eco escuela 2.0 | Acceder

Propuesta para la organización de un centro escolar de la forma más adecuada para atender alumnado con TDAH


El TDAH es uno de los trastornos más sensibles a la acción educativa del entorno, (principalmente familia y escuela). Por ello, una detección temprana (desde la familia o la escuela), un diagnóstico correcto y un buen manejo psicopedagógico, médico y familiar del TDAH favorecerán el buen pronóstico del alumnado afectado.

Autor: «Iván González Carro. Maestro y psicopedagogo. Colegio Costa Adeje» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 3 Jun, 2011 en Experiencias (revista 17)

Propuesta para la organización de un centro escolar de la forma más adecuada para atender alumnado con TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) es un trastorno de origen neurobiológico que afecta aproximadamente al 5% de la población en edad escolar. Se caracteriza por los síntomas de desatención (incapacidad de resistirse a estímulos irrelevantes, lo que dificulta su concentración durante mucho tiempo y, por tanto el mantenimiento del «trabajo consistente» en una tarea, por un periodo de tiempo más o menos largo), hiperactividad (alto nivel de actividad motora) e impulsividad (dificultad de autocontrol en sus emociones, pensamientos y conductas), que se presentan con mayor intensidad y frecuencia de lo esperado para su edad y nivel de desarrollo, de tal forma que interfieren de manera negativa en su aprendizaje y/o comportamiento. Estos síntomas pueden manifestarse conjuntamente o bien predominar solamente uno de ellos. El TDAH no siempre cursa con hiperactividad. Una de las dificultades del TDAH es que, con una elevada frecuencia, se presenta acompañado de uno o más trastornos.

El TDAH es uno de los trastornos más sensibles a la acción educativa del entorno, (principalmente familia y escuela). Por ello, una detección temprana (desde la familia o la escuela), un diagnóstico correcto y un buen manejo psicopedagógico, médico y familiar del TDAH favorecerán el buen pronóstico del alumnado afectado.

  • Organización

    La organización se va a llevar a cabo en 2 ámbitos:

    • El centro escolar
    • El aula
    • El centro escolar

      Cuando hablamos de centro escolar nos referimos al colegio como institución que abarca a diferentes miembros de la comunidad educativa. En este caso los objetivos se dirigen más bien a la formación del personal que se encuentra habitualmente en este centro, pues en cuanto a cuestiones físicas del centro educativo, éstas no suelen ser un problema para el alumnado con TDAH.

      Las actuaciones que se podrán realizar son las siguientes:

      • Relacionadas con la formación del personal docente y no docente:

      La formación del personal docente y no docente de este centro escolar podrá ser impartida por la organización ATIMANA-DAH. ATIMANA es una asociación privada, sin ánimo de lucro, legalmente constituida e inscrita en el Registro de Asociaciones del Gobierno de Canarias. Está integrada por madres y padres de niños y niñas afectados por el TDAH y tiene como objetivos mejorar la calidad de vida de las personas con TDAH y de quienes les rodean. Para ello desarrollan acciones informativas, formativas y de apoyo a las familias con miembros con este trastorno. Colaboran con profesionales y administraciones interesados en este trastorno. Especialmente les preocupa la implicación seria y responsable de los padres, de los profesionales de la salud, de los maestros, profesores y escuelas. La asociación surge ante la inquietud de algunos padres y profesionales, que ven la necesidad de unir y concienciar a las familias de niños y niñas con este trastorno, dotarlas de recursos para hacer frente a las dificultades que generan y de mecanismos de intervención que ayuden a superar sus dificultades de adaptación. Esta asociación dispone de un amplio programa de formación para centros escolares y tienen los medios y recursos necesarios para la adecuada integración de los alumnados con TDAH en los centros escolares. Algunos de los cursos de formación que se podrán impartir son los siguientes:

