Acoso escolar: prevención, detección e intervención

ACOSO ESCOLAR: PROTOCOLO DE PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN

El protocolo, en su redacción actual, se recoge en el Plan de convivencia y en PGA (modificada) en los siguientes términos:

  1. Adoptar medidas preventivas tales como: carteles, folletos informativos, inclusión en las tutorías de sesiones encaminadas a prevenir la violencia entre iguales.
  2. Extremar la vigilancia por parte del profesorado a la entrada y salida del centro, en baños, patios, transporte, cafetería, pasillos, zonas poco visibles…
  3. Dar credibilidad a la percepción subjetiva de la vivencia de sufrimiento del alumno o alumna, aunque no se haya podido contrastar o verificar la misma.
  4. Garantizar la confidencialidad: que la información trascienda solo al profesorado implicado en la situación, sin comentar medidas con las otras partes o las otras familias; que los documentos se conserven en expedientes y se garantice su custodia.
  5. Cuidar la comunicación con la familia del alumno o alumna que sufre el supuesto acoso a través de la figura del tutor.
  6. Si es preciso, facilitar la entrada y salida escalonada de las alumnas o alumnos implicados.
  7. Si se estima conveniente, recomendar el acompañamiento de cada alumna o alumno por compañeras o compañeros de su confianza durante dos o tres semanas en los cambios de clase, cuando se vaya al baño, en el recreo…
  8. Intentar llegar a acuerdos con las familias para que entiendan que intentamos ayudar a cada una de las alumnas o alumnos implicados con el objetivo de parar el sufrimiento y evitar que esas situaciones se repitan.
  9. Si la situación de acoso escolar se mantiene, derivar la información recogida por el Departamento de Orientación a la familia para que el pediatra o médico de cabecera haga la derivación a la Unidad de Salud Mental, a los Servicios Sociales.
  10. Informar al claustro de las medidas inmediatas que se deben acometer cuando se conozca una situación de supuesto acoso escolar, acatando la Ley de Protección de Datos y la Ley del Menor y, si es posible, con asistencia del Inspector.

Recordemos que los referentes de atención en las situaciones de acoso escolar son el tutor o la tutora, el Equipo de gestión de la convivencia, el departamento de Orientación y la Jefatura de Estudios, siempre con conocimiento de la Dirección. En los casos valorados como graves, el Director facilitará el teléfono de la Consejería de Educación de atención especializada a situaciones de acoso escolar, bien directamente al alumno, bien a su familia, según circunstancias.

Las orientaciones de este marco de referencia del centro son concreción del general que la Consejería ha comunicado al conjunto de la comunidad escolar de Canarias. Es muy recomendable que tod@s consultemos la página Web de la Consejería de Educación referida a este tema, donde hay orientaciones muy positivas, guías e incluso teléfono de atención si se considera por parte del alumnado y las familias que las medidas inicialmente adoptadas por el centro no han sido eficaces :

Web acoso escolar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.