«Trabajar el Currículo (El programa), desde las tareas competenciales. Prácticas. Una reforma necesaria. ¿Posible?»

vi_lider_alfonsocortes

Alfonso Cortés Alegre. Luesia 1956. Maestro de la Escuela Pública Rector Mamés Esperabé de Ejea (Zaragoza).

Tutor del Tercer Ciclo de Educación Primaria. Ex: Secretario, Jefe de Estudios, Asesor de Formación y Director de Centro de Profesores, Consejero del Consejo Escolar de Aragón, Plan Provincial de Formación del Profesorado en CCBB, Equipo COMBAS del MEC en Madrid, Ponente en seminarios de Equipos Directivos-Asesores- Inspectores, Concejal de Educación,…

DESCRIPCIÓN DE LA COMUNICACIÓN

Los programas de formación, los libros, las guías, las webs, los blogs, prezis, artículos, ensayos, conferencias, ponencias, muestras, encuentros, planes … en los que tanto he colaborado y coordinado sobre las competencias básicas son necesarios pero no suficientes para que la interesante filosofía de las COMPETENCIAS BÁSICAS (CCBB) traspase la “pudorosa” línea roja del aula. La necesaria y rigurosa fundamentación teórica no tiene la fuerza necesaria para “curar” la enfermiza dependencia de la mayoria del profesorado de los cómodos libros de texto.

Salvando honrosas, admiradas y valiosísimas excepciones innovadoras, que significan el aire fresco que necesito para seguir “haciendo cosas”… comprendo y denuncio esta realidad profesional: la mayoría del profesorado (51%) cree que hace su trabajo dignamente y bien. No se “siente la necesidad”de aprender ningún cambio… y, aprende por necesidad o por obligación. El “cambio” es posible que no se sienta ni necesario no conveniente.

Las administraciones educativas tampoco parecen excesivamente preocupadas ni ocupadas por el tema dada la dificultad y desconocidas consecuencias que pudieran acarrearse de intentar ponerle el cascabel al gato. Lamentablemente, en la docencia, casi todo vale, casi nadie dice en las escuelas lo que está bien y lo que se puede mejorar… y además, cobrando todos lo mismo…

Seamos realistas: si la escuela cambia tan poco, por algo será y “algún culpable habrá”. Esto del cambio es muy serio y no podemos meternos en esa guerra usando aviones de papel.

Las mejoras, que las hay y muy importantes, quedan en el ámbito de los complicados y complejos liderazgos pedagógicos de algunos equipos directivos y del voluntarismo.

Así, el progreso general y mejora de la escuela del siglo XXI es demasiado lento y desesperante.

Con 33 años de experiencia y tras 15 años dedicado a la red de formación del profesorado de Aragón, vuelvo al aula. A veces, me siento observado por mis compañeros. En didáctica y metodología me cuesta poco adaptarme al colegio: las cosas han cambiado poco. No puedo seguir haciendo lo mismo que hace 15 años.

Intento reaprender el hermoso oficio artesanal de “ser maestro” conviviendo con los “preceptivos” libros de texto, con los ordenadores y las PDI pero diseñando y planificando, al acabar cada tema, alguna actividad práctica que nos sirva en la clase para aplicar los contenidos/conocimientos explicados los días anteriores. Alguna actividad que nos sirva para comprender y hacer. Esa actividad práctica tiene preferencia temporal horaria aunque queden partes del libro de texto “sin dar”.

Así, van surgiendo como rosarios, las tareas competencias prácticas para integrar en el aula las competencias básicas. Los libros de texto siguen ahí , faltaría más, pero poco a poco las situaciones-problema, los proyectos, las actividades prácticas… le van ganando terreno y los chavales y yo, creo que aprendemos más y mejor, sin renunciar nunca ni al esfuerzo ni a la calidad de las propuestas y siempre dentro del currículum oficial.

Mi ilusión, después de tanto predicar las CCBB, y por vergüenza torera, es ir trabajando lo fundamental del currículo desde las tareas competenciales prácticas, sin ruptura, desde la complementariedad con los libros de texto. Quiero crecer profesionalmente “haciendo cosas en la escuela desde la mirada de las CCBB, como una buena oportunidad de mejora en mis propias competencias profesionales como maestro de escuela.

Haciendo tareas”, TRABAJO los contenidos curriculares y los diversos procesos cognitivos/ mentales recogidos en los criterios de evaluación y procurando hacerlas en/con el contexto más realista, práctico y útil posible.

La tarea ha de trabajar y referirse directamente a uno o a varios criterios de evaluación y de la misma o de distintas áreas. Los criterios de evalución nos indican los aprendizajes imprescindibles esperados del alumnado para defenderse en la vida y para seguir aprendiendo. Si el criterio es complejo lo desmenuzo en indicadores más sencillos para planificar y evaluar, que son las dos caras de la misma moneda, igual que lo son enseñar y aprender.

