GobCan_logo CEUS_logo CeipBan_logo

Hablar Silbando

  Los gomeros conservan una forma muy singular de comunicarse a través del silbo heredada de los antiguos canarios. Esta forma de “hablar” les permite mantener conversaciones a larga distancia salvando los profundos barrancos y montañas de la isla.

Hoy en día, la pervivencia de esta práctica está garantizada porque se ha introducido su enseñanza en los colegios de la Gomera y son muchísimos los niños y niñas que allí la utilizan.Read More

Por si esto fuera poco, desde el 30 de septiembre de 2009, el silbo gomero ha sido declarado Patrimonio oral, cultural e inmaterial de la humanidad por la UNESCO.

El pasado viernes 21 de marzo tuvimos la suerte de contar con expertos silbadores en nuestro colegio.

A ritmo del baile del tambor fueron recibidos en nuestra clase Adrián, Pablo y Pedro, quienes nos contaron de los orígenes de esta práctica, de los pocos lugares en el mundo en el que se utiliza una forma de comunicación tan peculiar y de cómo es un lenguaje que se mantiene vivo en la Gomera. Nos explicaron ciertos detalles de la técnica que utilizan para silbar y realizamos juegos de identificación de palabras que resultaron muy divertidos.

Después de la sesión en el aula, todo el alumnado de primaria salió al patio para disfrutar de un momento mágico en el que pudimos comprobar cómo realmente nuestros invitados eran capaces de comunicarse a distancia. “Dile a Adrián que tire a canasta con la pelota”, “Dile a Ana que salte a la soga”, “Pregúntale al maestro de la camisa azul cuántos años tiene” fueron algunas de las instrucciones que nuestro alumnado pidió para comprobar la efectividad del lenguaje silbado.

La actividad consiguió entusiasmar a todos los que estábamos presentes. La sesión acabó con firma de autógrafos y el sonido de los silbidos de nuestros niños y niñas aspirantes a silbadores que inundó durante minutos el porche del colegio.

Gracias a Pedro, Pablo y Adrián por haber aportado tanto y por habernos acercado a esta herencia que es necesario conocer y conservar.

 Carmelo Sosa