eco escuela 2.0 | Acceder

La educación física a través del francés


Este artículo pretende ser un esbozo de cómo acercar una lengua extranjera (en este caso, el francés) a través del área de Educación Física, aprovechando que ésta última suele despertar, por lo general, la motivación de los alumnos, incluso de aquellos que no parecen sentirse motivados en otras áreas que se imparten, normalmente, dentro del aula.

Autor: «Marcos Antonio Romero Rodríguez» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 21 Jun, 2011 en Innovación e Investigación (Revista III), Revista III | 0 comentarios

Es evidente la diversidad y variedad de las distintas lenguas y culturas existentes en Europa, las cuales constituyen un valioso recurso que hay potenciar. Sin embargo, se hace necesario un importante esfuerzo educativo con el fin de que esa diversidad deje de ser un obstáculo para la comunicación y se convierta en una fuente de enriquecimiento y comprensión mutuos.

En este sentido, habría que destacar la importancia de las lenguas extranjeras para desarrollar cualquier actividad de nuestra vida cotidiana y especialmente en lo referente a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, el comercio y, centrándonos en el ámbito de Canarias, el turismo y el comercio con los países africanos.

La inclusión de una lengua extranjera en otras áreas, supone una mejora en la competencia comunicativa del alumnado, sobre todo en lo que se refiere a comprensión y expresión oral. Además, las lenguas extranjeras fomentan la relación con otros alumnos que tengan el idioma estudiado como lengua materna, puesto que, cada día más, hay una mayor presencia de alumnado extranjero en nuestros centros educativos.

Este artículo pretende ser un esbozo de cómo acercar una lengua extranjera (en este caso, el francés) a través del área de Educación Física, aprovechando que ésta última suele despertar, por lo general, la motivación de los alumnos, incluso de aquellos que no parecen sentirse motivados en otras áreas que se imparten, normalmente, dentro del aula.

Nos encontramos ante alumnos de 1º de ESO, que comienzan en el instituto, lo que conlleva inevitablemente cierto grado de inquietud por la nueva situación.

Esta parte inicial puede valer como ejemplo para utilizarla en el arranque del primer curso de Educación Física bilingüe en francés.

Empezaremos por plantearnos una serie de objetivos. Para el área de Educación Física, serán los siguientes:

  • Valorar los efectos de la actividad física en sí mismos, en los aspectos fisiológicos, sociales y psicológicos, tanto a nivel de salud, como de rendimiento y calidad de vida.
  • Evaluar las aptitudes físicas de todo tipo.
  • Comportarse de manera consecuente y responsable con el cuidado del cuerpo y la satisfacción de sus necesidades evitando conductas de riesgo para la salud.
  • Mejorar el rendimiento motor personal, gracias al entrenamiento de las cualidades físicas y de las capacidades de control corporal.

Desde el área de Francés, pretendemos que los alumnos:

  • Tomen conciencia de lo que supone y significa el aprendizaje de una lengua extranjera.
  • Aprendan las fórmulas de cortesía. Bonjour! Comment allez vous?
  • Sepan contar (cada mes se les irá exigiendo más en este aspecto).
  • Contesten a las preguntas sobre su nombre y apellido y sepan presentarse: Comment t’appelles-tu? Moi, je m’appelle…
  • Respondan a la hora de pasar lista: Je suis là, présent, il/elle est absent/e.
  • Aprendan los nombres de las instalaciones deportivas y del material más utilizado en las clases de Educación Física: les vestiaires, les douches, la salle de sport, le terrain de jeu, le ballon, la balle.
  • Conozcan algunas partes del cuerpo: la tête, le cou, l’épaule, le coude, le poignet, la main, les doigts, la jambe, le genou.
  • Entiendan órdenes sencillas, como correr, parar, venir, etcétera.

Cuando en las primeras sesiones de clase, el profesor comenta el desarrollo del curso, qué actividades se llevarán a cabo, normas de la clase (obligación de traer ropa deportiva y aseo, puntualidad, respeto, tolerancia) utilizará alguna expresión en francés sin esperar que el alumno comprenda todo lo que se ha dicho. Se trata simplemente de comenzar con la familiarización de la lengua extranjera. Finalmente se les explicarán los objetivos que se pretenden conseguir tanto en Educación Física como en Francés.

Es importante que en las primeras sesiones no intentemos apabullar al alumnado con demasiadas consignas ni recomendaciones, sólo las justas, con el fin de que sean asimiladas de un modo más eficaz. Una manera de no confundir mucho al alumno es dar las consignas en español y luego asegurarnos de que se han comprendido preguntando en francés (Vous avez bien compris?-Voulez-vous poser des questions?). No olvidemos que se trata de un período de iniciación en la lengua extranjera, por lo que es conveniente ir introduciendo expresiones en francés poco a poco.

Debe existir una coordinación constante entre los profesores de ambas materias, ya que el profesor de Francés debe estar al corriente de lo que se vaya trabajando en Educación Física para intentar reforzar, desde su propia programación, aquellos aspectos en que los alumnos presenten mayores dificultades. También es importante que conozca las impresiones del grupo en su aceptación de este idioma como lengua vehicular. La clase de francés será el lugar donde los alumnos pueden plantear y resolver sus dudas. En este sentido, no se trataría tanto de trabajar con el alumno los contenidos teóricos de la materia, sino de potenciar los aspectos lingüísticos.

Por su parte, el profesor de Educación Física debe valorar el interés mostrado por el alumnado hacia la lengua extranjera, su esfuerzo en utilizar expresiones francesas, si realizan anotaciones en francés en sus cuadernos, si preguntan cuando no comprenden algo.

A medida que el alumnado va pasando de nivel, se irán utilizando nuevas expresiones cada vez más complejas y consignas más precisas (Vous mettez les tapis par terre et vous faites un cercle bien ecarté entre vous. D’abord on va se mettre tête à tête, puis dos à dos et puis finalement il faut prendre la main de l’autre et s’incliner latéralement). El objetivo final es llegar a impartir, si fuera posible, al menos una hora semanal de Educación Física íntegramente en francés.

En conclusión, el bilingüismo incrementa el uso del idioma en una gran variedad de contextos diferentes. La integración de un proyecto de bilingüismo en un centro educativo genera una reestructuración de la metodología y una gran coordinación de las áreas implicadas. Sin embargo, los beneficios que aporta al alumnado al finalizar la educación secundaria merecen la pena, ya que no sólo se favorece un mayor conocimiento lingüístico, sino también cultural, que ofrecen al alumno la posibilidad de participar más desde su condición de ciudadano europeo.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza y evaluación (MCER). Consejo de Europa. Departamento de política lingüística. Estrasburgo
  • ABDELILAH-BAUER, B. (2007). El desafío del bilingüismo. Colección Ministerio de Educación y Ciencia. Madrid.
  • Decreto 127/2007 del 24 de Mayo por el que se establece el currículo de secundaria en la Comunidad Autónoma de Canarias

Deja tu comentario