eco escuela 2.0 | Acceder

Me siento bien. Estudio de investigación sobre Educación para la Salud del alumnado del IES Santa Ana.


Resumen:   Este trabajo de investigación tiene como objetivo prioritario conocer el estado de salud actual del alumnado del IES SANTA ANA, a partir de la toma de datos corporales y el conocimiento de comportamientos saludables obtenidos a través de una encuesta. En este estudio han participado alumnos de secundaria, bachillerato y ciclos formativos, realizándose […]

Autor: «» descargar pdf Descargar pdf. Publicado el 26 Jun, 2012 en Experiencias (Revista 18), Revista 18

Resumen:

 

Este trabajo de investigación tiene como objetivo prioritario conocer el estado de salud actual del alumnado del IES SANTA ANA, a partir de la toma de datos corporales y el conocimiento de comportamientos saludables obtenidos a través de una encuesta. En este estudio han participado alumnos de secundaria, bachillerato y ciclos formativos, realizándose un total de 164 encuestas. A partir de los resultados obtenidos se emprenderán campañas relacionadas con la educación para la salud.

***

1. Descripción del trabajo de investigación

«La salud es una parte fundamental de nuestra vida, por lo tanto debemos cuidarla».

En esto, primordialmente, se ha basado el proyecto realizado. La salud está determinada en parte por la herencia genética y en parte por los factores externos, de forma que se puede ver dañada por el descuido o el abuso.

En este proyecto se ha querido analizar y comparar, con los datos estándar, el estilo de vida del alumnado del centro teniendo en cuenta sus diferentes edades, y basándose en unos parámetros tales como: sexo, altura, peso, IMC (Índice de Masa Corporal), presión arterial y hábitos saludables (alimentación, ejercicio físico).

Esta investigación comenzó con un planteamiento que ha consistido en averiguar el desnivel existente entre miembros de la población (en este caso, alumnos del centro) en relación con la alimentación y los hábitos que llevan en su vida cotidiana.

Como hipótesis principal respecto a los datos cualitativos se ha supuesto que el alumnado ha llevado, en su inmensa mayoría, hábitos sedentarios, es decir, poca práctica del ejercicio físico, y una alimentación poco saludable. Esta hipótesis se ha basado en el escenario más desfavorable y suponiendo que los datos aportados por los participantes han sido veraces.

En dicho planteamiento se ha querido verificar si existe alguna correlación o relación directa entre diferentes parámetros estudiados, tanto cuantitativos como cualitativos, como puede ser la variación entre un determinado peso con una determinada altura, entre un determinado IMC y sus horas de sueño, entre la cantidad de deporte que hace y la cantidad de agua que bebe… con el fin de encontrar respuestas para mejorar la calidad de vida ante hábitos cotidianos que se puedan considerar poco sanos, y conocer el aumento (o no) del rendimiento en función de las actividades que realice el individuo.

Los objetivos planteados con este estudio de investigación son los siguientes:

1.- Medición de los datos como peso, altura y constantes vitales de la población como la presión y el pulso cardiaco junto con su interpretación.

2.- Consulta de cuestiones relacionadas con los hábitos saludables.

3.- Comunicar los resultados del estudio para posteriormente realizar campañas de sensibilización en caso necesario.

Antes de comenzar a exponer este proyecto se debe tener en cuenta un conocimiento previo sobre algunos conceptos en los que se basa dicho trabajo.


IMC:
Es una medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo. Se calcula mediante la expresión matemática:

x<20

Bajo peso

20<x<25

Normal

x>25

Sobrepeso

Presión arterial: es la fuerza que ejerce la sangre sobre la pared de las arterias.

Esfigmomanómetro: es el instrumento que se emplea para medir la presión arterial. También se conoce como tensiómetro o manómetro. Está compuesto por un brazalete hinchable y un manómetro.

Fonendoscopio: este aparato se usa para oír el sonido sistólico y diastólico del corazón. Se compone de una membrana acústica, un tubo y dos auriculares.

El esfigmomanómetro y fonendoscopio se usan de forma conjunta para medir la presión arterial.

Presión arterial baja Baja: X<70
Normal: X=70
Alta X>

Presión arterial alta

Baja: X<110
Normal: X=110
Alta: X>110

Con las hipótesis planteadas, y antes de comenzar con la realización del trabajo, se ha recurrido a la búsqueda de información en publicaciones relacionadas con el proyecto. Dicha información, extraída principalmente de otros trabajos publicados, servirá para orientar el camino del proyecto, y desechar/amortiguar futuras respuestas encontradas.

Así pues, un estudio publicado en la revista española Cardiovascular por David Martínez-Gómez, Joey C. Eisenmann, Sonia Gómez-Martínez y diferentes investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en el año 2010, han examinado diversos aspectos como el sedentarismo, el riesgo cardiovascular y el índice de masa corporal, obteniendo como conclusión que los adolescentes que llevaban una vida sedentaria muestran un IMC menos favorable.

Por otra parte, otro estudio, esta vez realizado en Cuba por investigadores como Eduardo Mellina Ramírez y Andrés González Montero, publicado en el año 2001, aporta otra información relacionada con nuestro proyecto. En dicho estudio se afirma que la presión arterial crece según aumenta la edad, que los hombres poseen mayor presión arterial que las mujeres, y que las personas fumadoras, con sobrepeso u obesidad muestran mayor presión arterial que las personas con hábitos saludables.

Para elaborar este proyecto, primero hemos diseñado una ficha para la toma de los datos de los alumnos de diversas edades, abarcando todo los cursos de la ESO, Bachillerato y alumnos del Ciclo Formativo de Grado Medio de informática del mismo centro.

La toma de datos fue realizada en diciembre de 2011 y en la segunda semana de enero de 2012. El lugar utilizado fue el laboratorio del Biología y Geología del IES Santa Ana.

Se repartió el trabajo de manera equitativa en la que todos los integrantes del equipo de investigación pasaran por todos los puestos de toma de datos.

Para que el proyecto fuese fiable, se necesitaba un número mínimo de muestras. En nuestro caso hemos elegido unas 15 muestras por cada sexo, habiendo un total de 30 muestras para cada intervalo de edad. Dichos intervalos abarcan desde los 12, hasta los 23 años.

La tabla siguiente muestra los datos (cuantitativos y cualitativos) pertenecientes al alumnado. Dicha ficha ha sido utilizada para la elaboración de un documento Excel en el que se hallan, de forma ordenada todos los datos recogidos.

Una vez introducidos todos los datos anteriores en la tabla de Excel (correspondiente a 164 muestras), se ha podido comprobar las diferencias entre los distintos intervalos de edades. Posteriormente, y basándonos en los conocimientos básicos de estadística, hemos realizado promedios, y coeficientes de correlación entre los datos, para llegar a conclusiones certeras y verificar las hipótesis iniciales.

Sirva de ejemplo una muestra de la tabla en la que se hallan todos los datos:

Por consiguiente, con los datos obtenidos de las tablas, se han realizado gráficas de distintos tipos, para una mayor percepción y recepción de los resultados recogidos. Esto nos servirá para, posteriormente, relacionar algunos parámetros y obtener nuestras conclusiones planteadas como hipótesis al principio del proyecto.

Coincidiendo con unas jornadas que se desarrollan en el centro denominadas «Semana de los contenidos» se impartió una charla sobre el aparato circulatorio, donde se incluyeron una práctica sobre la anatomía del corazón y otra sobre la toma de datos de la presión arterial y el pulso cardiaco. Esta charla seguida de taller se realizó en dos ocasiones, una para el alumnado de 4ª ESO y otra para el de 1º de Bachillerato de Ciencias de la Salud.

 

DATOS DE VARONES

A continuación se presenta el total de todos los datos de la población masculina, los cuales se hallan clasificados por apartados:

 

 

 

 

 

Comparativas Hombre-Mujer

A partir de las gráficas base (mostradas anteriormente), hemos llevado a cabo una serie de comparativas. Estas nos reflejarán si la hipótesis inicial es correcta o no:

Las mujeres en la edad de 12-13 años son considerablemente más altas y esto se debe a que la etapa de crecimiento de las mujeres se produce con antelación en relación a los hombres. Pero a medida que aumentamos en edad, las mujeres de 14-15 años estabilizan su altura y el crecimiento es menor, sin embargo en los hombres es a partir de esta edad cuando comienzan con un desarrollo más notable. Esto se repite en la franja de edad de 16-17 años, pero a la edad de 18-23 notamos como las mujeres se mantienen en una media de altura y por el contrario los hombres aumentan un poco más su media, aunque ya deja de ser tan notable porque es a esta edad cuando los hombres y mujeres ralentizan su crecimiento.

Al igual que pudimos observar en la gráfica anterior, y como debemos saber, la altura está directamente ligada con el peso por lo que no es extraño que a la edad de 12-13 años las mujeres tengan un peso superior al de los hombres. Pero según avanzamos en la edad, nos damos cuenta que las mujeres poseen un poco de sobrepeso. Esto se debe a que la diferencia entre la altura es mayor que la que observamos con respecto al peso.

Como hemos mencionado anteriormente, el IMC es la relación existente entre el peso y la altura, por lo que los alumnos y alumnas del centro, por lo general no tienen sobrepeso exceptuando los hombres de 16-17 años los cuales tienen un ligero sobrepeso por lo general de grado I, ya que superan los 23 puntos de IMC. Cabe destacar que existen algunos casos de sobrepeso y esto se debe o bien a sus características físicas o porque llevan una vida completamente sedentaria.

Del total de la muestra el 21% presenta sobrepeso, el 32% bajo peso y el 47% restante corresponde con la normalidad.

La presión sistólica tanto en hombres como en mujeres en la franja de edad de 12 a 13 años y de 14 a 15 años es muy semejante y suele estar entre los 90 y 110 mmHg, aproximadamente. Cabe destacar que son siempre las mujeres las que tienen la presión más baja. A partir de los 16-17 años, se empieza a notar una gran diferenciación ya que los hombres llegan a los 140 mmHg, aunque esto se debe a que los hombres de estas edades tienen exceso de peso. Esto se debe a un consumo excesivo de sodio, la falta de ejercicio y de actividad física. En el caso de las mujeres, estas tienden a tener una presión sistólica más baja, entre los 100 mmHg.

Al igual que con la presión sistólica, la presión diastólica en hombres y mujeres con las edades comprendidas entre 12 y 15 años son muy semejantes, rondando entre los valores de 60 y 70 mmHg. Pero una vez que comenzamos a ascender en edades la diferencia va siendo más notoria, de forma que las mujeres al igual que en la sistólica tenderán a tener la presión más baja debido a su conformación física y fisiológica. Las mujeres entre 60 y 70 mmHg y los hombres entre 70 y 90 mmHg.

El pulso en reposo va relacionado directamente con el peso y el IMC, además va relacionado con la cantidad de ejercicio y el estilo de vida que lleva cada persona. Por lo que se demuestra claramente que el grupo de personas que realicen con mayor frecuencia el ejercicio físico hombres entre 16 y 17 años, serán los que tengan el pulso en reposo relativamente más bajo. Así como el grupo que menos ejercicio realiza por lo general es el que tendrá las pulsaciones en reposo más elevadas.

Respecto a los hábitos, la siguiente gráfica muestra un resumen sobre la media de las 164 muestras.

desayuna h. sueño postura fumador tv/juegos comer lento fruta agua

89%

74%

67%

7%

41%

52%

15%

63%

La mayoría de la muestra desayuna y duerme las ocho horas diarias. Un bajo índice lleva una alimentación sana ya que sólo un 15% declara comer fruta. Señalar que aproximadamente la mitad de la muestra le dedican dos horas mínimas al uso de artículos tecnológicos y un bajo porcentaje es fumador. Más del 50% afirman tener una postura
corporal correcta y presentar una ingestión lenta.

Por último, se han realizado cuatro gráficas que señalan la práctica de ejercicio físico. Cada una, representa una comparativa entre hombres y mujeres que pertenecen al mismo intervalo de edad.