Para vadear un río, hay que mojarse los pantalones. En este primer curso ya he “empezado a hacer”: el programa de radio, el telediario al mundo mundial, las cartas con una escuela catalana, el periódico escolar, la obra de teatro, la organización de la excursión, el plano del metro de Madrid, los carteles de cine, el blog, los folletos turísticos, la reclamación, los anuncios, el hombre del tiempo, los problemas de la vida real, la noticia semanal, las palabras clave, las ideas fuerza, los párrafos y resúmenes, mapas conceptuales… y surgirán más.

Ejemplos de tareas para las que habrá que hacer actividades mentales y ejercicios mecánicos: “Hacer la guía turística de mi localidad para mandársela a todas las escuelas de mi comarca”, “Hacer la revista del colegio para leerla en familia”, “Escribir en el blog del colegio para que lo lean los centros con los que estamos hermanados”, “Representar una obra de teatro para los de la clase de al lado”, “Organizar la excursión de fin de curso para convivir, pasarlo bien y conocer el Pirineo”, “Escribir un libro colectivo para dejarlo en la biblioteca del colegio”, “ Preparar una vista guiada al centro para el día de puertas abiertas a a los padres”, “Hacer un programa de radio para emitirlo en la emisora local”, “Construir un abrecartas”, “Hacernos un disfraz para participar en un desfile”, “Escribir una carta a un periódico para opinar sobre el calendario escolar”, “Hacer un trabajo sobre nuestro barrio/pueblo para… “, “Diseñar el calendario escolar”, “Hacer un mural con las normas de convivencia para ponerlo en la clase”, “ Redactar una biografía para publicarla en la revista del colegio”, “Aprender el reglamento básico del fútbol para arbitrar en las jornadas deportivas”, “Recopilar juegos antiguos para practicarlos en el recreo”, “Hacer el logotipo de la clase para hacernos unos llaveros”, “Escribir el diario personal para recordar a mis amigos y profe”, “Elaborar un menú semanal para cocinarlo en casa”, “Planificar el viaje fin de curso”, “Visitar una exposición para…”, “Buscar en internet para…”, “ Entrevistar a una persona para resolver dudas previas””, “Hacer una encuesta sobre el horario del colegio o la calidad del comedor”, “Hacer una presentación para…”, “Hacer un trabajo para…” , “Preparar una campaña publicitaria para fomentar la participación en las elecciones al Consejo Escolar del centro”, “Elaborar un folleto informativo para…”, “Emitir informe con predicción semanal del tiempo para ponerlo en la puerta de la clase”, «el diario»… y muchos de los proyectos y propuestas de trabajo que hacemos diariamente en clase los profesores.

No olvido la evaluación, que como preceptivamnete hay que hacerla cuantitativa en el expediente escolar, estoy usando una sencilla hoja excell. Es una herramienta útil para evaluar las tareas realizadas, es decir, las competencias básicas, desde una evaluación continua, flexible y variada de los criterios de evaluación oficiales.

Es la senda para aprender a trabajar y evaluar las CCBB. Es la forma elegida para pasar de la orilla real de hoy al deseo de mejora de mañana. No es fácil, es un reto: una dura dieta.

¿Los compañeros? Saben que mi puerta siempre estará abierta para compartir y aprender juntos. Son libres.

Cuando participo en algunos claustros como ponente generador de ideas para desarrollar en su Proyecto de formación “de” centro me gusta señalar este itinerario formativo de cuatro pasos:

(1) Hay que concretar desde cada criterio de evaluación el indicador de SUFICIENCIA el aprendizaje imprescindible. Eso resuelve la dichosa y manoseada coordinación vertical y horizontal. Hablamos de CONSTRUIR documento coordinador del centro que incluye los contenidos mínimos secuenciados de cada área y sirve: Coordinación entre las tres etapas-Base de una posible prueba de madurez final-Base de la evaluación inicial-Referente en la coordinación vertical de la Etapa y Ciclo-Referente en la coordinación horizontal de nivel-Pruebas extraordinarias y recuperaciones-Referente de las programaciones de aula.

(2).- Hay que diseñar un banco de tareas/actividades/faenas preceptivas para todo el centro. Contexto + proceso mental + contenidos.

(3).- Hay que integrar las tareas en las programaciones anuales, en las unidades didácticas o en las lecciones de los libros.

(3).-Hay que considerar a cada criterio de evaluación como el objetivos práctico de trabajo en la programación anual y en el aula.

(4).- Hay que evaluar y examinar objetivamente desde los criterios de evaluación oficiales de las áreas: proceso mental + contenido. Hoja excell disponible en wix.

(4).-Práctica para ya: Aplicarlo en el próximo examen. (Referenciar las preguntas a criterios de evaluación + 5 primeras preguntas del suficiente, pero de todos los temas dados desde septiembre. La “base”.) (Prueba del algodón. Cambio seguro.) . EMPEZAR.

Para saber más y obtener los instrumentos, fichas y tablas de Primaria: http://www.wix.com/acortesalegre/direccioncpr

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *