GobCan_logo CEUS_logo CeipBan_logo

La Psicomotricidad en Educación Infantil

 La concepción de «educación vivenciada» iniciada por André Lapierre y Bernard Aucouturier consideran el movimiento como elemento insustituible en el desarrollo infantil. La práctica psicomotriz se dirige a individuos sanos, trabajando con grupos en un ambiente enriquecido por elementos que estimulen el desarrollo a partir de la actividad motriz y el juego. El desarrollo y puesta en práctica desde hace años de la “psicomotricidad ” surge por la necesidad de las maestras de esta etapa de acompañar al alumnado en su desarrollo global, es decir ayudarle en el desarrollo de las complejas capacidades mentales, que se logran a partir del conocimiento y control de la propia actividad corporal.

   Teniendo en cuenta las características de  nuestro alumnado y las investigaciones relizadas, las maestras de infantil  sentimos la necesidad de continuar trabajando en la línea iniciada hace ya varios años e incluir la actividad psicomotriz en la práctica docente.

   Para ello, hemos ampliado y  mejorado el gimnasio de nuestro Centro, creando un espacio adaptado a estas edades, con la finalidad de dar respuesta a las demandas y necesidades de los niños y niñas de Educación Infantil.

    OBJETIVOS

  • Integrar la práctica psicomotriz  en la actividad docente, transformando el gimnasio en un espacio generador de actividades que afiancen y desarrollen las capacidades del alumnado.
  • Conducir, con nuestra “práctica psicomotriz” al niño hacia la comunicación, la creación, y la formación del pensamiento operatorio.
  • Formar personas que conciban la unidad del ser como globalidad, que sienta que lo psíquico y lo físico no son sino las dos caras de una misma moneda y que se vivan a sí mismas como portadoras de valores personales que enriquecen la vida social.
  • Disponer de un espacio  que  nos permita la practica psicomotriz sin peligro, con un material  adecuado, que nos ayuden a convertir el Gimnasio del Centro en  un lugar de disfrute, que facilite al alumnado  estrategias que le permitan conocer su propio cuerpo.
  • Ofrecer a las familias, una propuesta de desarrollo integrado y motivador para los alumnos que se benefician de ella.

   ACTIVIDADES Y METODOLOGÍA

    La metodología de trabajo del adulto, consiste  en acompañar al alumnado en la realización de las actividades en los distintos espacios:

   A) Espacio del placer sensorio motor

   Este espacio es fundamental, ya que pone a los niños y niñas en situación de vivenciar emocionalmente el espacio y los objetos. Para ello preparamos la sala de psicomotricidad con una torre de cojines que el alumnado debe derribar en un primer momento y seguidamente realizar los circuitos (distintos en cada sesión), en los que se realizan actividades como: arrastrarse,  empujar,  equilibrio – desequilibrio,  equilibrio en blando y en duro,  caída al vacío, giro,  carrera, saltos,  balanceo, trepar,  remar…

   B) Espacio del juego simbólico.

   Es el espacio de tiempo o espacio físico donde el niño y la niña nos pueden manifestar y expresar toda su vida profunda, su historia personal (miedos, deseos, conflictos, frustraciones, etc..), por medio de una serie de mediadores de la comunicación como son la mirada, el lenguaje, la voz, el gesto, la postura, los objetos, etc.  En este espacio, los niños y niñas utilizan una serie de objetos que facilitan el juego simbólico como son: cojines, telas, aros, palos, sogas, muñecas, pañuelos, etc con los que representan las escenas de juego.

   C) Espacio de la distanciación.

   Este espacio esta destinado a que el niño realice actividades encaminadas a que le distancien de sus vivencias emocionales, es decir, del juego simbólico.  A través de este espacio se pretende facilitar la distanciación afectiva, a lo que contribuye el material, utilizando para ello: maderas, plastilina, colores, barro,…  Construyen con maderas, hablan o dibujan sobre lo que más les gustó, a qué jugaron, cómo estaban en el stop, modelan con plastilina, etc….Las producciones hechas con estos materiales nos permiten ver en qué momento está, su evolución y cómo debemos intervenir para ayudarle a avanzar.