De manera progresiva y continua, por medio de la observación directa en el aula, el profesor recogerá toda la información sobre la progresión de los alumnos. También se basará para su observación en distintas pruebas periódicas que incluirán las cuatro destrezas comunicativas. Las pruebas se considerarán parte del proceso de aprendizaje, proporcionándoles información relativa a los errores cometidos, y facilitándoles los criterios de evaluación y calificación utilizados por el profesor.

Estas actividades podrán ser comunes para todo el Departamento, o individuales, elaboradas por cada profesor para sus grupos. Se valorarán también la participación y los hábitos de trabajo del alumno.

La ponderación de cada uno de los dos componentes en la evaluación final de  aprovechamiento será, con carácter general, la siguiente:

• Evaluación de progreso: 40%
• Prueba de aprovechamiento: 60%

No obstante, cuando por razones excepcionales alguna de las destrezas no haya podido ser evaluada por evaluación de progreso, se tomará como calificación final de esa destreza la obtenida en la prueba final de aprovechamiento.

Evaluación de certificación

Está destinada a acreditar oficialmente el dominio lingüístico, por nivel, de las personas que cursen, o no, enseñanzas de idiomas de régimen especial.

La calificación de cada una de las cuatro partes que integran la prueba de certificación se expresará del uno al diez, con un decimal.
Esta escala numérica, en cada una de las destrezas, se hará corresponder proporcionalmente, en sus distintos valores, con los objetivos y contenidos previstos para cada nivel del idioma, de acuerdo con los criterios establecidos en los currículos correspondientes y los niveles previstos en el MCERL.
Se considerará que se ha superado una parte cuando se haya obtenido una calificación de cinco o más puntos.

En cada parte, se expresará con el término “Apto” la calificación igual o superior a cinco puntos; “No Apto” la calificación inferior a cinco y “No presentado” en el caso de no haberse realizado la misma.

La calificación global de la prueba se obtendrá calculando la media aritmética entre los resultados obtenidos en cada una de las cuatro partes, y se expresará del 1 al 10, con un decimal.

La prueba de certificación se considerará superada cuando se dé alguna de las siguientes condiciones:
a) Se haya obtenido, al menos, cinco puntos en cada una de las cuatro partes.
b) Se consiga una calificación global de cinco o más puntos; siempre que no se tengan menos de cuatro puntos en una de las partes, y se haya cursado el idioma durante el año académico y obtenido una calificación de Apto en la evaluación de aprovechamiento del nivel.

Para todos los niveles, la calificación global de la prueba será de “Apto” (A), en el caso de haber superado la misma, de “No Apto” (NA), en el caso de no haberlo hecho; o no procede calificación (NC), cuando no se ha realizado alguna parte.
La aplicación y evaluación de las pruebas de certificación correrá a cargo del profesorado de los distintos departamentos didácticos de las Escuelas Oficiales de Idiomas, que actuarán como examinadores.

A quien no supere la prueba en su conjunto se le podrá expedir, a petición del interesado, una certificación académica de la calificación obtenida en las partes superadas.

 

¿Que se evalúa?

Disponible a partir de noviembre de 2018.

 

¿Qué contenidos se imparten?

Disponible a partir de noviembre de 2018.