VISITA AL CENTRO ESPACIAL DE MASPALOMAS: UNA GRAN OPORTUNIDAD

                                                                                                                                 Por  José Luis Benítez (4º ESO A)

El pasado día 9 de mayo de 2017, los grupos de 4º ESO realizamos una visita al Centro Espacial de Maspalomas. Allí, nos contaron un poco su historia así como los ámbitos que trabajan en los distintos departamentos.

Para empezar, visitamos una sala donde el director nos comentó brevemente la historia. En 1961, este centro fue creado por la NASA, como muchos otros en distintos países, para controlar los satélites que lanzaban y que no podían controlar desde su país. Sin embargo, años más tarde, tras la creación de los satélites Apolo, la NASA decidió no tener que depender de otros países e idear un costoso plan de control que dependiera únicamente de ellos. Así, el centro quedó inutilizado unos años hasta que pasó a ser parte del Ministerio de Defensa del Gobierno español como ayuda a la Agencia Espacial Europea. Actualmente pertenece al INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial).

A continuación, visitamos la sala «mer Norte». Allí, básicamente nos explicaron como mediante programas informáticos, complejos algoritmos y una gran precisión; llevan a cabo el seguimiento de los satélites en cada momento. Cada día le deben llegar los nuevos vectores a los programas debido a que la gran velocidad que lleva el satélite hace que con los vectores del día anterior no se pueda calcular su actual posición. Un fallo les puede costar muy caro.

Además, nos contó qué tres maneras existen de controlar mediante satélites, que llevan cámaras incorporadas: imágenes de alta resolución, imágenes de baja resolución y radar. Estos tipos de imágenes se usan una y otra según el posterior estudio que se vaya a realizar; por ejemplo, una imagen de alta resolución tiene un tamaño de incluso varios gigabytes y el satélite gasta más energía en enviarla, por lo que se usará solo en los casos que se requiera de su exactitud. También nos comentaron que ellos se dedican a crear productos finales a partir de las imágenes procedentes de los satélites, y luego lo solicitan los distintos campos científicos para investigaciones.

Luego visitamos la «mer Sur». Allí nos mostraron como son las comunicaciones con los distintos satélites, la transmisión de datos, el radio del planeta que ocupa ese centro, etc. Acto seguido, nos mostró un breve cálculo para saber la distancia a la que se encuentra un satélite. Después, nos comentó el grave problema que está suponiendo los satélites que acabaron su periodo de vida.

A continuación, nos mostró las radiobalizas, que son un mecanismo salvavidas, que según ellos, todo barco debería tener. Cuando un barco se hunde o vuelca, todo queda inutilizable debido al agua; sin embargo, este elemento parecido a un «walkie-talkie», flota y manda una señal a un satélite que permite enterarse a los servicios de emergencia qué sucede. Así, se han salvado miles de vidas; de hecho, en este departamento tenía una tabla donde recogían el número de vidas salvadas -que van actualizando cada cierto tiempo-, ascendiendo la cifra a más de 6.000 personas.

Por último visitamos el CREPAD, donde tenían varios proyectos pendientes, como el E-PAC. Allí, nos mostraron imágenes de distintos satélites, tanto de radares como alta resolución; y donde podíamos ver los restos de petróleo en el mar, el humo de un incendio, etc.

En conclusión, fue una visita maravillosa donde pudimos aprender muchas cosas interesantes sobre las comunicaciones. Una gran oportunidad.