Trazos en arena

Usamos este método  original y  sencillo para aprender algunas las letras y saber reproducirlas de manera sensorial. Trabajamos la lectoescritura y la grafomotricidad. Para ello les preparamos unas tarjetas donde estaban dibujados diferentes trazos, graduados en función de la complejidad y después otras tarjetas con las letras escritas en mayúsculas y minúsculas. En un pequeño recipiente rectangular y poco profundo echamos arena.  

Una vez preparado el material, les dimos el recipiente con arena por parejas y les colocamos al lado del recipiente la tarjeta con el trazo o la letra del abecedario que queríamos que trabajaran. Los chicos debían observar bien la forma de la letra y reproducirla escribiéndola con su dedo en la arena. De esta manera realizan la letra de forma sensorial y así se hace que se cree cierta memoria en el movimiento para la grafomotricidad a la hora de volver a escribir. Para ayudarlos a reforzar el aprendizaje de los trazos, podemos pedir que previamente la repasen con su dedo (sobre la tarjeta).

Una vez que hayan escrito la letra, les pedimos que alisen la arena  con la mano o agitando la barqueta un poco para que escriban de nuevo la letra en el recipiente pero esta vez con un lápiz en vez de con el dedo, así trabajan la grafomotricidad ayudándoles además a practicar cómo se coloca el lápiz en la mano.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.