DIARIO DE SENTIMIENTOS EN CUARENTENA

Para los que ya llevamos tiempo trabajando con el DIARIO DE SENTIMIENTOS les proponemos desde el Departamento de Religión que hagamos uno solamente para estos días de cuarentena. ¿Qué les parece? Necesitamos un cuaderno o hacemos uno nosotros mismos con folios y cartulina o cualquier material que tengamos a mano, cuanto más creativos mejor. Hay que preparar el diario con las preguntas fijas contestando como mínimo la primera, la tercera y la última, aunque recuerda que son solamente una guía para expresarte, pero tienes la libertad absoluta para escribir y desahogarte todo lo que quieras.

  1. ¿Cómo estoy? ¿cómo me siento? Lo explico al máximo: dónde lo siento, cómo lo siento, cómo afecta a mi vida…
  2. Algo bueno y algo malo que me ha pasado. Algo a alguien que no quiero olvidar.
  3. Un plan, algo que me motive y anime.
  4. Un momento en el que he perdido el control, qué pasó, que he hecho para solucionarlo
  5. ¿Qué necesito en estos momentos para estar del 10? ¿Qué puedo hacer para lograrlo?
  • Dedica un momento a relajarte y concentrarte. Utiliza la respiración como medio para lograrlo. Ya te hemos enseñado a relajarte, pues practica.
  • Sin prisa lee las preguntas para comenzar a hacer memoria y traer a este momento los sentimientos que han ido apareciendo hasta este momento.
  • Comienza a escribir, recuerda poner la fecha. Sin censura y con todo detalle, al principio cuesta un poco, pero con el tiempo vamos adquiriendo la capacidad de hacerlo como algo normal.
  • Decora, subraya, pinta, etc… el texto, una vez que lo hayas escrito y de este modo te servirá para hacerlo más bonito y repasarás lo que has escrito.
  • Cada dos o tres días relee lo que escribiste en días anteriores para ver si tu estado emocional va mejorando.
  • Sobre todo disfruta de la actividad. Si lo haces con otros de casa, pueden compartir algunas de las cosas que hemos escrito. Recuerda que lo importante es expresar el cómo estamos y pintar, decorar, crear.

RECUERDEN ¡¡¡¡ME QUEDO EN CASA!!!

 

Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.