Tercer Ciclo de E. Primaria

   Tercer Ciclo de Educación Primaria

 

chicosAhora se asimilan, organizan y consolidan los aprendizajes y logros conseguidos, preparando al niño para el próximo paso de su evolución. Como toda época caracterizada por la consolidación, se trata de un período tranquilo, aunque preludio de las típicas rebeldías de la adolescencia. Esta es la tendencia general para la mayoría de los niños que acaban de cumplir diez años.

Es importante fijarse mucho para darse cuenta de la gran cantidad de cambios que se han producido en estos niños:

– Gran entusiasmo por toda clase de actividades físicas.

– Realizan muchas preguntas sobre lo que está bien y lo que está mal.

– En general son niños sinceros. 

– Siempre están interesados en conocer las opiniones de los mayores, pero empiezan a tener ideas propias sobre la mayoría de los asuntos.

– El desarrollo de las funciones intelectuales y la socialización son las facetas más sobresalientes en la evolución del niño a esta edad.

– Hay que destacar el paso de la lógica concreta a la lógica abstracta.

– Empieza a adoptar un aire más original en su pensamiento y no solamente acumula datos, sino que es capaz de aventurar hipótesis para explicar las cosas. También aumenta la capacidad de memorizar, con lo cual puede enfrentarse con el estudio de textos más largos.

– Es la época de las pandillas y los líderes; ahora los padres dejan de ser considerados como omnipotentes.

– A veces los niños son crueles con los que no tienen cualidades sociales: niños tímidos,  vanidosos, los que lloran fácilmente o cuentan a los adultos las cosas del grupo y acusan a sus compañeros.

– El niño ahora está, desde el punto de vista fisiológico, en un período prepuberal (anuncio de la pubertad) y, desde el punto de vista del desarrollo intelectual, se encuentra en la etapa de la inteligencia prelógica (ya que todavía no ha desarrollado el pensamiento abstracto).

 

La restricción en conflicto con la libertad del niño, es fundamentalmente la autoridad de los padres. Pueden describirse tres formas de autoridad que suelen adoptar los padres:

1. El autoritarismo, con esta aptitud toda relación con el niño es vivida por el padre como una lucha en la que siempre quiere salir vencedor. Nunca cede, siempre quiere tener razón y cualquier oposición debe doblegarse ante su autoridad. El  autoritarismo conduce con frecuencia a resultados pedagógicos poco halagüeños, forjando niños ansiosos o rebeldes, con la casi seguridad de problemas más graves para los padres cuando llegue el momento de la adolescencia.

2. El “dejar hacer”, se trata del tipo de actitud de los padres que lo dejan pasar todo, haciendo como que no se enteran. No piden nada ni exigen el menor esfuerzo. El niño puede hacer lo que quiera sin ser castigado. Esta actitud es la que más daña al niño, por cuanto le deja indefenso ante la vida. No habiendo jamás aprendido a ceder a sus caprichos, sentir la frustración o afrontar un esfuerzo perseverante, no logrará adaptarse a la sociedad.

Las causas pueden deberse bien a desinterés y negligencia, por motivos profesionales, bien por temor a perder el afecto de los hijos a causa de mostrarse enérgicos o negarles lo que piden.

3. La autoridad “equilibrada”  que implica ejercer la autoridad, sin mostrarse autoritario, sino sabiendo mantenerse fuertes cuando la ocasión lo requiere, imponer nuestra voluntad cuando sea preciso, poder controlar y mostrar severidad cuando haga falta, pero también saber reconocer y escuchar las propias equivocaciones, aceptar la oposición del niño, ceder alguna vez y “hacer la vista gorda” otras.

De esta forma la autoridad muestra a los padres como son, responsables de la educación de los hijos, seguros de sí mismos, como adultos, conocedores de los derechos y deberes de sus hijos, sin oscilar ni tambalearse ante los caprichos y deseos más o menos egocéntricos.

Esta imagen sólida, firme y equilibrada de los padres es la que ofrece al niño seguridad, apoyo y ejemplo como pilares básicos de su educación. Ni demasiado rígida, para no quebrar la personalidad del niño cuando éste se le opone, ni demasiado blanda, porque el niño no encontraría la resistencia adecuada para afirmarse.

evolutiva

 A MODO DE CONCLUSIÓN

Intentar que el niño haga las cosas que están a su alcance por sí solo, que sea consciente de sus actos.

Su acción como padre debe ser equitativa y coherente, no sólo dentro del hogar sino también fuera de él.

Mantener con su hijo una constante corriente de afectividad. Una buena educación es consecuencia entre velar por el niño y darle libertad, respetándolo como una persona que tiene características individuales propias. Una libertad desproporcionada puede crearles inseguridad y provocarles un sentimiento de desamparo.

Evitar amenazas y castigos hacia su hijo, ya que estos no educan a nadie. Los niños necesitan seguridad para fortalecer la confianza en sí mismos.

Fomentar en su hijo el interés por la cultura. La educación cultural del niño no corresponde solamente al colegio sino que incumbe también a la familia. Los libros, el cine, el teatro, las exposiciones, museos, etc. dirigirán positivamente la educación cultural de su hijo.

 ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES Y COMPLEMENTARIAS DEL TERCER CICLO DE ED. PRIMARIA DEL CURSO ESCOLAR 2.012-13:

– El 23 de octubre asistimos al auditorio Alfredo Kraus para disfrutar de un concierto titulado Rocanrolitos.

– El 12 de noviembre, el 6º nivel  realizamos una salida a la granja del Cabildo.

– El 16 de noviembre, el 6º nivel visitamos el museo Antonio Padrón.

– El 21 de noviembre fuimos al cine Guaires a ver la proyección de una película con motivo del Día Universal del Niño.

– El 11 de Diciembre acudimos al cine Guaires para ver una película sobre la Navidad.

– El 17 de enero, el 6º nivel, y el 1 de febrero, isleta-2el 5º, hicimos una visita guiada por el muelle de La Luz y Las Palmas donde nos informaron de las distintas actividades que se llevan acabo en el mismo y también nos proyectaron unas diapositivas de la evolución desde su origen hasta la actualidad.

Deja un comentario