Día Escolar de la No Violencia y la Paz

Día Escolar de la No Violencia y la Paz

25 DE ENERO

Después de muchas semanas de ensayo en el aula de Música y en las canchas del centro, llega el día 25 de enero, día en que tiene lugar en la ciudad el encuentro con motivo del Día Escolar de la No Violencia y la Paz a través de la Red Canaria de Escuelas Solidarias (RCES).

Es el momento de estrenar la batucada que ocupa el primer lugar de la manifestación detrás de la pancarta ganadora del IES Tafira.

Nuestro alumnado, una vez más, dio muestras de su seriedad y espíritu solidario ya que supo llevar la marcha bajo la atenta mirada y dirección de su profesora de música Gloria Gomá.

A ritmo de batucada y con la mirada puesta en el objetivo de la marcha, una marcha tranquila plena de escolares de toda la isla, la manifestación parte desde la Alameda de Colón hasta atravesar la calle mayor de Triana y recalar en la Plaza de San Telmo, donde tiene lugar un sencillo acto por la Paz protagonizado por alumnos y alumnas de diferentes centros que mediante varias escenificaciones musicales leyeron el manifiesto ganador del IES Domingo Rivero, en Arucas, y siguieron las letras de varios temas musicales reivindicativos con los que se concluyó un día que se desarrolló tranquilo y sin incidentes.

Gracias, una vez más, a Gloria Gomá, por su trabajo y por permitir que el grupo de alumnos/as del Comité de Solidaridad de 4º ESO haya podido poner su granito de arena participando en el desarrollo de la manifestación con la ilusión y constancia con que lo han hecho.

Begoña Crespo

Coordinadora RCES

MANIFIESTO POR LA PAZ

Mujer e inmigración

Hoy, día 25 de enero, nos hemos reunido aquí con el único propósito de solidarizarnos con una realidad preocupante que centra su foco de atención en la mujer y la inmigración. Cada día las cifras y estadísticas en torno a este tema proporcionan información acerca de las miles de mujeres que se ven obligadas a emigrar con sus familias, realidad que lleva consigo la vulneración de sus Derechos Humanos fundamentales. Este es el motivo que nos lleva hoy, Día Escolar de la No Violencia y la Paz, a forjar un compromiso en el seno de una sociedad democrática y respetuosa con la diversidad cultural, que reivindica sus condiciones legales, sociales y económicas en defensa de la dignidad y la plena participación de la mujer en las diferentes parcelas comunitarias

Si miramos atrás y tomamos como marco de referencia alguna de las décadas anteriores, comprobaremos que la inmigración era un tema que afectaba fundamentalmente a los hombres. Hoy, en cambio, no sólo la realidad está sufriendo transformaciones sino que la inmigración tiende a feminizarse, siendo la mujer quien lidera las listas de las migraciones modernas del siglo XXI.

Sin ir más lejos las mujeres no sólo sufren la discriminación de su país de origen sino también la indiferencia del país donde se establecen, llegando a ocupar puestos de trabajo precarios en situaciones de absoluta irregularidad. Realizan, a su vez, jornadas laborales mucho más largas de lo que la legalidad permite y su remuneración económica no alcanza el mínimo legal establecido, al tiempo que se ocupan del cuidado de los hijos y de la familia, enfrentándose en su día a día a serias dificultades de supervivencia. A todo esto sumamos las deficiencias legales, que hacen que las mujeres tengan problemas a la hora de legalizar su situación, ya que son confinadas a la vulnerabilidad, el acoso o la violencia.

Teniendo en cuenta estas circunstancias y para que sus sueños de cambiar sus vidas no se ahoguen en un mar de injusticias y desigualdades, hemos decidido manifestarnos en esta jornada con el fin de defender la igualdad de la mujer permitiendo que la emigración se convierta en un camino que permita que la mujer huya de matrimonios pactados o situaciones desfavorables para su desarrollo personal, evitando cualquier manifestación de racismo y xenofobia, y sintiéndonos en la obligación de velar por la defensa de sus Derechos Humanos Fundamentales en este Día Escolar de la No Violencia y la Paz.

Begoña Crespo

Coordinadora RCES