¡GRACIAS ROSA!

Hoy finalizas tu actividad docente, has ocupado durante diecinueve años la plaza de Necesidades Educativas Especiales. En estos años, durante algunos periodos, has compaginado tu labor docente con los cargos de Dirección, Secretaría y Encargada de Comedor.

Si hubiera que destacar alguna de tus cualidades escogería tu exquisito trato, tu amabilidad y tu educación. Pero me quedaría muy corta porque a nivel de aula no solo te has caracterizado por educar a los niños y a las niñas impartiendo contenidos curriculares sino, sobre todo, en saber estar cuando sus circunstancias familiares y personales no han sido fáciles; los has acompañado en los momentos más difíciles sabiendo cuando tu alumnado te necesitaba. Esa característica de compaginar lo curricular con lo afectivo la has cultivado con creces.

Has sido una excelente compañera de trabajo siempre dispuesta a colaborar en todo lo que hiciera falta, ofreciéndote para lo que se te necesitara. Lo has puesto siempre muy fácil. He compartido contigo años en el Equipo Directivo y a pesar de las dificultades que conlleva la gestión de un centro escolar solo puedo decir que han sido unos años que recordaré con muchísimo cariño por la complicidad y la amistad.

Por último desearte todo lo mejor en esta nueva etapa. Rosa tú sabes que este colegio es y será tu casa.

Un fuerte abrazo, Auxi.