La botella de la calma

El pasado viernes, los alumnos de 3º4º hicieron una botella de la calma. Es una herramienta para trabajar la relajación y está inspirada en la metodología Montessori.

La idea la cogí de un blog de una profesora de yoga especializada en niños, que pueden visitarlo pinchando aquí. Copio la filosofía esencial de nuestra botella, que está basada en parte en el mindfulness:

La botella de la calma es una herramienta de meditación que ayuda a los niños a poder parar un momento en su ajetreado día a día. La botella (o el bote de cristal) tiene copos de purpurina que al agitarlos se mueven muy rápido (como nuestros pensamientos y emociones cuando estamos nerviosos, enfadados o asustados), y que al dejar la botella quieta los copos empiezan a moverse cada vez más despacio hasta quedarse quietos en el fondo. Por tanto, siempre que hagamos esta actividad con ellos, es importante explicarles esto, para que ellos entiendan que al igual que la botella se agita y se calma, a las personas nos pasa igual.

Así, damos a nuestros niños y niñas una herramienta para poder calmarse cuando están nerviosos. Lo ideal es que asocien la agitación de la botella con la suya propia, y cuando la botella se vaya asentando, ellos también se vayan relajando. Mientras observan la botella, pueden hacer respiraciones profundas, lo que también les ayudará a tranquilizarse. Y no sólo sirve para relajarse, además puede ayudarles a concentrarse cuando están nerviosos, bloqueados, o no consiguen centrarse en lo que tienen que hacer.

Aquí les dejo un pequeño vídeo con algunas imágenes de nuestras botellas de la calma. Espero que les guste, y que se animen a realizar esta actividad en casa.

 

Esta entrada fue publicada en 3º de Primaria, 4º de Primaria, Alumnado, Educación Artística y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *