Un paseo por la historia de Canarias: visita al Museo Canario y al entorno de Vegueta

El video que se muestra a continuación sobre la visita  tiene los permisos reglamentarios para el uso de la obra musical del grupo ARTENARA y los temas que en él aparecen: “Mar de Nubes”, “Buganvilla” y “Ucanca”, son una muestra de la música de calidad que se hace en Canarias. Su uso está bajo licencia  NO COMERCIAL para este video.  

 

1ª PARTE DE LA RUTA 

Nuestros alumnos se deleitaron con la visita al Museo Canario y al entorno de Vegueta en un día espléndido, por su luminosidad y temperatura.

Nos dividimos en dos grupos y comenzamos el periplo en el enclave de la Catedral de Las Palmas.

La Catedral es el monumento más importante de Canarias y  se considera la gran obra arquitectónica de Castilla fuera de la península. Su construcción data de 1497 y a día de hoy no está totalmente acabada. Por ello, observamos una construcción con unidad interna, pero en la que  están presente diversos estilos, destacando el gótico tardío y el neoclásico.

Como curiosidad, hubo una orden de los Reyes Católicos en el que instaban a realizar las obras lo más parecido a lo que se hizo en la catedral de Sevilla; por tanto, no resulta extraño que la catedral se enmarque dentro del estilo gótico tardío. La Catedral de Las Palmas de Gran Canaria tiene la cabecera plana, los arcos apuntados no son pronunciados,  si nos fijamos, más bien parecen de medio punto, las ventanas decrecen, los tramos de bóveda son cuadrados en las naves laterales, las ojivas son estrelladas, y las bóvedas anejas al cimborrio son reticuladas formando una red, el crucero o cimborrio es un prisma por fuera. Los muros son de carga por eso no tiene grandes contrafuertes por fuera.

¡ Las bóvedas son muy, muy  ligeras ya que están hechas de piedra pómez!, un material volcánico de textura esponjosa, frágil, de color agrisado, que raya el vidrio y el acero, y que es muy usado para desgastar y pulir. La piedra pómez para la construcción de las bóvedas de la catedral de Las Palmas de Gran Canaria se trajo de la isla hermana de Tenerife.

 En el lateral izquierdo  se encuentra el Patio de los Naranjos, de estilo colonial con una balconada espectacular y única. Este edificio anejo a la Catedral es sede del Museo Diocesano de Arte Sacro de Canarias.

Los alumnos que lo desearon pudieron subir hasta la parte más alta y  contemplar las maravillosas vistas que ofrece  de la ciudad.  

En el interior  de la catedral podemos observar 16 esculturas de Luján Pérez que representan a los 12 apóstoles y a 4 evangelistas. En cada lado tiene 6 capillas además de la capilla nueva dedicada a San Jerónimo y la central. Dentro de la catedral están enterrados Viera y Clavijo, los obispos Pildaín  y Verdugo, el canónigo y poeta  Bartolomé Cairasco de Figueroa. En la capilla de Santa Teresa está el panteón de Fernando León y Castillo, impulsor, junto con su hermano, del puerto de La Luz y único civil enterrado en la catedral.  

Seguidamente, pudimos apreciar la sede institucional del Ayuntamiento capitalino; siglos atrás, se ubicaba la administración de justicia de la isla.

Las Casas Consistoriales es el solemne nombre oficial del viejo edificio del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en la Plaza de Santa Ana. Un nombre que sigue calando poco entre la población.

Las Casas Consistoriales, en cualquier caso, poseen una función puramente protocolaria e institucional. La construcción actual tiene una fachada renacentista, y se levantó en 1855. Hubo un incendio posterior que destruyó la edificación de mediados de siglo XVI , por ello, desaparecieron importantes archivos de la historia de la ciudad, y por ende, de la isla.

Resultan llamativas las esculturas que coronan el frontis, piezas colocadas en el lugar en el año 1909 y que representan alegorías del comercio, la agricultura, las artes y la industria. En el interior destaca su magnífico salón dorado y cuadros que se donaron a la institución a través del Museo del Prado. 