      • Organización del centro escolar para la integración del alumnado con TDAH.
      • Métodos de enseñanza adaptados al TDAH.
      • Recursos y materiales adaptados al alumnado con TDAH.
      • TDAH: clasificaciones, tipos y causas, desarrollo evolutivo del niño,…

         

        • Relacionadas con la coordinación de los miembros de la comunidad educativa:

      Coordinación entre profesores

      Se recomienda la coordinación entre todos los profesores del alumnado, con el objeto de que se implementen las mismas técnicas de control de conductas, en caso de ser necesarias, además de facilitar la posibilidad de realizar y mantener de forma coherente y sistemática los apoyos metodológicos necesarios que facilitarán la mayor generalización de estos aprendizajes y, por tanto, aumentará la eficacia educativa. Cuando el alumnado afectado cambie de curso o de ciclo, se recomienda informar al nuevo profesor de sus dificultades y los apoyos que requiere. Con frecuencia, los padres se enfrentan a la situación de tener que volver a explicar las dificultades de su hijo cada nuevo curso, o cada vez que cambia de profesor, con el consiguiente retraso a la hora de efectuar los apoyos necesarios.

      Coordinación y comunicación entre centro, orientador psicopedagógico, profesores, familia y/o profesionales externos

      Es conveniente efectuar un sistema de comunicación fluido y eficaz entre el centro educativo, sus docentes, la familia, el orientador y/o el profesional externo. Las dificultades de organización y planificación del alumnado con TDAH provocan frecuentemente que las comunicaciones del centro y la información de la agenda no lleguen al propio alumnado y a la familia. La comunicación es muy importante, sin ella es muy difícil que se mantenga de forma consistente la supervisión del trabajo en casa o por parte de los profesionales externos que puedan dar apoyo al alumnado, de acuerdo a las expectativas del centro educativo, con el objeto de mejorar el rendimiento académico. Es recomendable encontrar la forma de asegurarse que la información ha llegado a su destino, a través del sistema que sea (agenda ordinaria u otros).


       

      • El aula

         

      • Ante problemas de conducta y actitudes disruptivas

      Aplicar técnicas de modificación de conducta para aumentar las conductas deseadas y reducir las no deseadas: refuerzo positivo, extinción, coste de respuesta (pérdida de privilegios), tiempo-fuera.

      El castigo no es lo más recomendable, pues es una técnica que sólo enseña al alumnado lo que NO debe hacer, no lo que SÍ debe hacer. No le permite enfrentarse y rectificar las consecuencias de sus errores, mientras que puede generar conductas de evitación, huida, rabia, mentiras, frustración, negación y deseos de venganza.

      Es más conveniente el refuerzo positivo de pequeñas conductas adecuadas, así enseñamos al niño el camino a seguir y a aprender la conducta adecuada.

      Se recomienda, como clave de una buena disciplina, reconocer, reforzar y recompensar la buena conducta. Cuando el alumnado se porte bien hay que decírselo, preferentemente en el momento que lo está haciendo.

      Es muy positivo sustituir el verbo «ser» por el verbo «estar»; de esa forma no atacamos su autoestima y le mostramos la conducta correcta (ej. «eres un desordenado», es mejor decir «tu pupitre está desordenado»).

      Es conveniente recordar que el adulto/profesor es su modelo. Es quien puede enseñarle la opción correcta generando alternativas positivas a sus comportamientos erróneos.

       

      • Proporcionar a los alumnados con TDAH un ambiente estructurado y predecible

      Procurar informar siempre de las reglas y/o normas de la clase: es conveniente que estén siempre a la vista del alumnado.

      Reservar un espacio en la pizarra, en un lugar visible, para anotar fechas de controles, entrega de trabajos y tareas diarias que deben anotarse en la agenda. Dejar tiempo para que copien lo que se ha anotado. Esta información debería estar siempre accesible al alumnado.

      Se recomienda tener el horario semanal en algún lugar visible del aula.

      Procurar anticiparse a las novedades. Es muy positivo llamar la atención sobre los cambios de horario y sobre cualquier variación de la rutina.

      Enseñar al alumnado a planificar desde cosas tan simples como preparar todo el material antes de empezar una tarea, hasta aspectos más complejos como la resolución de problemas (los pasos que ha de seguir).

      Es conveniente dar un tiempo para ordenar el pupitre a diario: hay que decirle «cómo se hace», «cómo lo debe ordenar» (especialmente los primeros cursos). Sólo con supervisión aprenderá, castigarlo no mejorará su desorganización.

      Es importante el uso y control de la agenda por parte del profesor, revisando a diario que se ha apuntado todo y que se lleva el material necesario para el estudio y realizar las tareas.

       


      • Ambiente adecuado para el aprendizaje

      El lugar donde sentarlos: es mejor que sea espacioso, con luz suficiente, lejos de puertas y ventanas, evitando distracciones. No es conveniente separarlo de manera destacada o aislarlo.

      Ubicar al alumnado con TDAH cerca del profesor para facilitar el permanente contacto visual y la supervisión de las tareas, así como el control de los distractores. De esta manera podrá ayudarle a reconducir la atención con alguna señal no verbal cuando se distrae.

      Cuidar los agrupamientos: evitar las mesas en cuadrado, es mejor organizarlas en herradura o en parejas.

      Sentarlo junto a un compañero tranquilo que pueda servir de modelo positivo.

      • Secuenciar las tareas.

      Es recomendable dividir las tareas en etapas breves. Determinar el tiempo de trabajo/atención y ajustar su trabajo a ese tiempo, que poco a poco deberá aumentarse, a medida que el niño progrese.

      Disminuir la duración de la tarea, organizando su ejecución por etapas, e incluso valorar la posibilidad de que puedan ser completadas en diferentes horarios.

      Asignar menos cantidad de ejercicios, es mejor que realice menos cantidad y bien hechos, que mucho y mal.

      Hacerles preguntas frecuentes y secuenciadas con marcadores temporales. Ej.: ¿Por dónde empezamos? ¿Y después de esto, qué viene?, etc.

      • Exámenes y evaluaciones:

      No realizar más de un examen de evaluación al día, principalmente si son globales.

      Respetar el tiempo que el alumnado necesita para responder. A veces tardan más; darle el tiempo necesario para terminar el examen.

      Evaluar en las primeras horas del día.

      Permitir un tiempo para pensar y preguntar dudas.

      Combinar evaluaciones orales y escritas, si es necesario.

      Destacar en el enunciado las palabras clave.

      Trabajar, antes de la prueba, con muestras de formato de examen.

      Verificar que el alumnado entiende las preguntas.

      Recordar al alumnado que revise el examen antes de entregarlo. Algunos trabajan muy despacio y otros se precipitan y anticipan mal las respuestas.

      • Puesta en marcha de la nueva organización

      Esta reorganización se irá implantando progresivamente durante un curso escolar. Habría que comenzar con los cursos de formación y posteriormente con la reorganización del centro escolar, los materiales y recursos, etc. Los encargados de asegurar su puesta en marcha serán el equipo directivo, en concreto, el director del centro, y el Equipo de Orientación y Evaluación Psicopedagógica que aconsejará en todo momento las actividades a realizar y las dudas que puedan surgir.

      • Evaluación y corrección del plan

      Esta nueva organización se evaluará trimestralmente durante el final de cada trimestre (diciembre, marzo y junio). Durante cada evaluación se llevarán las correcciones que se crean oportunas y que se decidan con los miembros de la comunidad educativa.

      Al finalizar el curso escolar, se realizará una memoria por parte del equipo directivo donde se recojan todas las novedades surgidas durante ese curso escolar en relación a la integración del alumnado con TDAH y se proponga las actuaciones que se llevarán a cabo durante el curso siguiente.

      • Bibliografía

      RUSSEL A, Barkley. El manejo del TDAH en el aula: estrategias para el éxito.