eco escuela 2.0 | Acceder

Mi primera romería


“Aquel día era un día muy esperado por mí, y por toda mi familia. Por fin, había llegado el día de la ROMERÍA; era mi primera romería. Había oído hablar mucho en mi casa sobre ella, y hay que decir que a todos se les iluminaba el rostro con un brillo especial al tratar el tema. Yo no acababa de entender todo ese jolgorio”.

Autor: «Noelia Mª Rivas Rodríguez» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 29 Jun, 2011 en Experiencias (Revista II), Revista II | 0 comentarios

Mi primera romería‘ es un cuento destinado al tercer ciclo de Educación Primaria. Con él se pretende trabajar desde dos puntos de vista bien definidos; el primero es mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje desde la lectura comprensiva del cuento; y en segundo lugar, se pretende trabajar la cultura canaria con el dossier de los términos canarios que vayan apareciendo.

Hoy en día hay que resaltar que en nuestras aulas, al igual que en la sociedad, nos encontramos ante un alto índice multicultural, por ello la importancia de la cultura canaria ha de tomar un papel relevante en la educación de nuestros alumnos; eso sí, sin dejar de lado a las otras culturas las cuales también nos aportan gran riqueza cultural. Hemos de aprovechar cada una de ella para enriquecer el aprendizaje de los alumnos, pero a su vez, debemos intentar dar un “papel protagonista” a nuestra cultura de Canarias, donde nos encontramos. Como docentes nos vemos en la obligación de enseñar y valorar las diversas culturas, haciendo referencia a la diversidad cultural como algo favorable, facilitando la adaptación e integración de esos niños que vienen a nuestra tierra a enriquecerse de una nueva cultura.

Según todo lo expuesto anteriormente, opino que este cuento es una manera “lúdica” de enseñar y trabajar la cultura canaria con todos esos alumnos de otras nacionalidades. A través de la lectura del cuento estos niños se familiarizarán con las tradiciones canarias, adaptándose mejor a su nuevo entorno. De la misma manera, gracias a las actividades de comprensión lectora propuestas, los profesores podremos evaluar la adquisición de estos contenidos canarios en nuestros alumnos.

Por último, quisiera resaltar que este cuento no sólo sirve para trabajar en el área de Lengua y Literatura, sino que se podrá trabajar en otras áreas, como por ejemplo, en Educación Física mediante la práctica de juegos y deportes tradicionales canarios; o también en Educación artística, tanto en música como en plástica mediante la construcción, por ejemplo, de una carreta o un campo de lucha canario con material reciclado o ayudándose de los dibujos que adjunto. Así mismo, y haciendo mención al Día de Canarias, se puede trabajar en los días previos a esta festividad, así como en cualquier otro momento del curso escolar; no hay que olvidar que cualquier momento es bueno para fomentar el aprendizaje cultural de nuestra sociedad en nuestros alumnos.

“Aquel día era un día muy esperado por mí, y por toda mi familia. Por fin, había llegado el día de la ROMERÍA; era mi primera romería.

Había oído hablar mucho en mi casa sobre ella, y hay que decir que a todos se les iluminaba el rostro con un brillo especial al tratar el tema. Yo no acababa de entender todo ese jolgorio”.

Tambor

Tambor de La Gomera

Muchos días antes, ya mis abuelos y mis padres preparaban con gran entusiasmo todo lo necesario para la fiesta: el traje de mago2, la carreta3, el timple4, la bandurria5 y la guitarra6, y como no,  las chácaras7 y el tambor8 de La Gomera, isla a la que se le iba a rendir homenaje ese año. Todo se hacía con mucha ilusión.

Palmito

Palmito labrado

Tras los preparativos previos, el gran día se iba acercando cada día más y eso se hacía notar en el ambiente que rodeaba el pueblo. Las calles estaban listas para recibir a los vecinos y visitante: estaban engalanadas con telas artesanas, hechas con todo el cariño que ponían en su trabajo las abuelas del pueblo, las cuales también decoraban los balcones de la Calle Grande9. ¡Ah!, también habían pequeñas macetas colgando de los balcones, todas ellas con plantas características de la isla: tabaibas pequeñas10, bejeques11, aloe12… El poste de la farola se vestía con una rama de palmito13, alguno de ellos labrados para darle mayor hermosura al pueblo, si se podía.

Los vecinos del pueblo, por calles, iban preparando su carreta, todas ellas decoradas de diferentes maneras, cada cual más original y laboriosa. Recuerdo la carreta de mi calle; era un viejo camión rumbriento14 sin cabina sobre el cual había una plataforma con ruedas. En dicha plataforma colocaron los hombres un pequeño asadero, el cual decoraron en forma de horno de leña15; me recordaba al que tenía mi abuela en su huerta, con el que preparaba unas deliciosas galletas y unos bollos riquísimos, que aún hoy recuerdo su aroma. El exterior de la plataforma estaba forrado con traperas16 hechas por mi abuela María; y encima de ellas colocamos cartones decorados con semillas de judías, garbanzos…, con forma de instrumentos relacionados con la agricultura: azadas17, picos18, palas, una piedra19 para moler el millo20 y hacer gofio21, y otros tantos que ya ahora se me hacen difícil recordar. Finalmente, para  sustituir la cabina del camión pusimos dos vacas unidas por medio de un yugo22 para que tiraran de la plataforma.