IMG_4454

En la plaza de Santa Ana, con sus emblemáticos y queridos perros, disfrutamos de un tiempo excelente, sobre todo tratándose de diciembre, el mes navideño por excelencia… la decoración así lo expresaba.

 Este enclave fue el campamento fundacional, elegido por los conquistadores como centro de la primera urbanización, de la que se conserva aún gran parte del trazado inicial. En concreto, en donde está  la Plazoleta de San Antonio Abad, acamparon en su día, Juan Rejón y sus huestes en lo que sería el germen de la hermosa y cosmopolita ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

La Plaza de Santa Ana, o Plaza Mayor de Las Palmas fue la primera que se planificó con carácter cívico-administrativo del imperio español  en ultramar. Es una plaza que se tomaría como modelo para construir muchas de las que se construyeron posteriormente en toda latinoamérica.

Es de planta rectangular y concepción renacentista, con perspectiva. No hay que olvidar que cuando se conquista Canarias, estábamos en los albores de la Edad Moderna, mientras que la población indígena se encontraba prácticamente en la Edad de Piedra; El choque de culturas tuvo que ser brutal.

Para no perder el hilo: en la Plaza de Santa Ana se desarrolla por entonces un uso meramente social,  además del político y administrativo, sin perder de vista el uso religioso, no podía ser de otra manera. Todo ello le otorga un carácter cívico de corte renacentista, en consonancia con la época.

Por cierto, nos comentaron en Las Casas Consistoriales, que los domingos desde las 10:30 a las 13:00 horas hay visitas guiadas totalmente gratuitas…una estupenda ocasión para practicar “senderismo urbano” y conocer nuestra historia con el fin de apreciarla,  valorarla y difundirla.

      

Como se ha explicado en la presentación del video de la visita, la música es del grupo canario “Artenara”. En los correos mantenidos para solicitar permiso para uso no comercial de tres de sus composiciones, su autor, Enrique Mateu nos hace llegar un comentario reflexión que me gustaría compartir con todos, especialmente con los compañeros/as docentes que se encuentren desmotivados por la burocracia paralizante que azota nuestro devenir cotidiano, para que sepan, que aún así, nuestro trabajo es esencial, y que vengan los tiempos que vengan, siempre hay muchísima gente que lo tiene claro y lo expresa:

[…] Te mentiría si te dijera que al creador no le reconforta el aplauso y el reconocimiento, sobre todo en un momento en el que nos encontramos totalmente desamparados del apoyo institucional y privado.
La educación es el eje principal para la cultura, ya que cultura viene de cultivar. Solo una persona que haya sido cultivada previamente puede tener la necesidad de consumir cultura. Y este simple mecanismo es el que da sentido a nuestro trabajo. Si no hay personas cultas que demanden nuestro trabajo y estén dispuestos a pagarnos por él, nuestro trabajo desaparecerá puesto que tendremos que hacer otra cosa para alimentar a nuestros hijos.
Así que gracias […]  ya que ustedes, los profesores, son los profesionales más importantes en nuestra sociedad pues absolutamente todos dependemos de ustedes. Y el día que en España tengamos todos esta cuestión clara, será el auténtico principio del cambio.

 Estas palabras  deberían acompañarnos siempre, especialmente en los momentos en los que nos cuestionamos, o se nos cuestiona como profesionales.

2ª PARTE DE LA RUTA  

Mientras un grupo de alumnos/as realizaban la ruta del entorno de Vegueta, otros visitaban el Museo Canario.

En el año 1868 fue derruido el convento de las Bernardas Descalzas, en ese solar se construye el museo. El doctor Chil  y Naranjo tuvo un relevante papel pues regresó a Las Palmas de Gran Canaria después de estudiar medicina en París; allí contactó con ciencias novedosas como antropología y prehistoria. Preparó entonces la idea de lo que sería posteriormente el Museo Canario, una institución antropológica, arqueológica y de ciencias naturales, con biblioteca, hemeroteca, archivo etc.

