“Un mar de lágrimas”. Una actuación tan emotiva que no podrás contener el llanto

Foto: "Súbito Koral"

Foto: «Súbito Koral»___________________________________________Por Lucía García (alumna de 4º ESO)

El pasado martes 11 de octubre el alumnado de 4º ESO acudió a Arucas a ver un musical llamado “Teenage Dream”. Organizado por el grupo de jóvenes intérpretes canarios Súbito Koral, se representó en el Nuevo teatro viejo de Arucas.

La obra dio comienzo a las doce menos cuarto y entramos al teatro, que era una sala amplia, con butacas y el escenario. El público estaba formado por alumnos de entre 13-16 años, de diferentes centros de la isla, entre ellos el nuestro.

La obra estaba basada en la historia de un chico irlandés que tuvo que abandonar su antiguo instituto y mudarse a Estados Unidos, concretamente a Califronia – San Diego, debido al acoso sufrido por su orientación sexual. Una vez en su nuevo instituto, la historia se centra en los diferentes problemas que afrontan los adolescentes dentro de una misma clase, tratando temas como el suicidio, el amor, la bulimia, las inseguridades, etc.

Los personajes eran lo que todos nos esperamos encontrar en un instituto norteamericano: las animadoras (pijas e insoportables), los “marginados” (tímidos, inseguros y un poco siniestros), los chicos malos («pasan de todo») y los “guays” (todo el mundo quiere ser como ellos). Pero, aparte de los típicos personajes, también nos encontramos a la chica extranjera, que en este caso era de México, al chico nuevo (el protagonista, Jake), a la “empollona”, a los bailarines y a la chica “neutral” (que no pertenece a ningún grupo) que explica a Jake como funciona la jerarquía del instituto.

teenage-dream-2Aparte de los diferentes tipos de alumnos, nos encontrábamos como parte del elenco a dos miembros del profesorado: el nuevo (al que todas las animadoras quieren conquistar) y otro profesor que aparecía ocasionalmente.

Durante el transcurso del musical, nos acercamos a la realidad de cada personaje; descubrimos sus miedos, sus inseguridades y su manera de pensar. Los acompañamos hasta que finalmente desvelan sus temores y se aceptan a sí mismos.

Crítica:

En mi opinión “Teenage Dream”, a pesar de tener como argumento un tópico muy usado, conectó con el público de una manera sorprendente, provocando incluso las lágrimas en algunos casos. Desde mi punto de vista debido al tema que se trató en el musical ya que es una etapa de la vida que el público está atravesando ahora mismo, y lograron alcanzar un nivel de empatía mayor.

Con respecto a la organización y los artistas, creo que aunque la mayoría eran intérpretes muy jóvenes lograron dar la talla. Todos tenían el guión muy bien preparado y aunque en algunos casos los traicionó el nerviosismo, creo que lo hicieron muy bien.

El coro me pareció increíble, porque no me esperaba voces tan potentes y tan bien coordinadas, aunque en algunas escenas, no todos disponían de micro y tenían que compartirlo provocando que algunas partes de las canciones no se les escucharan y eso hacía que la pieza perdiera encanto.

Los bailarines también fueron bastante buenos. Me gustó el repertorio de canciones que escogieron para sus bailes, pero, hubo algunos fallos de coordinación y me pareció que su actuación estaba un poco forzada durante la obra ya que solo aparecieron una vez y su entrada se notó que fue bastante intencionada.

La escenografía, por otro lado, no me pareció excesiva ni muy representativa. Se encargaron de ambientar cada escena bien, pero no hubo nada destacable dentro de este apartado.

En general me pareció una obra bastante bien hecha para las edades que abarcaban los organizadores (15-25 años), me gustó el mensaje que transmitió; de ser tolerante y respetar la forma de vida que cada persona elige. Me pareció admirable la manera en la que hicieron reír y llorar al público.

El alumnado de 4º ESO que asistió al espectáculo (Foto: Jorge Betancor)

El alumnado de 4º ESO que asistió al espectáculo (Foto: Jorge Betancor)