Javier Bahón: “El aprendizaje cooperativo desarrolla la flexibilidad mental”

Les dejamos con esta fantástica entrevista a Javier Bahón realizada por el Blog Tiching

Cuando hablamos de innovación en el aula, ¿hablamos solo de introducir nuevas tecnologías? ¿Se puede innovar al margen de las TIC?
Cuando hablamos de innovación, hablamos de lo que logran las personas a través de varias herramientas y estrategias; sin duda, la fundamental es su cerebro y su pensamiento analítico y creativo. Junto a éste, podemos colocar potentes ordenadores o un lápiz y una servilleta; esto será importante, pero secundario.

Hasta hace poco la educación era unidireccional en las aulas. ¿Cómo crees que han intervenido las TIC en la creación de espacios de aprendizaje que permiten “personalizar” la manera en que cada alumno aprende?
Constituyen un punto de inflexión. Sin duda, la personalización es una de las puertas que abren; también el aprendizaje no presencial, la posibilidad de trabajo en red, el disponer de los recursos en momentos y lugares apropiados son algunas ventajas indudables.

¿Y desventajas?
No creo que sea una desventaja pero, no obstante, cabe hablar de la competencia digital que deben adquirir los educadores que pretendan utilizar estas estrategias. Sin una gran práctica y conocimiento de éstas, las ventajas dejan de serlo para convertirse en un foco más de ansiedad e impotencia.

¿Cómo cree que esto “complica” la tarea del profesor para preparar las clases?
Depende de cada uno. En función de sus conocimientos y práctica serán aliados u obstáculos. Lo mejor que puede pasar es que se incorporen como un recurso potente más; lo peor, que se pongan demasiadas expectativas, cuando en realidad, ahí no reside la clave de una mejor educación.

¿Qué herramientas debe tener el profesor que quiere trabajar con sus alumnos las inteligencias múltiples?
Debe poseer formación, pero más importante aún, una mente flexible. El sistema escolar se concibe de forma diferente desde las inteligencias multiples, lo cual puede generar algunos conflictos durante la fase inicial. A nivel práctico, no se necesitan materiales específicos ni sofisticados. Sin embargo, sí suelen generarse cambios organizativos. El trabajo en equipo de los docentes, siempre necesario, en estos casos se agradece más. Es uno de los aspectos que más debemos trabajar, puesto a que muchos docentes no están acostumbrados a trabajar en esta dinámica.

¿Cómo se evalúan las inteligencias múltiples?
Con herramientas didácticas como el diario del alumno, un buen portfolio que recoja evidencias del aprendizaje y rúbricas que traten de objetivar la evaluación. Pero cuando hablamos de inteligencias múltiples, debemos tener claro que la evaluación no será igual para todo el mundo. Los alumnos, además, deben contar con varias alternativas a la hora de demostrar lo aprendido, atendiendo a diferentes inteligencias. Por ejemplo, un texto escrito o un mapa mental o un role-play realizado por los alumnos. Todo ello obedece a un paradigma de evaluación separado del juicio externo que se realiza actualmente, para centrarse en fomentar la autoevaluación y autogestión de los procesos del aprendizaje.

¿Qué tres ventajas atribuirías al aprendizaje en grupos cooperativos?
En primer lugar, lograr un aprendizaje que llega más allá del que puedo conseguir por mí mismo. Un segundo aspecto a destacar sería el de la flexibilidad mental al observar opiniones diferentes de la propia. Y por último, la utilización efectiva y constante de la comunicación.

La sociedad actual no ha priorizado en exceso el “cooperativismo”, pero desde hace algún tiempo sí estamos viendo, por ejemplo, iniciativas de consumo que apuestan por este sistema y cada vez se extienden más. ¿Cómo crees que este hecho ha influido y influye en la educación?
Yo creo que la escuela puede generar ocasiones de aprendizaje individual, competitivo, colaborativo y cooperativo. Sin embargo, en su función compensadora, debiera reforzar aquello que los alumnos y alumnas menos encuentran en su entorno. Hoy, dada la situación mundial de crisis de un sistema económico, toca prepararles para que conozcan otras posibilidades más sostenibles, responsables y éticas. El desarrollo simultáneo de su pensamiento crítico deberá dotarles en el futuro de la capacidad de elegir.

Hablemos de los docentes: la formación actual de los docentes, ¿es acorde al nuevo cambio de paradigma?
La realidad dice que no. Ni en lo referente a la formación inicial, ni la realizada a lo largo de la vida. Es cierto que un grupo creciente e importante de docentes está dando pasos decididos para alcanzar una mejora en su profesionalidad. Otro grupo grande no se forma, no lee sobre nuestra profesión y tampoco parece estar preocupado por no hacerlo. Esto supone un gran peligro.

¿Qué espacios te parecen más interesantes para que los profesores intercambien experiencias, inquietudes, propuestas…?
Los espacios bien mediados, para que nadie sienta que pierde el tiempo o, como en ocasiones pasa, que en el intercambio unos ponen mucho y otros muy poco. Con estas premisas tanto los espacios presenciales como los no presenciales son valiosos.

El aprendizaje cooperativo en Primaria

El aprendizaje cooperativo es una de las estrategias metodológicas que se proponen en la nueva ley educativa, la LOMCE. Como tantos aspectos innovadores de los que se habla hoy en día en pedagogía, la relevancia del aprendizaje cooperativo tiene algo más de 20 años. Además, ya estaba entre las recomendaciones metodológicas de las leyes educativas anteriores, como la LOE o la LOGSE.

