Conocemos al abuelo del mp3, el fonógrafo de Thomas Alva Edison

El pasado 18 de junio, el profesor Fran trajo a clase un fonógrafo de más de 100 años.

Para el que no sepa lo que es un fonógrafo (“escritor de sonido”), decir que se trata del dispositivo más común para reproducir sonidos grabados desde la década de 1870 hasta la década de 1880. Este aparatejo tan curioso fue inventado por Thomas Alva Edison, y de alguna manera podemos considerarlo “el abuelo” de los actuales reproductores de CD o de mp3.

Desde 1877 se desarrollaron múltiples artefactos similares al fonógrafo y surgieron las llamadas «talking machines«. Sin embargo, sólo el gramófono (creado en 1887 por Emile Berliner) logró hacer sombra a la invención de Edison.

Fran nos explicó cómo se montaba el fonógrafo, qué piezas lo componían, y otras muchas curiosidades relacionadas con el aparato en sí y su utilización. Una de las cosas que más nos llamó la atención fue que no tenía que conectarse a ningún enchufe para hacerlo sonar… el movimiento del cilindro se conseguía manualmente, accionando una manivela; aunque posteriormente se les añadió un un motor mecánico semejante a un mecanismo de relojería.

¿Quieres aprender más cosas sobre el fonógrafo y su creador? Pues sigue leyendo…

Thomas Alva Edison (Ohio, 11 de febrero de 1847 – Nueva Jersey, 18 de octubre de 1931) fue un empresario y un prolífico inventor estadounidense que patentó más de mil inventos (durante su vida adulta un invento cada quince días) y contribuyó a darle, tanto a Estados Unidos como a Europa, los perfiles tecnológicos del mundo contemporáneo: las industrias eléctricas, un sistema telefónico viable, el fonógrafo, las películas, etc.[]

En un primer momento de la creación del fonógrafo, Edison dudó entre utilizar un disco con un surco espiral o un cilindro, pero finalmente se decidió por el cilindro porque, al ser el radio de giro constante, podía funcionar girando siempre a la misma velocidad. Su sistema utilizaba una aguja metálica para grabar el sonido como un surco sobre una fina lámina de estaño (un metal muy blando) envuelta en el cilindro.

Al principio se utilizaron cilindros de cartón recubiertos de estaño, más tarde de cartón parafinado y, finalmente, de cerasólida. Al grabar, la aguja creaba el surco en la cera, y se reproducía luego de manera idéntica al fonógrafo de papel de estaño; sin embargo, para regrabar el cilindro no había más que alisar la cera y volver a empezar. ¡Se había creado un sistema regrabable ya en 1889! El cilindro de cera, de mayor calidad y durabilidad que los anteriores, se comercializó desde 1889, un año después de que apareciera el gramófono.

Thomas Alva Edison junto a uno de sus primeros fonógrafos en 1878.

El fonógrafo tenía la ventaja respecto al gramófono de Berliner de que podía emplearse para grabar y reproducir sonidos, sin embargo los discos de zinc que utilizaba el gramófono tenían que ser manufacturados en una fábrica. Pero poco a poco los discos y el gramófono se fueron haciendo con el mercado, eran más fáciles de guardar (ocupaban menos espacio), mejoraron su calidad, duplicaron su duración de grabado (al poderse grabar por ambas caras),… y al final el gramófono terminó ganándole la batalla al fonógrafo.

Fonógrafo de Edison y cilindros de grabación

Esta entrada fue publicada en Act. Complementarias, Educación Artística. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Conocemos al abuelo del mp3, el fonógrafo de Thomas Alva Edison

  1. Claudia dijo:

    Me lo pase muy bien en la exposición de valsequillo.Bonitos fonógrafos y gramófonos Fran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *