UN DÍA OLÍMPICO

Por Sonia Santana (profesora de Filosofía

El 12 de diciembre de 2019 tuvimos la suerte de disfrutar de las Conferencias de la VII Olimpiada Filosófica de Canarias. El alumnado de 1º de Bachillerato, aspirantes olímpicos, acompañados por Rosa Delia, tutora del 1º B y una servidora, tutora del A, salimos a tercera hora de la mañana del pasado jueves rumbo al Paraninfo de la Sede Institucional de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), lugar elegido para celebrar el evento. Llegamos puntuales y expectantes, se trata de las primeras Olimpiadas de Filosofía en las que participa nuestro instituto y aunque llevamos ya unos meses trabajando en ellas, este acontecimiento generaba mucha curiosidad entre el alumnado. La primera impresión fue impactante: ¡lleno absoluto! Allí nos dimos cita muchos IES de la isla y fue tal el poder de convocatoria que había gente sentada en escaleras e incluso los más rezagados tuvieron que quedarse de pie. 

La defensora del alumnado de la provincia de Las Palmas, Mercedes López, inauguró el acto con un discurso vibrante y lleno de esperanza, invitando a disfrutarlo como si de una fiesta de la democracia se tratara, ¡y vaya si lo fue! La presentación corrió a cargo de Margarita Vázquez (Vicedecana de la Sección de Filosofía de la Universidad de La Laguna, ULL) y de Rita Viera (Profesora de Filosofía del IES Siete Palmas), en representación del comité organizador de la Olimpiada de las dos provincias canarias.

La primera conferencia fue la del Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la ULL, Manuel Liz, bajo el título El poder del mito, ofreciendo un análisis crítico y exhaustivo de la temática en la que se centra esta VII edición olímpica. La segunda conferencia, dictada por Laura García, acercó al alumnado a los mitos en la cultura popular desde la perspectiva de los cuentos tradicionales, el cine y las series televisivas, ámbito en el que desarrolla actualmente su tesis doctoral.

Concluyó el acto con un intenso debate en el que el alumnado se mostró muy participativo, evidenciando un interés por la Filosofía que emocionó a ambos ponentes y al comité organizador. Cabe destacar aquí la participación por parte de nuestro compañero Raúl Castellano, alumno de 1º B, quien fascinado ante las conferencias que acababa de disfrutar quiso consultarle una duda a Manuel Liz en concreto. Terminamos esta crónica con una reflexión del propio Raúl: 

Las conferencias de las Olimpiadas de Filosofía me resultó interesante e inspiradora, destacando la intervención de Manuel Liz. Además, sus ideas fueron bastante clarificadoras, dando respuesta a varias cuestiones, como ¿qué pasaría si la humanidad aceptase que aquello a lo que llama realidad no es más que su percepción y entendimiento de esta, abandonando así la búsqueda de su origen?”