ROBÓTICA EN 4º, 5º Y 6º DE EDUCACIÓN PRIMARIA

Estimadas familias:

Este último mes se han estado trabajando diferentes actividades para desarrollar el pensamiento computacional en el alumnado de 4º, 5º y 6º de Educación Primaria. De esta manera el alumnado ha jugado a «Misionbot», un juego en el que no se usa ningún tipo de dispositivo digital y que consiste en programar un robot humanoide (un alumno/a) para que consiga ir desde la casilla de salida a la casilla de llegada cogiendo objetos valiosos y esquivando peligros.El juego ha sido creado por Omar Fdez (@omarfgj).

También se han atrevido con Lego Wedo 2.0. Estos robots que han tenido que construir mediante instrucciones les han servido para investigar, crear modelos y diseñar soluciones. Además han podido trabajar diversas competencias clave en su educación: la comunicación lingüística, la de matemáticas y ciencias de la tecnología,  las competencias para aprender a aprender o el sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor. Éstas han formado parte de lo que podemos considerar las habilidades que un equipo o grupo de trabajo de alumnos puede conseguir desarrollar conjuntamente.

Desde aquí darle la enhorabuena a los chicos y chicas por el entusiasmo mostrado y a la maestra Johanna que ha ayudado al resto de compañeros tutores y a los niños/as para sacarle el mayor partido posible a los recursos planteados.

ROBÓTICA EN PRIMER CICLO DE PRIMARIA

El Pensamiento Computacional se define como el proceso por el cual un individuo, a través de habilidades propias de la computación y del pensamiento crítico, del pensamiento lateral y otros más, logra hacerle frente a problemas de distinta índole. El término tiene su origen las ideas de Seymour Papert, pero es Jeanette Wing quien lo desarrolla.

En nuestro centro en estas dos semanas el alumnado de 1º y 2º de Primaria ha estado trabajando con Bee-Bot, robots especialmente diseñados para niños pequeños. Este colorido, fácil de utilizar y amigable robot es una herramienta perfecta para la enseñanza de secuencias, estimaciones, resolución de problemas y, por supuesto, para aprender jugando. Está construido en materiales sólidos y robustos que garantizan una cierta durabilidad, y tienen un aspecto colorido que atrae a nuestros alumnos.

Con estos robots infantiles programables se trabaja de forma divertida y efectiva el lenguaje de direcciones, la lateralidad y otros conceptos espacio temporales. Además, se pueden utilizar para trabajar contenidos de todas las áreas de aprendizaje.