PROYECTO DE RADIO ESCOLAR «EL DOMÍNGUEZ ALFONSO INFORMA»

Existe la necesidad de suprimir las barreras arquitectónicas y comunicativas entre la escuela y la vida diaria del alumno fuera de ella; que el niño contemple que padres, familiares, amigos… pueden seguir la actividad que realizan dentro del aula y a la vez, cuando sea posible participar activamente en ella, acercándose a intervenir en alguna grabación. La radio es una posibilidad para que la sociedad más cercana al centro se implique en la educación de los niños/as y con su puesta en marcha se aspira a que los lazos de unión entre centro, familias y comunidad educativa sean reales, conscientes y recíprocos. Pero además, en los colegios se ha invertido mucho tiempo con la memorización, los exámenes, los apuntes… y muy poco tiempo al lenguaje oral: enseñar a conversar y escuchar, hablar en público, debatir…Por esta razón, apostamos por actividades orales para educar en varios aspectos que no se pueden abarcar sólo con actividades escritas. Esa iniciativa pasa por tener en cuenta la radio escolar y entrelazarla con el currículo, con áreas de índole lingüístico principalmente y con importantísimas competencias cognitivas, lingüísticas y sociales. Haremos uso durante el desarrollo del proyecto de materiales que se vayan elaborando en la labor diaria del aula y donde el alumnado vaya plasmando en la medida de sus posibilidades toda la originalidad y creatividad que lleva dentro y al mismo tiempo vea una productividad final y donde tenga su máxima expresión, que en este caso es oral, con la grabación de todo el trabajo previo. Con la radio escolar se pretende conseguir que el alumnado desarrolle el trabajo en equipo y valores tan importantes implícitos en el mismo como la tolerancia, empatía, responsabilidad, perseverancia, superación, compromiso, confianza, gratitud…Finalmente, es importante no olvidar el carácter lúdico de la actividad. No tiene sentido llevar a cabo nuevos proyectos en el colegio si el alumnado no se siente cómodo ni se muestra predispuesto a participar. Es muy trascendental que el niño, disfrute, se lo pase bien y sonría realizando la propuesta (aunque ésta no sea un programa de radio emitido en directo). Es muy notoria, por lo tanto, la contrariedad y el cambio que se produce en la actividad diaria del aula, de animar e incentivar a que se pongan en marcha en otros ejercicios a dejarles la propuesta radiofónica y que haya un cambio de actitud y aflore la iniciativa, la motivación y la autonomía personal en ellos.