 Mari Carmen, la guía,  comentó a los alumnos/as que las momias que se exhiben se encontraron en excavaciones y cuevas de la isla de Gran Canaria. Los cuerpos eran cubiertos con envolturas de juncos entrelazados y de pieles de cabra cosidas. Al parecer, los cuidados que se proporcionaba era signo de “status”, en la medida que se momificaban solo  los pertenecientes a estamentos superiores de la jerarquía social.  

También nos habló sobre las pintaderas y sus posibles funciones: decoración corporal, o bien, como distintivo de propiedad. Todas, con formas geométricas y  encontradas exclusivamente en la isla de Gran Canaria.

Llamativo, el espectacular ídolo de Tara, de la colección de Don Gregorio Chil. Representa probablemente a la diosa madre, relacionada con cultos a la fertilidad; el nombre proviene del poblado aborigen ubicado en Telde.

La verdad, la visita al Museo Canario debe ser de obligado cumplimiento para todo  estudiante  que se precie;  resulta muy enriquecedora y aprendes muchísimas cosas de nuestra historia:contenidos curriculares y transversales de una forma entretenida y amena; la guía explicó que, salvo dos elementos, todo lo que había en el museo era auténtico. Algunos preguntaron sobre el contorno circular que se podía apreciar en los frontales de muchos de los cráneos expuestos; nos indicó que era el sello usado para datar/clasificar estos cráneos en la época en la que fueron puestos en las vitrinas.

Del museo canario se podrían escribir  páginas y páginas, pero lo mejor es ir,  verlo, sentirlo, vivirlo y disfrutarlo…

Nuestro centro facilitó la visita abonando la mitad de la entrada de cada alumno/a, pero queremos instar  a la Administración Educativa para que en un futuro la cultura pueda ser de fácil acceso  para todos los estudiantes de la escuela pública canaria, especialmente en los museos, auditorios y teatros, y que nadie se quede sin ir por falta de recursos.

3ª PARTE DE LA RUTA 

La Alameda de Colón,  Plaza de Cairasco y Monopol.

En 1892 el monumento a Colón se ubicó en este lugar, como memoria de su paso por la isla camino hacia Las Indias. Es un monumento del genovés Paolo Triscornia y está realizado en mármol de Carrara, municipio italiano de la región de La Toscana.

¿Y qué tiene de particular este mármol?  El mármol de Carrara (para los romanos marmor lunensis, o “mármol lunense”) es un tipo de mármol, extraído de las canteras de los Alpes Apuanos en Carrara. Conocido como uno de los mármoles más apreciados por su blancura (o con tonalidades azuladas-grisáceas), casi sin vetas, y grano de fino aspecto harinoso.

La Alameda ocupa el lugar que ocupaba un antiguo convento, el convento de las Clarisas, cuando fue destruido se construyó un lugar de esparcimiento, si bien, se comentó la idea de construir un mercado de abastos; finalmente se plantaron árboles.

La Alameda de Colón está rodeada de varios edificios pintorescos: la iglesia de San Francisco construida en 1518 e incendiada posteriormente, como tantos otros edificios de la incipiente urbe, por el ataque del almirante holandés Van Der Does y sus hombres… pero de esta historia hablaremos luego. 

Otras construcciones como  el CICCA o centro insular de cultura de la caja de ahorros, y varias viviendas señoriales que dan encanto al conjunto, completándolo con la plaza Cairasco, flanqueada por el Gabinete literario, sociedad fundada en 1844 con fines culturales, artísticos y recreativos para contribuir a la modernización y progreso de la isla.

Del Gabinete Literario destaca, así lo pudimos comprobar, la espectacular escalinata principal, que no nos dejaron fotografiar, dicho sea de paso, y que da acceso a la primera planta. En la actualidad está declarado Monumento Histórico Artístico. Pudimos entrar al rastrillo solidario ubicado en la planta baja donde encontramos numerosos “cachivaches”  y objetos de lo más variopinto…

En el mismo entorno divisamos el Hotel Madrid, obra de Massener y Faus, y una serie de casas de estilo neocanario con balcones y esquinas de cantería.

Muy cerca del Hotel Madrid, el monumento civil más antiguo de Las Palmas, en honor a Cairasco de Figueroa  que data de  1876. Monumento en un pedestal obra del arquitecto López  Echegarreta con busto hecho de piedra, cuyo autor es Rafael Bello O´Shanahan.

IMG_4452

 

 

De vuelta al punto de encuentro, hacia la plaza de Santa Ana, paramos a contemplar la Plaza Hurtado de Mendoza, (alcalde de la ciudad en la primera década del siglo XX), o también llamada Plaza de las Ranas, como se la conoce popularmente por las tres ranas de cerámica de la fuente. (Durante la I República se denominó Plaza de la Democracia  y en 1880 Plaza del Príncipe Alfonso.)   

Dicho lugar fue allanado para construir el puente sobre el barranco Guiniguada; llamado puente Verdugo (primer obispo canario) o Puente de Piedra. Actualmente limitado por la Biblioteca Insular, (edificio construido en 1898, cuyo arquitecto fue Fernando Navarro). Al frente, el centro de ocio Monopol, instalado donde el antiguo Hotel Monopol, del cual se conserva la fachada.   

Junto a la biblioteca, el monumento a Hurtado, escultura traída de Italia  y cuyo autor fue Neri, sin embargo, lo más popular y llamativo de la plaza son sus dos magníficos Kioscos.

 

ATAQUES A LA CIUDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

 

La ciudad estaba fortificada al norte y al sur mediante murallas. En 1595, una escuadra inglesa, con los almirantes Drake y Hawkins al mando, atracó en la bahía de la Luz para tomar la ciudad, pero ante la valentía de los isleños, los ingleses huyeron en retirada; este hecho se recuerda aún hoy en la fiesta de La Naval.

 

Sin embargo, en unas fechas que podemos situar en torno al  25 – 26  de junio de 1599, el Almirante Holandés Van Der Does y sus hombres, unos diez mil, pertenecientes a la armada holandesa llegan a la isla por la isleta. Una columna de humo pone en pie a los isleños y los prepara para la defensa de la ciudad.

En lo que podría ser la actual playa de la Alcaravaneras los isleños lucharon contra la invasión enemiga pero no pudieron vencer ante la supremacía militar y numérica de los holandeses.

Los  isleños se refugiaron en la Vega de Santa Brígida  y los invasores permanecieron en la isla varios días.

Los muy “cabritos”  saquearon la ciudad y la Catedral, las Casas Consistoriales, conventos y numerosas iglesias y edificaciones. El 4 de julio marcharon, no sin antes llevarse las campanas de la catedral, embarcándolas a duras penas. Y por supuesto, incendiando la ciudad en venganza… pero como todo vuelve por donde ha venido, la colonia holandesa en Canarias, en un acto de hermanamiento  al cumplirse 400 años del ataque, en señal de desagravio donó una campana en 1999, con ocasión del aniversario y esta campana se encuentra hoy en día expuesta en la Catedral.

 

Otro día hablaremos de la historia de los perros de Santa Ana.

 

Textos adaptados tomando como referencias:

–  http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/revhistoria/id/503 El  Ataque de Van Der Does  a Las Palmas en 1599.

-VV.AA 2005 Guía del patrimonio arquitectónico de Gran Canaria.

-González, C., 2006. Las Palmas de Gran Canaria. Anroart Ed.

-http://campaners.com/php/catedral.php?numer=668 Inventario de las Campanas de las catedrales de España.

 

 Las imágenes se tomaron con Cámara Nikon el día 2/12/2015, salvo la retocada a color  que es del 2014 y cuyo autor/a aparece en el margen inferior izq.