IV. ORIENTACIONES METODOLOGICAS

EL AULA

Nuestro centro opta por una organización que concede una gran importancia a los ambientes educativos. El aula se especializa en un ámbito del conocimiento. De esta manera, pasamos del aula tradicional que es sede de un grupo específico de edad donde se imparten todas las áreas repartidas en períodos de tiempo determinados, a un aula sede de un ámbito, donde todo lo que hay en ella (materiales, decoración, etc) posibilitará el desarrollo del alumnado en las áreas para las que está el espacio dedicado. Nos organizamos, pues, en ambientes de aprendizaje que buscan introducir al alumnado en un entorno donde todo esté pensado para el desarrollo de un tipo de aprendizaje específico.

El aula se divide en cuatro zonas o contextos. El alumnado se distribuye en cuatro grupos, uno por cada zona. Cada grupo permanece en una zona una semana, aproximadamente, de forma que pueda concluir la tarea que se le propone en la misma, rotando de semana en semana.

LA TAREA

El trabajo en cada espacio favorece el desarrollo competencial de los aprendizajes, ya que las actividades que se plantean parten de una premisa fundamental: Han de servir para algo, para algo concreto, algo con sentido por sí mismo, algo que suponga una creación, una construcción, una muestra, una producción propia de cada alumno-a. Y ese algo, esa producción, serán la guía, el objetivo por el cual las alumnas-os del centro movilizarán sus aptitudes con la finalidad de alcanzarlo, lográndose de esta manera un aprendizaje basado en las competencias, porsibilitando el desarrollo de las mismas a partir de otro elemento fundamental: la autoevaluación.

Los espacios tienen una fuerte carga de trabajo dirigida a una competencia determinada, favoreciéndose el acceso al conocimiento a través de actividades vinculadas con la experiencia, el juego o la realidad. De esta forma se consigue introducir un elemento que creemos motivador y generador de sinergias entre los elementos o materiales que se disponen en él, las expectativas creadas en el alumnado y el planteamiento del aula como lugar de juego y de descubrimiento. El diseño de las actividades habrá de favorecer el desarrollo de las otras competencias.