eco escuela 2.0 | Acceder

Jornada de Valores: “coraje para vivir, coraje para educar”


Sólo puede aprenderse a nadar lanzándose al agua, sólo puede alguien iniciarse en la degustación de los buenos vinos practicando la degustación. La adquisición de los valores sigue las mismas reglas: sólo es posible adquirirlos y desarrollarlos desde su práctica, desde la reflexión interior, desde el diálogo con otras personas para compartir las propias experiencias. Esto es lo que hemos vivido en el curso “Coraje para vivir, coraje para educar”.

Autor: «Pedro Mª Uruñuela Nájera, Carmen Rosa Alfonso Viera» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 7 Jun, 2011 en Eventos (revista 17)

Jornada de Valores: “coraje para vivir, coraje para educar”

Sin duda, educar es mucho más que instruir y de ello estábamos convencidos todos los asistentes. Además de trabajar distintos conceptos o procedimientos, la educación implica desarrollar valores en los niños y niñas, ayudarles a descubrir las guías claves para su vida, las que les van a llevar a una vida feliz más allá del éxito individual o la carrera profesional. Cómo conseguirlo fue el objeto del curso del pasado mayo.

No se trataba de recibir unas lecciones, de escuchar sabias disertaciones sobre la importancia de los valores o la variedad de los mismos. Por el contrario, fieles al planteamiento inicial, se trataba de ver nuestra propia experiencia, de bucear en nuestras vivencias y descubrir qué valores han sido y son fundamentales en nuestra vida personal y profesional. De ahí la primera pregunta acerca de los momentos de coraje que nos ha tocado vivir, aquellos momentos valiosos en los que hemos sido capaces de reconstruir nuestro mundo interior y, a la vez, de tender puentes entre el mundo que nos rodea y nuestro propio entender.

Las aportaciones de todos los asistentes fueron muy ricas y numerosas. Recogidas en los carteles preparados para ello, su resumen resulta imposible: “sacar siempre la parte positiva de las situaciones conflictivas”, “apostar por mí mismo”, “el momento que decidí hacer algo que me apasionaba y que no había querido hacer por miedo”, “soltar amarras para recibir cosas nuevas”, “romper programaciones”, y otras muchas más, tan interesantes y ricas como las recogidas. Albergamos momentos de coraje, que nos posibilitan y hacen competentes para poder crear un futuro mejor para otras personas.

Como pudimos comprobar tras esta larga conversación, el coraje alimenta nuestro entusiasmo y pasión, es una fuerza permanente que nos mueve, una disposición permanente para la acción. No se trata tanto de hacer cosas extraordinarias o espectaculares cuanto de trabajar día a día, haciendo posible lo imposible. De ahí que, tras haber tomado contacto con estas experiencias propias valiosas, fuera posible plantearse los desafíos y oportunidades, tanto a nivel personal como profesional y social, desafíos de vida.
Nuevamente las aportaciones fueron numerosas y enriquecedoras. “Conseguir serenidad en las aulas”, “no juzgar a las personas”, “compartir sin recibir”, “no tener miedo al silencio”, “aprovechar la diversidad que hay en el otro”, “cambiar la mentalidad, aceptar las diferencias”, “transmitir sin imponer”, “tomar conciencia de la necesidad de formación interior y en valores”, “romper los esquemas, sorprender, innovar, partir de la motivación del alumnado e identificarnos con ellos en sus deseos”, son sólo ejemplos de las ricas aportaciones de los grupos. A partir de aquí, resultó fácil la concreción y conclusión del curso, creado un plan personal a partir de la elección de un desafío, de la suma de oportunidades y de la aplicación del valor que a cada uno le hubiera correspondido aleatoriamente.

Para finalizar, destacar la importancia del diálogo como metodología imprescindible para la educación en valores. Poner en común nuestras experiencias, desafíos y oportunidades; escuchar a otras personas, sus preocupaciones, intereses y riqueza personal; sumar y multiplicar, en lugar de criticar, oponer o desechar. En definitiva, vivir una experiencia personal y colectiva que refuerza nuestro coraje, nuestro valor y pasión por educar. Una experiencia que merece la pena repetir.

Pedro Mª Uruñuela Nájera

 

 

VALORES. UNA BUENA INVERSIÓN.

A menudo me pregunto cómo es posible que, siendo nuestra época una época tan avanzada, donde la tecnología está prácticamente al alcance de todos y donde podemos comunicarnos sin dificultad con personas que viven en el otro extremo del planeta, sin embargo sea la época de mayor incomunicación humana. Es éste un pensamiento derrotista, que me asalta a veces. Menos mal que, aunque hoy en día pareciera que los valores (tan viejos como el propio mundo y tan necesarios para vivir en paz y armonía) estén olvidados o simplemente pasados de moda, tienen, en realidad, cada vez más y más seguidores. Al menos, esa fue la impresión que yo tuve al asistir a las últimas jornadas de “Valores para Vivir” que tuvieron lugar el mes de mayo pasado en el CEP de Santa Cruz de Tenerife, lo que demuestra que, aunque aparentemente, nuestra sociedad sea una sociedad consumista y poco interesada en el ser humano como tal, somos muchos los que apostamos por una educación basada en valores, una educación basada en formar seres humanos capaces de vivir plenamente desde la libertad y el respeto.

Puede ser que aún siga teniendo peso la expresión que dice que hace más ruido un árbol al caer que el bosque creciendo, sin embargo creo que, las jornadas estuvieron cargadas de positivismo, valentía y buen hacer, en mi opinión fueron un buen ejemplo de que ese bosque está creciendo lento pero seguro y que, llegará el día que se haga notar mucho más que un solo árbol cuando cae.

Muchas gracias a todos los que hicieron posible este encuentro. Sigamos haciendo camino para que cada vez seamos más los que creemos que sí que es posible vivir y educar desde los valores, que sí que es posible sacar afuera todo el coraje del mundo, no para dejar un planeta mejor para nuestros hijos, sino mejores hijos para nuestro planeta.

Carmen Rosa Alfonso Viera.

 

 

JORNADAS DE VALORES: CORAJE PARA VIVIR, CORAJE PARA EDUCAR

“Es necesario pasar de la cultura de las quejas a la cultura de la transformación”
Pablo Freire

El pasado 6 y 7 de mayo de 2011, se celebraron en el Centro del Profesorado de Santa Cruz de Tenerife, las Jornadas de Valores: “Coraje para vivir, coraje para educar”.P ero empecemos por el principio…

UN POCO DE HISTORIA:

El Programa “Valores para vivir” es una asociación de educadores de todo el mundo sin ánimo de lucro. Tiene el soporte de la UNESCO y está promovido por una gran variedad de organizaciones, instituciones y personas. VPV ( www.livingvalues.net) forma parte de un movimiento global por la cultura de la paz en el marco de la “Década por la cultura de paz y la no violencia para los niños y niñas del mundo” de Naciones Unidas.

Desde hace varios años, un grupo de profesores y profesoras de Educación Infantil, Primaria y Secundaria de diferentes centros de la isla de Tenerife, hemos constituido un Seminario de Formación en “Educación en valores” con el programa “Valores para Vivir”.
A través de reuniones periódicas, compartimos experiencias para crear nuevas estrategias en el trabajo diario, reflexionamos sobre nuestra práctica, así como, desarrollamos los recursos y habilidades que poseemos como docentes y que nos capacitan a afrontar y ofrecer respuestas constructivas a los retos y situaciones, en nuestra tarea educativa.

Creemos que es de suma importancia la incorporación de las familias a este trabajo, que les permita la participación activa en el proceso educativo de sus hijos e hijas y en la vida de los centros escolares.

Por lo que, solicitamos al CEP la posibilidad de realizar estas Jornadas de profundización y ampliación del trabajo realizado en el Seminario y dar la oportunidad a otros colectivos a vivir la experiencia de los valores.

El objetivo de las Jornadas fue ofrecer a las familias, al profesorado y a los estudiantes universitarios, estrategias y recursos que permitan responder a las necesidades personales y educativas en estos tiempos.

DESARROLLO DE LAS JORNADAS

Las jornadas fueron inauguradas por la directora del CEP, Carmen Teresa Santiago Hernández. Contamos con la participación de dos expertos en Educación en Valores, que nos enriquecieron con sus valiosas aportaciones. Los ponentes fueron Pilar Quera Colomina y Pedro Mª Uruñuela Nájera.

Pilar, es maestra, formadora, asesora en el campo de la educación y del desarrollo personal. Fundadora de la Asociación Educativa Valores para Vivir. Directora de los libros Micro-Macro Referencias, sobre filosofía de la Educación.

