Alimentación Saludable. Red de Salud. IES Roque Amagro.

El compañero Suso Cubas, profesor de Educación Física de nuestro centro, y coordinador de la Red de Salud ha querido compartir con nosotros sus conocimientos sobre alimentación saludable. El material que nos presenta es una síntesis que surge de su gran interés en este tema. Son textos que están fundamentados siempre en documentos (libros, audios, documentales) realizados por profesionales de la salud.
Este espacio surge con el ánimo de divulgar y hacer llegar a todos/as algunas pautas para tener una alimentación más saludable. Sin olvidarnos de que son siempre recomendaciones y si alguna persona quisiera empezar una dieta, siempre debe ponerse en manos de un profesional de la salud.
Si alguien desea resolver alguna duda o que le dé algún consejo mi correo es edu4@iesroqueamagro.es es decir, Jesús Cubas, profesor de Ed. Física de este Centro.

DIETAS
Partamos de la base de que una dieta equilibrada y una dieta saludable no es lo mismo. Una dieta equilibrada puede estar formada por papas fritas como hidratos, salchichas como proteínas y aceite refinada, es decir, de girasol, como grasa. Esta dieta es equilibrada pero no saludable.
Una dieta equilibrada debe estar basada en productos de la huerta: frutas, verduras y hortalizas y no en productos refinados como el pan blanco y las harinas refinadas.
Una dieta no es un régimen estricto de alimentación. Es un modelo de alimentación y si es posible para toda la vida y además debe ser personalizada por un profesional y no coger el del vecino porque le fue bien.
La dieta puede ser para un deportista en competición, para él mismo en periodo de descanso, para un niño obeso, para una mujer embarazada, etc. Hay tantas dietas como personas. No debemos confundir dieta con régimen. En una dieta saludable se dan pautas de alimentación y la persona escoge los alimentos que le gusta comer. No se imponen alimentos, sino que se eligen dentro de una gama.
Una alimentación sana hace que evites muchas enfermedades, aunque tengas una genética predispuesta a ellas.
Para llevar una dieta saludable debemos tener una serie de pautas: comer mucha verdura; masticar bastante la comida, que llegue al estómago hecha papilla (en el estómago no hay dientes); tomar agua pura (de 1,5 a 2 litros diarios, contando la que viene en las comidas); hacer ejercicio al menos media hora cuatro veces a la semana; tener unas relaciones personales que te hagan feliz; dormir bien; meditar.

DESAYUNO (También aplicable a la merienda)
¿Qué debemos tener para desayunar?
Pan o bizcochos integrales, yogur (el mejor es el natural y más sabroso el griego), frutas y hortalizas como tomate, pepino, lechuga, etc. también aguacate, huevos, que excepto fritos, lo podemos comer sancochado, revuelto, en tortilla francesa, etc.
La fruta la podemos tomar de varias maneras. Se la añadimos picada al yogur, la licuamos o la comemos masticada. En zumo natural se debe consumir de forma esporádica para evitar picos de azúcar en sangre.
También podemos comer copos de cereales o de avena integrales. Leche con café, o té, chocolate puro, bebidas vegetales como la soja. No debemos tomar chocolate tipo cola cao o Nesquik porque tiene gran cantidad de azúcares. A la leche se le puede poner canela, que tiene muchas propiedades saludables.
Para hacer bocadillos no es necesario hacerlo con embutidos, como tenemos por costumbre, pues tienen bastante sal y grasas no saludables. Además, son potencialmente cancerígenos. (El único que eventualmente podríamos comer, es el jamón serrano de buena calidad).
Podemos sustituir los embutidos por pechuga, pescado, como merluza, huevos en tortilla francesa o sancochados. También por pescaditos en lata, como las sardinas, atún, etc. que son muy saludables. Podemos agregar para hacerlos más apetitosos y saludables, algo de hortalizas como tomate, lechuga,.. por ejemplo. También podemos hacerlos rebanadas con patés naturales o humus.
Además de todo lo anterior podemos añadir frutos secos, queso, cuanto más fresco mejor, aceite de oliva virgen extra con la que podemos aliñar el queso o mojar el pan con ella.
Se recomienda el consumo de pan integral, debido su alto contenido en fibra, dejando el pan blanco para un consumo ocasional.

Esta entrada fue publicada en Redes del centro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *