Nuestra Oda al Atlántico expone: Si la arena resiste

Acerina Cruz nace en 1983 en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canaria. Es licenciada en Historia del Arte (2005) y en Publicidad
(2010). Actualmente, trabaja como profesora en un Instituto de Enseñanza Secundaria, impartiendo clases de Geografía e Historia. Ha publicado los siguientes poemarios: Desolación (2009), In natura (2010), El cadáver de la sirena (2012), Planeta Turista (2014), Lux Aeterna (2018) y Si la arena resiste (2019) y El pez limpiafondos (2020). Entre otros textos, destaca el cuento El caballero que despertó cuando la guerra había terminado (2010), que fue accésit del Premio de Cuento Juvenil «Isaac de Vega» otorgado por la Fundación CajaCanarias. Ha participado en numerosas acciones poéticas y es miembro del proyecto turístico-literario «Leyendo el turismo».

Acerina Cruz, Poeta.


Si la arena resiste:

Esta exposición está centrada en el libro homónimo publicado por la poeta en 2019 con la editorial Versátiles. Gira en torno a la experiencia de habitar la ciudad turística, a los recuerdos de la infancia en el sur de Gran Canaria y a la posibilidad de resistencia desde la memoria, que al mismo tiempo es frágil e imprecisa. Por eso, algunos de los materiales esenciales de esta muestra son la tiza o el papel de seda.

Sobre la serie de imágenes familiares realizadas en los años 80, cabe señalar que Susan Sontag en su ensayo Sobre la fotografía afirmó que la fotografía conmemora y restablece simbólicamente la continuidad de la vida familiar. Y añade que «Estas huellas espectrales, las fotografías, constituyen la presencia vicaria de los parientes dispersos. El álbum familiar se compone generalmente de la familia extendida, y a menudo es lo único que ha quedado de ella.» Nuevamente, la idea de detenerse en la nostalgia es un bote salvavidas frente a otras experiencias más fugaces y superficiales.

Además, los dibujos aquí reunidos son fragmentos o instantes de lo que se ha mantenido de forma icónica en el recuerdo. En estas siluetas incompletas destaca el blanco, que remite a la desaparición, a la dicotomía entre presencia y ausencia, al lápiz blanco que aparece en el primer poema de Si la arena resiste. El espectador debe realizar una acción para encontrarlos dentro de la protección de unas cajas.

Hay un trabajo amateur en cuanto a algunas imágenes y vídeos, que está relacionado con los usos familiares y turísticos de la fotografía. Por ello, algunos aspectos estéticos se hacen próximos al repertorio visual y personal de los espectadores participantes, desde el uso de las máquinas compactas analógicas y el revelado del carrete, hasta el registro de acciones y momentos con un teléfono móvil.

Además, en algunas piezas se solicita explícitamente la participación del público, haciéndolo cocreador de este proyecto. Los recuerdos individuales son parte de un paisaje y de un sentir colectivo. A través de una serie de propuestas, el público participa en este tour personal y biográfico que desmantela algunas claves sobre la percepción banal que tenemos de los lugares y de su señalética.

Por último, el objeto como producto artístico, fosiliza los sucesos característicos de la vida también en estos territorios emergentes. Conservarlos es un acto emocional que dignifica a los trabajadores del
turismo y de la hostelería, más allá de todas las críticas que deban hacerse sobre la voracidad de esta industria. Son souvenirs no creados para el turista, sino para los que permanecen. Son la otra cara de la moneda.

El Equipo en Red: Una mirada diferente

Acerina Cruz con un grupo de 1º de Bachillerato y con José Miguel Perera y Andrés Hernández, profesores de Lengua y Literatura del IES Doramas
Momento de la lectura del poemario: Si la arena resiste
Parte de la exposición con las palabras y firma de su autora plasmadas en la pared.