Pedro, es licenciado en Filosofía y Letras, Catedrático de Bachillerato. Inspector de Educación. Educador especializado en la Convivencia Escolar y Educación para la Ciudadanía. Miembro de la Asociación Convive.

Viernes 6 de mayo


Sesenta participantes, iniciamos el proceso de identificar los valores de una forma práctica, despertando nuestras capacidades creativas para responder a las situaciones y demandas e integrarlas en el día a día. A través de una dinámica de grupo, emergieron nuestros valores, creándose un clima de empatía y unidad.

Finalizó esta sesión con la actuación de un trío de cuerda, compuesto por tres profesoras que participaron desinteresadamente, despertando bellos sentimientos y creando un momento inolvidable.

Sábado 7 de mayo

Se comenzó con una visualización, la cual desarrolla en nosotros la intuición, la creatividad, la imaginación y la concentración. Ésta nos recarga de energía, tanto a nosotros como al grupo, generando bienestar y armonía.

A continuación se inició el proceso de “World Café”.www.theworldcafe.com. Se elaboraron paneles por grupos, con “momentos de coraje” y “retos y oportunidades”.

Algunos “momentos de coraje”:

– Sacar siempre la parte positiva de las situaciones conflictivas.
– Al final, todos buscamos lo mismo. Lo que nos diferencia es el cómo.
– Soltar amarras para recibir cosas nuevas.
– Romper con una vida que no te satisface.
– Transformar agresividad en respeto.

Del trabajo realizado, todos escogimos un desafío individual, le sumamos las oportunidades y el valor que nos había tocado y creamos un plan personal y así, un poderoso sueño común. Esta es la belleza del ser humano, que las personas somos capaces de realizar auténticas maravillas cuando tenemos una meta.

Se realizaron actividades divertidas, dramatizaciones y danzas.

Finalizaron estas Jornadas con la valoración individual, expresada verbalmente con una palabra clave, que resumía todo lo que nos llevamos cada uno, creándose una atmósfera de entusiasmo, coraje, amor, cooperación y el deseo de que haya una continuidad.

 

 

NUESTRA VALORACIÓN

En primer lugar, felicitar las gestiones realizadas por parte del CEP para que fueran posibles estas Jornadas en fin de semana y para que pudieran participar conjuntamente profesorado, familias y alumnado universitario, creándose un espacio común para dialogar, reflexionar y compartir experiencias desde distintas perspectivas, visiones y ámbitos, enriqueciéndonos mutuamente.

Agradecer a los ponentes, Pilar y Pedro, su entrega, profesionalidad, buen hacer y la capacidad de sacar lo mejor de nosotros y hacernos vibrar con los valores. Gracias desde el corazón.

Las Jornadas fueron todo un éxito de participación, manteniéndose el número de asistentes en todas las sesiones, lo que demuestra el gran interés por formarnos y por mejorar nuestra práctica a través de los valores.

Para los componentes del Seminario de Formación ha supuesto hacer realidad el deseo de que se pudieran celebrar en Tenerife. Ha sido una ocasión única para profundizar en el valor del coraje, lanzar retos y buscar nuevas oportunidades con participantes implicados en la educación desde diferentes ámbitos.

El tema de las Jornadas nos pareció muy interesante y sobre todo necesario en estos momentos actuales, donde cada vez hemos de estar más atentos para no caer en la queja y en el desencanto. Por ello pensamos, que era el valor necesario para reconstruir la relación con nuestro mundo interior y crear puentes con lo que nos rodea, fortaleciendo así esa energía que nos mueve y mueve a los demás a la acción.

La formación recibida, se caracterizó por tener una metodología práctica y vivencial, fuera de lo común. Ha supuesto sacar lo mejor de nosotros mismos, emergiendo nuestro coraje, planteándonos nuevos desafíos, creando nuevas oportunidades, desarrollando los valores en nosotros y así, fomentarlos y vivirlos en todos los ámbitos de nuestra vida, lo que mejora el clima de convivencia en nuestras familias, en nuestras aulas y en los centros educativos.

Todos salimos fortalecidos para afrontar con coraje nuestras vidas y avanzar construyendo un mundo mejor.

Julia C. Alonso Benítez
Lourdes Hernández Pérez
Coordinadoras del Seminario Intercentros “Convivir con valores”
CEIP 25 de julio