DEL HUERTO A LA MESA

El contacto con la naturaleza es vital entre los más pequeños, ya que son muchos los beneficios que nos proporciona.Los niños que crecen en contacto con la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás y, asimismo, desarrollan un fuerte sentimiento de amor y armonía con el medio natural. Permiten mejorar el desarrollo cognitivo ampliando así la capacidad de razonamiento y de observación.
El alumnado de 3 años disfruta recolectando el naranjo del huerto escolar para posteriormente y pasar a disfrutar de un rico “jugo” de naranja.