EL SECRETO DE LAS VERDURAS por Adrián González Pérez

 

Esta historia no la creeréis, pero ocurrió de verdad en el huerto del colegio.

   Estaba bajando al huerto a coger una pelota que se me había caído, pidiendo permiso a Mila, claro, cuando a ella se le olvidó de que yo estaba dentro y me cerró la puerta del huerto. ¡Ya no podía salir hasta el día siguiente! ¡ Qué vergüenza, atrapado en un ascensor en 2007 y en el 2011 en el huerto escolar, me dará una alegría contarlo que seré el niño más ridículo del Cole!.

   Pasaron las horas y cuando todo el mundo se fue del colegio no había opción de salir. Era el momento perfecto para echarme a llorar cuando oí una voz chillona. Miré a mi alrededor y no vi a nadie, la voz me llamó de nuevo:

–         Eh, tú, ese niño de ahí, no llores que ya nos han regado hoy.

–          Entonces la vi., me estaba hablando una calabacita, ¡Tendría que estar alucinado o estar loco! ¡Pero era de verdad!

–         Luego un señor papa me dijo:

–         Deja ya de hablar con mi mujer, que ya está casada conmigo. Como te la comas, te como yo a ti, vale tío grande.

–         Yo dije aterrado: vale señor papa, yo no les iba a comer.

 

Esa noche iba a ser especial. Luego todas las hortalizas y frutas del huerto se acercaron a mi.

–         El señor papa me dijo:

–         Quédate esta noche, te contaremos los secretos de las verduras. Yo les agradecí: gracias por la invitación, no me puedo ir de aquí hasta mañana.

–         Luego hicieron un círculo alrededor de mi y empezó el festival de los secretos. Me contaron tantos que casi me duermo. Los más importantes eran:

–         Los que comen frutas u hortalizas parlantes se quedan mudos para siempre. Quien pise a una verdura, fruta, hortaliza o planta será castigado severamente con una enfermedad de barriga. La persona que se coma una fruta, verdura u hortaliza no parlante será recompensado con un deseo. Y el más importante es que quien hable con frutas, verduras y hortalizas parlantes debe guardar los secretos de ellas para siempre.

–         Yo acepte y me dormí profundamente en la tierra húmeda.

–         Al despertarme me vi en mi habitación, que raro, hace un momento estaba en el huerto y ahora en casa. ¡Anda, ha sido un sueño. Ahora comeré más frutas y verduras que antes.

–         Comiendo frutas, hortalizas y verduras no parlantes este cuento ha acabado más sano que antes.

                                                                         Autor: Adrián González Pérez 6ºA

Esta entrada fue publicada en Lengua castellana y literatura, Sexto, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a EL SECRETO DE LAS VERDURAS por Adrián González Pérez

  1. Dácil dijo:

    Sigue así, teniendo esa maravillosa imaginación y por supuesto no dejes nunca de escribir, los demás disfrutamos de ella.

  2. As a Newbie, I am continuously searching online for articles that can benefit me. Thank you

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *