eco escuela 2.0 | Acceder

Potenciación de la Inteligencia Emocional en el aula de inglés


«La dramatización es un recurso muy motivador que permite contextualizar y afianzar las competencias adquiridas, desarrollando la inteligencia emocional del alumnado en esta área.»

Autor: «Cristina Mirella Sendra Guillén. CEIP San Fernando» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 7 Jun, 2011 en Artículos (revista 17)

MARCO TEÓRICO

Gracias a los estudios prácticos y teóricos de la Psicología y la Pedagogía sobre el desarrollo del niño, se ha superado la visión por la que se entendía la dimensión más importante en la educación del mismo era el desarrollo intelectual. En la actualidad, percibimos a la persona como un todo, en el que mente, cuerpo y espíritu interactúan entre sí y éstos con el ambiente (contexto social y cultural del individuo). La educación integral del sujeto debe atender todos estos aspectos.

Diversos autores como Gardner al estudiar las inteligencias múltiples o los diversos estudios sobre la inteligencia emocional, nos han permitido formar una visión más compleja del niño. Si embargo, son escasos los momentos en los que se atiende a la inteligencia emocional de forma explícita en la escuela. En este contexto, la dramatización se convierte en un medio idóneo para atender en el aula la inteligencia emocional. Se trata de una herramienta globalizadora dado que trabaja con las dimensiones afectivas, cognitivas y corporal del alumno. Al mismo tiempo, favorece el desarrollo de las capacidades perceptivas y expresivas del individuo para que estimule la expresión de sí mismo en relación con los demás y con el mundo (desarrollo social). Por lo tanto, supone una búsqueda de la mejora de la comunicación y la potenciación de la creatividad.

Los cuentos (tales) y las historias (stories) son unas excelentes herramientas para ser  dramatizadas dado que los alumnos presentan una alta motivación hacia dichos recursos. Al mismo tiempo, permite la contextualización de la enseñanza de un idioma extranjero con el objetivo de propiciar situaciones comunicativas lúdicas y gratificantes. Dependiendo del nivel se podrán trabajar tanto destrezas orales como escritas en un contexto familiar y significativo en el que tiene cabida los alumnos de Necesidades Educativas Especiales. Además, se promueve el aprendizaje significativo ya que muchos cuentos tradicionales anglosajones también lo son en la lengua materna por lo que los conocimientos previos que poseen los alumnos sobre dichas historias son coincidentes.

 

 

DESARROLLO DE LA EXPERIENCIA

En el CEIP San Fernando, con motivo de la Celebración del Día del Libro en el Centro, los alumnos de 2º y 3º ciclo representaron cuatros pequeñas historias utilizando la lengua inglesa como vehículo de comunicación.

El principal objetivo de dicha experiencia es que el alumno sea capaz de expresar en la lengua inglesa sus conocimientos y actitudes. Al mismo tiempo, se trabajan una gran variedad de objetivos:

–       Expresar las emociones y habilidades lingüísticas y no lingüísticas en diversas situaciones cercanas a sus intereses.

–        Producir oralmente mensajes que incluyan vocabulario, modelos y estructuras lingüísticas adecuadas a su nivel competencial.

–       Representar cuentos, rimas, canciones y situaciones adaptadas a las características del alumnado en una entonación adecuada.

–       Potenciar la confianza en el uso del inglés.

–       Desarrollar la creatividad elaborando el material necesario para la dramatización.

La metodología desarrollada partió de los intereses y necesidades de los alumnos que iban a desarrollar la actividad, siguiendo los siguientes pasos:

1. ELECCIÓN

En primer lugar, se ofreció a alumnos una variedad de cuentos tradicionales anglosajones adaptadas a su nivel de competencia comunicativa.

Los alumnos de 3ºB decidieron elaborar entre todos una pequeña historia titulada Daisy is sad (“Daisy está triste”). Esta historia es un relato breve donde se narra la historia de una flor (en este caso es una margarita) que está triste porque es blanca, no tiene color. Poco a poco, a medida que come algunos alimentos, sus pétalos van adoptando un color determinado. En el caso de los alumnos de 4ºB eligieron una historia titulada “Run,run,run” donde todos los animales de la selva intentan avisar a una perezosa jirafa sobre la llegada de un hambriento león. En el caso de los alumnos de 5º de Primaria, un grupo decidió dramatizar dos grandes clásicos de la literatura infantil anglosajona: “Goldilocks and the three bears” (“Ricitos de oro y los tres ositos”) y “The very hungry caterpillar” (“La oruga hambrienta”).