El ejercicio físico es muy importante en las edades analizadas puesto que en la etapa de adolescencia es cuando se produce el mayor desarrollo del crecimiento.

Para empezar tenemos que en el intervalo de edad de 12 a 13 años en la que se demuestra que los hombres todos realizan algo de ejercicio físico. En cambio 4 del total de muestras de mujeres se declaran no realizar ningún tipo de ejercicio físico. Las mujeres comienzan a realizar ejercicio con más asiduidad pero siempre serán los hombres los que sobresalgan es esto. La mayor parte de los alumnos realizan ejercicio físico 2 veces en semana aunque también existe una alta cantidad que realizan ejercicio más de dos veces en semana.

A diferencia del intervalo anterior existe un alto porcentaje de hombres que declaran no hacer ningún tipo de actividad física. Sin embargo en estas edades la cantidad de mujeres que realizan ejercicio físico aumenta y por lo general es superior a la de los hombres puesto que realizan ejercicio físico más de 2 veces en semana una cantidad de 9 del total de mujeres muestreadas

En el intervalo de edad de 16 a 17 años, existe una mayor parte de mujeres que llevan una vida sedentaria. Por otro lado, son los hombres los que en estas edades presenta una mayor realización del ejercicio físico.

Para finalizar, las muestras obtenidas de los alumnos/as entre 18 y 23 años son mucho menor puesto a que no hay gran cantidad de estos en el centro. Aun así apreciamos que las mujeres a esta edad llevan una vida prácticamente sedentaria puesto que declaran no ejercer ejercicio o hacerlo de forma puntual. Sin embargo los hombres aunque la mayoría de ellos tampoco realizan ejercicio físico existen una cantidad que hacen dos o más veces en semana.

Una vez finalizado el proyecto, se ha comprobado que los datos obtenidos presentan una relación con la hipótesis inicial en cuanto a la presión arterial, pulso cardiaco y el IMC, habiendo conseguido los datos esperados para la edad y el sexo.

De los datos se concluye que la media del alumnado del IES Santa Ana presenta un IMC normal, siendo el 47% de la población encuestada. En general, el IMC de los alumnos es correcto, entre (20-23). El sobrepeso es del 21% y el de bajo peso es del 32%.

La mayoría de los alumnos del centro presentan una combinación de hábitos beneficiosos y perjudiciales. En primer lugar nos encontramos que el alumnado desayuna, aspecto muy importante debido al aporte energético. Así mismo, descansa las horas recomendadas y se declara no fumador. En cuanto a los hábitos más desfavorables, nos encontramos que la comida sana no es habitual en su dieta. Predomina el uso de artículos tecnológicos abriendo paso a una de las causas del fracaso escolar. Por lo que nuestra campaña, una vez concluido el análisis de los resultados, va dirigida a la sensibilización del alumnado ante la importancia de la salud a través de la buena alimentación y la práctica de ejercicio diario intentando dejar de lado el abuso del ocio tecnológico.

Bibliografía

FARRERAS ROZMAN. Medicina Intern. Edición en CD-ROM, Decimotercera Edición.

MARTÍNEZ-GÓMEZ, DAVID y JOEY C. EISENMANN, SONIA GÓMEZ-MARTÍNEZ, ANA VESES, ASCENSIÓN MARCOS Y OSCAR L. VEIGA. Sedentarismo, adiposidad y factores de riesgo cardiovascular en adolescentes. Estudio AFINOS. Google Académico.

MELLINA RAMÍREZ, EDUARDO, ANDRÉS GONZÁLEZ MONTERO, JUANA MARÍA MORENO DEL SOL, ROSA JIMÉNEZ PANEQUE Y GEORGINA PERAZA ROQUE.
Factores de riesgo asociados con la tensión arterial en adolescentes. Google Académico.

VARA-GONZÁLEZ, LUIS y PEDRO MUÑOZ CACHO, SATURNINO SANZ DE CASTRO. Prevalencia, detección, tratamiento y control de la hipertensión arterial en Cantabria en 2002.Google Académico.

VVAA. Biología humana: introducción a las ciencias de la salud. Editorial tilde.