eco escuela 2.0 | Acceder

Cooperativa: la semilla del nogal


La cooperativa estuvo en funcionamiento durante dos años y desapareció con el cierre de la unitaria. Fue una pena que esto sucediera porque los alumnos aprendían bastante a través de este proyecto que debería mantenerse en los centros. Además colaboró en el acercamiento de las familias al centro, puesto que la colaboración de las familias de los alumnos fue bastante destacable.

Autor: «Lilia Mª Pérez Gil» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 29 Jun, 2011 en Experiencias (Revista II), Revista II | 0 comentarios

La cooperativa “La semilla del Nogal” se fundó en el año 2006 en el CEIP VALLE DE ARRIBA, una escuela unitaria cerrada en la actualidad. Fue creada a partir de la que existía en Las Manchas. Y ambas surgieron a partir de un proyecto del Cabildo. Por este motivo, el centro contaba con la colaboración de una monitora que fue introduciendo al alumnado en el mundo de las cooperativas. En ese curso (2006-07), el centro contaba con 15 alumnos de entre seis y 12 años. La idea del ponerle ese nombre surgió porque cerca del centro existía un nogal que desapareció después del último gran incendio ocurrido en la isla.

Nuestra cooperativa comenzó vendiendo plantas medicinales que recolectaban, secaban, embolsaban y etiquetaban los propios alumnos. Para aprender bastante sobre dichas plantas, el centro contó con la colaboración de Dña. Marisa Alcalá Boces, una experta en el tema que durante los dos años que estuvo funcionando la cooperativa nos formó a todos sobre todo lo relacionado con ellas, desde la época más adecuada para la recogida, utensilios necesarios para hacerlo correctamente, clases de plantas y utilidades, … Los alumnos elaboraron distintas tarjetas con los nombres de cada una de las plantas, así como sus utilidades. De esta manera, cuando íbamos a venderlas, podían informar a los compradores sobre sus beneficios.

Además de las plantas medicinales, el primer año, y con ayuda de las madres de los alumnos, comenzamos elaborando diferentes productos realizados con punto de cruz (marcadores de libros, pequeños cuadros, llaveros,…). El segundo año, se elaboraron, aparte de las mencionadas anteriormente, bolsitas de aromas de diversos tamaños.

También se elaboraron marcadores de libros hechos con flores secas, que los alumnos recolectaban, secaban y luego colocaban en cartulinas y plastificaban después.

Se vendían también macetas con aloe vera sembrado, así como otras plantas frescas (perejil, cilantro, tomillo,…).

El segundo año de funcionamiento nos atrevimos a vender productos alimenticios elaborados por los alumnos con la ayuda de las madres (bizcochos, rosquetes, galletas…).

Los dos años se fueron a hacer las ventas la La Laguna. Para ello contábamos con la colaboración de las madres que, gustosas, preparaban el acontecimiento con sobrada ilusión, ayudando en todo momento a los niños en todo aquello que precisaban.

Lo más importante de la creación de estas cooperativas era que los alumnos eran los que se encargaban de toda la gestión de las mismas (inventarios, actas, compras, ventas, cuentas,…). De esta manera, aprendieron el funcionamiento de las pequeñas empresas, puesto que existían las figuras del Presidente, Secretario, Tesorero y vocales de la empresa. Se crearon además de los libros de actas e inventario, unas tarjetas personalizadas donde, aparte de la fotografía de cada uno, aparecía la función que desempeñaba en el momento de la venta.

La cooperativa estuvo en funcionamiento durante dos años y desapareció con el cierre de la unitaria. Fue una pena que esto sucediera porque los alumnos aprendían bastante a través de este proyecto que debería mantenerse en los centros. Además colaboró en el acercamiento de las familias al centro, puesto que la colaboración de las familias de los alumnos fue bastante destacable.

LILIA Mª PÉREZ GIL
MAYO 2010
CEIP FELICIANO HERNÁNDEZ GARCÍA
SANTIAGO DEL TEIDE

Deja tu comentario