Una vez se seleccionado el cuento o la historia, se llevó a cabo la lectura de la misma por parte de la profesora procurando mantener el interés y la atención de los alumnos: cambio de voces, mímica, con la entonación adecuada. A continuación, se estableció un diálogo en el que con preguntas sencillas para asegurar la comprensión: los acontecimientos, quiénes son los personajes, sus características, etc. Posteriormente, se realizaron una serie de actividades con el vocabulario y los personajes de la historia. Una vez comprendida la historia, se contará entre todos el cuento: si los niños son muy pequeños serán ayudados por el profesor.

 

2. PREPARACIÓN

Tras la lectura, se identificaron los personajes que intervienen en el cuento para hacer una lista de los mismos con la finalidad de elegir a los niños o niñas que interpretarán cada uno de los personajes que aparecen participando la totalidad de los mismos. Se debe tener en cuenta, por una parte, las preferencias de los niños, y por otra, las características particulares de cada uno de ellos, con el fin de que no se sientan angustiados con su papel. Por otro lado, antes de empezar a repartir los papeles, se  llegó al acuerdo de aceptar cada uno el papel que le ha correspondido puesto que todos son igualmente necesarios.

Posteriormente, se representó el cuento utilizando como escenario toda el aula. Previamente, la profesora colocó una serie de carteles en los que estarán dibujados los principales escenarios del cuento (castillo, bosque, casita). Los alumnos se situaron en el lugar que les correspondía. Durante los distintos ensayos, la profesora sirvió de guía, sobre todo al principio, ejemplificando las acciones del personaje que se esté representando. En ningún caso,  se debe forzar a un niño que no quiere actuar delante del público (“Silent period”) ni tampoco se debe corregir los errores constantemente, a menos que sean muy graves. Si los otros niños/as señalaban los errores, la profesora asintió en silencio, pero intentando no interrumpir a los actores.

Al mismo tiempo que se efectuaban los ensayos, entre todos, se elaboró el material complementario de cada persona entre todos con la ayuda de papel y material reciclado. Los alumnos de 3ºB y 5ºB decidieron elaborar marionetas para representar la historia. Fue una experiencia muy gratificante para todos porque todo el alumnado participó activamente aportando ideas, compartiendo opiniones y disfrutando con el trabajo en equipo.

3. REPRESENTACIÓN

Una vez estuvo todo preparado, estábamos en disposición de comenzar la representación. En este caso, aprovechamos el festival que se celebró en el Centro en el 23 de Abril para poder mostrar a todos los alumnos el trabajo realizado. Hubo muchos nervios, pero los objetivos fueron alcanzados de manera muy satisfactoria: los alumnos dramatizaron los cuentos potenciando su confianza en el uso del inglés ante el resto de compañeros del Centro. Se convirtió en una experiencia muy gratificadora para todos los miembros que forman parte de la Comunidad Educativa.

 

4. FUNCIONES DEL PROFESOR

El papel del profesor en este tipo de actividad es fundamental. Sus tareas más importantes son:

–       Estimular la relación entre los componentes del grupo, creando o favoreciendo un clima agradable, de seguridad y afecto en que los alumnos se encuentren tranquilos y libres.

–       Ofrecer estímulos para potenciar la creatividad: materiales para la caracterización de los personajes, disfraces, técnicas y materiales para la expresión plástica.

–       Valorar las aportaciones y ocurrencias de los niños, por insignificantes que parezcan, y sacar provecho de todas ellas.

–       Confiar en los niños y mantener altas las expectativas sobre cada uno de ellos. Generalmente en la enseñanza, los resultados suelen ser proporcionales a las expectativas del profesor.

Bibliografía

  • COOK, C. The use of Drama, Londres, Eyre Methew Ltd,1972.
  • CARBALLO,C. Teatro y dramatización. Málaga: Aljibe. 1995.
  • EINES,J. Didáctica de la dramatización. Barcelona: Gedisa. 1997.
  • ÁLVAREZ-NÓVOA,C. Dramatización. El teatro en el aula. Barcelona, Octaedro. 1995.