Las investigaciones de Johnson & Johnson sobre el aprendizaje cooperativo

Efectivamente, fueron las investigaciones de Johnson & Johnson en el comienzo de los años 90, las que pusieron de manifiesto el aprendizaje cooperativo y su relevancia. En realidad estudiaron diferentes formas de agrupamiento para ver cuál podía ser más eficaz.

Aprendizaje competitivo

Una de las formas era el aprendizaje competitivo, en el que los estudiantes compiten entre sí para lograr los resultados previstos. En esta forma de aprendizaje, cuando se lleva a cabo en grupos, se considera que uno consigue el objetivo si y solo si los demás no lo logran.
Por ejemplo, el grupo que elabore el mejor mural sobre el sistema solar gana un cheque regalo en material escolar.

Aprendizaje individual

La segunda forma que investigaron fue el aprendizaje individual. Cada uno debe preocuparse por conseguir solo los propios objetivos, al margen de lo que hagan los demás.
Por ejemplo, obtiene un punto más en la evaluación final el que presente un resumen individual de un libro.

El aprendizaje cooperativo

Por último, en la situación de aprendizaje cooperativo el grupo tiene que trabajar conjuntamente porque se logran los objetivos si, y solo si, cada miembro del equipo consigue los suyos.
Por ejemplo, el equipo debe presentar un tema sobre los parques naturales de su región. Para ello deben recopilar datos, elaborar una presentación y exponerla en clase.

Resultados de las investigaciones de Johnson & Johnson

Las investigaciones descubrieron que el aprendizaje cooperativo, sin competición entre los grupos era el que mejor rendimiento obtenía. Esto no implica que el aprendizaje cooperativo sea la única forma de agrupamiento que se proponga en Educación Primaria. Ya que será necesario que los alumnos aprendan otras formas de aprendizaje: individual y también competitivas.

Los beneficios del aprendizaje cooperativo

Estudios sobre el aprendizaje cooperativo ponen de manifiesto que esta forma de agrupamiento tiene otros beneficios:
  • Desarrolla habilidades interpersonales y de trabajo en equipo.
  • Fomenta la responsabilidad personal, la flexibilidad y la autoestima.
  • Favorece la integración de alumnos con dificultades.
  • Suele provocar entusiasmo y motivación.
El aprendizaje cooperativo en Primaria

Algunas técnicas para llevar a cabo el aprendizaje cooperativo

Existen diferentes formas de organizar situaciones didácticas con la técnica de aprendizaje cooperativo. Algunas de las más apropiadas para utilizar en Educación Primaria son las siguientes.

Grupo de investigación

Imaginemos que el profesor propone diferentes trabajos sobre el tema del “Sistema Solar”.  Los trabajos son los siguientes:
  • Realizar un mural sobre el sistema solar, los planetas, sus órbitas y satélites y exponerlo a la clase.
  • Realizar un trabajo sobre los movimientos de la tierra y sus consecuencias: traslación y rotación; y presentarlo a la clase
  • Realizar un trabajo sobre las misiones “Apolo” de la NASA, y presentarlo a la clase.
  • Realizar un trabajo sobre los telescopios espaciales y presentarlos a la clase.
Se dejará un tiempo para que los alumnos decidan en qué tema quieren participar y se forman los grupos. Se supone que no pueden superar los 6 miembros. Si en algún grupo hay más de seis niños interesados, tendrán que acordar cambiar a otro grupo y si no hay acuerdo, se sorteará.
Una vez constituidos los grupos se divide el trabajo entre los miembros. Unos recopilan información, documentos, imágenes, vídeos… otros serán los responsables de montar la presentación a la clase con murales, presentaciones PPT… y otros realizarán la presentación oral al grupo clase.
Debe quedar constancia del trabajo que ha tenido que realizar cada miembro del grupo y se hace una evaluación del rendimiento de todo el grupo.

Divisiones de rendimiento

Es otra forma de organizar el aprendizaje cooperativo. Para ello, se crean grupos de alumnos heterogéneos. En este caso, el profesor presenta una lección y el grupo trabaja el tema a fin de asegurar que todos aprenden la lección. Después se realiza una evaluación individual, sin ayuda del grupo

El rompecabezas

Esta es una de las formas más conocidas de llevar a cabo el aprendizaje cooperativo. Como siempre, se divide a la clase en varios grupos. Imaginemos que cada grupo tiene 5 alumnos. En ese caso, el profesor debe dividir un tema en 5 apartados. A cada miembro del grupo se le asigna una parte del tema, bien a través de un documento o de un apartado del libro de texto.
En una primera fase cada alumno tiene que leer y comprender la parte del tema que le ha correspondido. A continuación, se pasa a la llamada “reunión de expertos”, en la cual se reúnen los alumnos que tienen el mismo apartado. Por ejemplo, los que tienen el apartado A, se reúnen juntos, los que tienen el apartado B, así los cinco apartados.
El objetivo de esta fase es que cada alumno se haga experto en su apartado, discutiendo y comentando con los demás.
Por último, cada miembro vuelve a su grupo original y una vez allí, cada “experto” explica a los demás su parte, de manera que todos tienen que dominar todo el tema.

Recapitulando

En este artículo, he explicado en qué consiste el aprendizaje cooperativo, lo he comparado con otras formas de agrupamiento, y he expuesto algunas de las técnicas para llevarlo a cabo que más se utilizan en Educación Primaria.
Espero que os pueda ayudar en vuestra labor educativa.
Fuentes consultadas:
JOHNSON, D., JOHNSON, R., Y HOLUBEC, E. (1999). El aprendizaje cooperativo en el aula. Buenos Aires: Paidós
Servicio de Innovación Educativa (2008). El aprendizaje cooperativo, guía rápidas sobre nuevas metodologías. Universidad Politécnica de Madrid.
Fuente: http://www.mundoprimaria.com/