¿DE DÓNDE VIENEN LOS NIÑOS?

…Y los niños no vienen de París.

Hace algunos años, pero algunos, algunos…, quizá los papás y las mamás de los alumnos del cole lo recuerden, hablar de ciertos asuntos en la escuela estaba vetado, ya sea por imperativos morales o por la conceptualización equivocada de hechos naturales que estaban considerados tabú. Hablar a las niñas y a los niños de palabras como sexualidad, vagina, trompa de Falopio, pene o testículo sólo se hacía en una clase de Ciencias Naturales, lo que conducía a ideas equivocadas y sobremagnificadas y, para colmo, tenías que estudiar para aprobar el examen correspondiente aunque desde la calle se sabían algunas cosillas… Como dice un compañero, “a buen entendedor, a buena sombra se cobija”. Afortunadamente, los tiempos cambiaron y la escuela, como vehículo de transmisión de  cultura, saber y de socialización, también cambió su forma de enseñanza adaptándose, no sin problemas, a los nuevos tiempos. Esto es un hecho porque la escuela es un ente vivo y está presente simbióticamente en la sociedad.

Como saben, hay temas (las lecciones, que se decían antaño) que deben ser esclarecidas sin ningún tipo de prejuicio, sin estigmas y sin complejos. Por eso mismo, el alumnado de Sexto Curso de Educación Primaria de nuestro Colegio recibió una charla sobre los asuntos que en otra época eran tabú. Sí, se les habló de sexualidad, las diferencias físicas que existen entre una mujer y un hombre, la pubertad y, por supuesto, se acabó con el mito de que los niños vienen de París transportados en el pico de una cigüeña.

La charla significó un derrumbamiento de algunos prejuicios y conceptos erróneos que el alumnado tenía. Artemi Dámaso Manzano, matrón del Centro de Salud de Las Remudas, fue el gran director de orquesta que movíó la batuta para dirigir al alumnado de Sexto Curso con la finalidad de conseguir que las secuencias armónicas disonantes en un principio efectuadas se convirtieran en una gran sinfonía final fantásticamente ejecutada. ¿Quién mejor que un excelente profesional para eliminar los miedos y los falsos mitos? Desde este blog, el blog del CEIP MARPEQUEÑA, agradecemos a Artemi la disposición mostrada y la gran aportación y ocasión que brindó al alumnado por mostrarles lo que, simple y llanamente, es natural.

Y para terminar, quiero hacerles a los lectores dos simples preguntas. Si consideramos que un agujero/conducto del cuerpo humano tiene salida al exterior, ¿cuántos agujeros/conductos tiene un hombre? ¿Y una mujer? Pista: los agujeros de la nariz, de los ojos… Cuéntenlos, cuéntelos. Ahí lo dejo. Escriban sus comentarios: el ganador o ganadora recibirá un “viaje atunes”.

                                                                  Federico A. Doreste (tutor de sexto)CIGÜEÑA PARÍS

P1060671