El día ya había llegado. Casi no pude dormir, así que me levanté muy temprano, bueno, eso me pareció a mí, porque cuando llegué a la cocina ya mi madre, Nely, estaba preparando el baifo23 que le había regalado mi abuelo para la ocasión, y a la vez, pude percatarme de un aroma inconfundible: el del majao24 para el adobo del conejo. Yo tomé más rápido que nunca mi leche con gofio para poder ayudar, yo también quería participar en los preparativos y así aliviar el trabajo a mi madre; por eso, pelé los ajos y los fui metiendo en el almirez25.

Mi padre, en un rincón, amasaba el gofio en el zurrón26, a la vez que iba echando el agua fuera del bernegal27. Las papas arrugadas28 estaban a punto.

A lo lejos aparecía mi abuelo José. En una mano traía la bota de vino29 que había hecho en la última matanza30, y en la otra el fonil31. La abuela iba intentándole coger el paso; pude observar que traía un queso fresco de sus cabras, en ese día todo era ilusión por compartir lo poco que teníamos. Cuando llegó a casa la abuela se puso a hacer un frangollo32 en el lebrillo33, mientras que mi madre terminaba de adobar el conejo. Todo este trabajo era más fácil de hacer gracias al acompañamiento de la música canaria: isas, seguidillas, folías34…

Se aproximaba la hora de partir “pa’ la romería”, ¡todo estaba listo! Nos disponíamos a subir a la carreta, cuando de repente el abuelo gritó: ¡ah!, un momento, se me olvidan los espejuelos35! Yo, para no demorar mucho, sin perder tiempo fui corriendo a buscarlos.

Durante el camino yo llevaba el tambor de mi padre e iba tocando: tum, tum, tum, tum, tum… Mi hermana Nayra tocaba las chácaras tal y como mi abuelo José, el cual procedía de la isla a la que se le rendía homenaje, le había enseñado. Mi padre y mi abuelo afinaban el timple y la bandurria; mientras que mi abuela, la cual me cogía la mano con todo el cariño que se podía dar, tarareaba el “pie de romance” a golpe de tambor: “Vámonos todos contentos pa’ la romería del pueblo”. Era muy emotivo ver como cada familia salía de su casa para encontrarnos todos en torno a la carreta, cada una de ella con sus canciones e instrumentos, dando pie a una riqueza cultural única.

Traperas

Traperas

Llegamos a la plaza del pueblo: magos, magas subidas a las carretas tiradas por vacas y bueyes, los grupos folklóricos36, rondallas, parrandas y muchísima gente llegadas de todas partes de la isla se agrupaban alrededor del santo patrón. Cuando nuestra carreta llegó al final del trayecto, yo y otros niños del pueblo, todos vestidos con la ropa típica, nos dirigimos con varias cestas llenas de frutas y verduras a los pies del patrón, dándole así nuestra ofrenda.

Al terminar la romería todos juntos hicimos una gran comilona, y compartimos así muchos de los productos canarios: papas arrugadas, pescado salado, carne fiesta37, leche asada38… que habían preparado todas las familias con mucha ilusión.

Ya por la tarde, asistimos a una exhibición de deportes autóctonos canarios: el juego del palo39, arrastre de ganado40, el calabazo41, el salto del pastor42, etc; pero de todos, el más que me impresionó fue la “Lucha Canaria”43, deporte que practico desde ese momento.

Arrastre de ganado

Arrastre de ganado.

Fue un día inolvidable, fue mi primera pero no última romería. Desde entonces, y ahora yo con mis hijos, todos los años vamos a la Romería del pueblo”.

.- DOSSIER DE SIGNIFICADOS.

1.- Jolgorio: tenderete, fiesta.

2.- Traje de mago: vestimenta típica de Canarias.

3.- Carreta: vehículo que se preparaba para la romería, normalmente sin motor.

4.- Timple: instrumento musical de 5 ó 4 cuerdas parecido a una guitarra pero de menor tamaño típico del folclore canario.

5.- Bandurria: instrumento musical de 12 cuerdas.

6.- Guitarra: instrumento musical de 6 cuerdas.

7.- Chácaras: instrumento musical  de madera típico de La Gomera, parecidos a las castañuelas pero de mayor grosor y sonido más grave.

8.- Tambor: instrumento musical que consiste en un cilindro de madera en cuyos extremos se le pone un parche de piel de animal. Se toca con un palo.

9.- Calle Grande: calle principal del casco urbano de los barrios.

10.- Tabaiba: arbusto que puede alcanzar los 2 metros de alturas. Se encuentra en las zonas bajas de las islas.

11.- Bejeque: planta de tallo grueso y corto con hojas en formas de roseta.

12.- Aloe: planta de hoja perenne conocida en las islas por sur numerosas propiedades beneficiosas.

13.- Palmito labrado: rama procedente de una palmera a la cual se le da forma.

14.- Rumbriento: con ferruje, oxidado.

15.- Horno de leña: horno donde los abuelos amasaban sus dulces.

16.- Traperas: telas de colores hechas de trapos de telas viejos.

17.- Azada: herramienta usada en la agricultura para cavar tierra, consiste en un palo de madera unido a una pala metálica.

18.- Pico: herramienta de agricultura en forma de pico.

19.- Piedra molinera: instrumento que consiste en dos piedras circulares superpuestas entre las cual se pone el grano a moler, al dar vueltas se va moliendo.

20.- Millo: maíz.

21.- Gofio: alimento procedente de la molienda de granos: maíz, trigo…

22.- Yugo: instrumento de madera al cual se unen los dos animales. Se utilizaba para arar el campo.

23.- Baifo: cría de la cabra.

24.- Majao: majado.

25.- Almirez: mortero.

26.- Zurrón: bolsa hecha de piel de animal seca (casi siempre de baifo) donde se amasa el gofio.

27.- Bernegal: recipiente de barro cocido donde se almacenaba el agua para beber.

28.- Papas arrugadas: papas guisadas en agua a las que se le añade una pizca de sal una vez cocidas.

29.- Bota de vino: recipiente hecho de cuero de animal donde se transportaban pequeñas cantidades de vino.

30.- Matanza: acto en el que se mataba un animal: cabra o cerdo, por lo general. Era motivo de reunión para toda la familia.

31.- Fonil: embudo.

32.-Frangollo: postre típico canario que lleva, entre otros ingredientes: harina de millo, limón, huevo, miel, pasas, canela…

33.- Lebrillo: cuenco donde se amasa el gofio.

34.- Isas, folías, seguidillas: bailes tradicionales canarios.

35.- Espejuelos: gafas.

36.- Grupo folklórico: grupo de cantadores y tocadores de la música folklórica canaria.

37.- Carne de fiesta: carne de cochino en adobo, frita.

38.- Leche asada: postre a base de leche, azúcar, canela y piel de limón.

39.- Juego del palo: juego que consiste en luchar con palos contra un adversario.

40.- Arrastre de ganado: consiste en recorrer una cierta distancia en el menor tiempo posible, los animales (vacas, toros o bueyes) arrastran un peso durante el recorrido.

41.- Calabazo: juego que consistía en pasar la mayor cantidad de agua de un nivel del terreno a otros. Surge de la actividad agraria por la necesidad de salvar desniveles de las terrazas del terreno para poder regarlos.

42.- Salto del pastor: tarea que hacían los pastores para sortear los desniveles de grandes barrancos. Se ayudaban de una vara de madera con un pico de metal afilado en el cual se apoyaban para dar el salto.

43.- Lucha canaria: deporte tradicional canario que consiste en desequilibrar al contario haciéndole tocar el suelo con cualquier parte del cuerpo, excepto la planta de los pies. Se juega en un terrero de arena.

.- PROPUESTA DE COMPRENSIÓN LECTORA.

1.- ¿De qué trata el texto?

a) Un cuento sobre la romería de un pueblo canario.

b) Un cuento sobre música de España.

c) Una leyenda de guanches.

2.- ¿Cuáles de estos objetos sirven para decorar una carreta?

a) Telas de seda procedente de India.

b) Cartulinas de colores.

c) Material reciclado en forma de objetos de agricultura.

3.- ¿Qué instrumentos musicales nombra el texto?

a) Guitarra eléctrica, batería y triángulos.

b) Guitarra, timple, bandurria y chácaras.

c) Guitarra, timple, bandurria y castañuelas.

4.- ¿Qué juegos y deportes tradicionales canarios aparecen en el cuento?

a) Salto del pastor, lucha canaria, fútbol.

b) Salto del pastor, lucha canaria, calabazo.

c) Brilé, tenis y la comba.

5.- ¿Quiénes preparaban las carretas?

a) Sólo los hombres.

b) Sólo las mujeres.

c) Los hombre y mujeres del barrio, por calles.

6.- ¿Dónde amasaban el gofio?

a) En la bota.

b) En el lebrillo.

c) En un plato hondo.

7.- ¿Qué se le olvidaba al abuelo?

a) Las gafas.

b) El zurrón.

c) La bota de vino.

8.- ¿Con qué acto acababa la romería?

a) Con la llegada al final de la calle.

b) Cuando mandaba a parar la policía.

c) Con la llegada a la plaza y la ofrenda al santo.

9.- ¿Cómo se llaman?

10.- Ahora, pregúntale a tus abuelos, padres o vecinos sobre alguna tradición canaria y rellena una ficha con los siguientes datos: nombre, cuándo se hacía, quiénes participaban, dónde era…

11.- Valora entre un 0 y un 10 (siendo el 0 “muy poco”, y el 10 “mucho”)  la importancia que le das, ahora que ya saber un poco más, a la cultura canaria.

Deja tu comentario