Sugerencias para la lectura en familia.

SUGERENCIAS EN TORNO A LA LECTURA EN FAMILIA

“No dejes de leerles cuando ya sepan hacerlo. Les gusta seguir escuchando historias en voz alta a cualquier edad”.

  • Queridos padres y madres:
    La familia juega un papel importantísimo en el desarrollo de los hábitos lectores de sus hijos e hijas. Las ideas aquí expresadas son producto de reflexiones realizadas por fundaciones, asociaciones y personas expertas en la promoción de la lectura en familia.
  • SER CONSTANTES Y PACIENTES.
    Si somos constantes y regulares lograremos favorecer un buen hábito de lectura. Busquemos un tiempo de lectura para leer en familia todos los días.
  • COMPARTIR.
    Podemos comenzar a leerles desde las primeras etapas, sentarnos cerca y proporcionarles libros ilustrados para que los hojeen y se recreen mirando las imágenes y letras. BUSCAR TIEMPO.
    Si no les ocupamos todo su tiempo libre con otras actividades, tendrán tiempo para leer.
  • LEER DE FORMA EXPRESIVA.
    El tiempo puede hacerse también divertido con la lectura. Contarles cuentos, recitarles rimas y poemas de forma expresiva, asistir a espectáculos de títeres y al teatro pueden desarrollar su sensibilidad e imaginación.
  • GANAR LECTORES Y LECTORAS.
    La lectura no tiene que enfrentarse con el resto de las actividades del tiempo libre (ni la televisión, ni el ordenador, ni los videojuegos ni las amistades los alejan de los libros). Por ejemplo, la televisión puede favorecer la lectura: podemos hablarles de los protagonistas, hechos y lugares de sus series favoritas.
  • DAR EJEMPLO.
    Sería conveniente que nos vieran leyendo con frecuencia, en situaciones diferentes, en soledad o en compañía. ¿Y si los sorprendemos habitualmente con un libro, revista o periódico en la mano?
  • AFICIONAR CON LIBROS DE CONOCIMIENTOS.
    La lectura de libros de deportes, naturaleza,… leyendas, prensa… también puede aficionarlos.
  • CREAR AMBIENTE.
    Resultaría muy aconsejable crear un lugar en nuestras casas para el fomento y cuidado de una biblioteca e incluir como una práctica habitual la compra de libros o la solicitud de estos en préstamo en las bibliotecas públicas.
  • NO IMPONER.
    Escucharles, interesarnos por sus lecturas, estar atentos a sus preferencias (cuentos, poesías, libros de animales fantásticos, de viajes, de aventuras, etc.), puede ser buena parte de nuestra aportación como padres y madres a su evolución como lectores y lectoras.
  • VISITAR BIBLIOTECAS Y LIBRERÍAS.
    Podríamos acompañarles a los lugares donde están los libros (librerías y bibliotecas) para mirar y seleccionarlos juntos. La familia también puede disfrutar de su servicio y conocer las lecturas más apropiadas siguiendo las sugerencias de la persona encargada de la biblioteca.
  • SIN ADOCTRINAR.
    Les gusta que les hablen con el corazón. No es aconsejable utilizar frases como “un libro te ayuda a ser mejor persona” o “leer te hará libre”. Habrá que decirles que leer es una experiencia fantástica pero que también tendrán que leer cosas que no les gusten.
  • TRABAJAR CON LA ESCUELA.
    Todas aquellas personas especialistas pueden informarnos y orientarnos para consultar listas de libros, recomendaciones, revistas especializadas o catálogos. Sería una agradable manera de implicarnos en la vida de la biblioteca del centro y conocer qué actividades de animación lectora proponen otras bibliotecas. Si un día, por cualquier motivo, no podemos hacer nuestro rato de lectura, no nos desanimemos: volvamos a intentarlo al día siguiente con más gana.

 

¡Ánimo!

 

Esta entrada fue publicada en Biblioteca, Familias, Padres, Proyectos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *