HABILIDADES SOCIALES

Nuevamente en el mes de abril vuelve a ofrecernos su trabajo Pino Morales, dentro del Programa “Habilidades Sociales”. Insiste en el tema de la autoestima y las situaciones de abandono y rechazo sufridos por el adolescente desvinculado de normas y disciplina, de forma que esto lo lleva a perder su norte.

Pino Morales plantea al alumnado situaciones reales hasta acercarse a cada chico/a, alentándolos a tirar hacia adelante y romper con los patrones familiares que han podido influir en sus conductas y que el alumnado comparte con ella.

Partiendo del origen del problema ahonda en sus situaciones y circunstancias, recordándoles que las decisiones dependen de ellos. Hace constantes alusiones a la infancia para centrarlos en las heridas que provocan esa guerra juvenil ofreciéndoles pautas para que se encuentren consigo mismos/as. Con la voz del eco, técnica que utiliza en el desarrollo de sus incursiones, despierta el entusiasmo y abre la esperanza a esta juventud inquieta. “La vida es como un boomerang– les comenta–, y todo te viene devuelto en función de las conductas si no rompes los patrones que provocan esas conductas disruptivas”

Muchas veces en la vida la naturaleza es espontánea, comenta Pino Morales, para quien la cuestión es lo que desean hacer con sus vidas y cuál es la decisión a seguir; qué fuerza les impide seguir adelante y forjarse una vida de superación y progreso.

Pino Morales, ha dirigido sus charlas al alumnado de 2º y 3º de ESO ahondando en los conceptos de autoaceptación que inicia siempre con una interrelación con el alumnado. ¿Qué pasa cuando alguien te critica?- les pregunta.

El alumnado interviene y manifiesta su opinión al respecto, a lo que responde:”Cuando me acepto, soy cariñoso, valioso y me tengo respeto”, insistiendo en que a menudo nos saboteamos a nosotros mismos. Como sugerencia les indica que “no hay que esperar a mendigar el abrazo” porque somos el mejor amigo/a de nosotros/as mismos/as. La dignidad es un factor muy importante unido al respeto, así que desde el momento en que no nos aceptamos se establece una barrera entre nuestro yo y nuestras emociones que impide el crecimiento para acabar sucumbiendo ante las dificultades. De aquí emana la fuente del desequilibrio del ser humano porque se crece físicamente y no interiormente. “La autoaceptación representa el camino hacia la paz interior”. La influencia de la sociedad también es un componente a tener en cuenta ya que la sociedad vende el tener cosas materiales y no el amor.

Agradecemos enormemente a Pino Morales la inquietud que despierta en nuestro alumnado en cada sesión, así como la generosidad y predisposición en cada momento; cada vez que se le pide volver se organiza y lo hace regalándonos su tiempo y su enorme experiencia como agente de ayuda.

Begoña Crespo

(Vicedirección)

OBRA SOCIAL DE ACOGIDA Y DESARROLLO

  Dentro de las acciones de la RCES, una expedición de 27 alumnos/as de  4º y 2º Pmar, arriba a las instalaciones de la Obra Social de Acogida y Desarrollo en los Hoyos de Tafira, lugar en el que han sido recibidos por la encargada de guiarlos en esta jornada escolar diferente, Araceli.

Una vez iniciada nuestra cita en esta ONG, el alumnado recibe una presentación video gráfica para, acto seguido, pasar a conocer las diferentes salas de esta Casa en la que tuvo la oportunidad de recibir una pequeña charla de orientación profesional por parte del director de Formación, ya que estas instalaciones albergan un Centro de Formación que sustenta sus pilares en dos objetivos: dotar a los residentes de la Obra Social de Acogida y Desarrollo de formación profesional útil para su reinserción en el mercado laboral y  ofrecer a cualquier otra persona un amplio abanico de cursos de formación y preparación de oposiciones para la Administración del Estado, Servicio Canario de la Salud, Instituciones Penitenciarias, Soldado Profesional, Guardia Civil, Gobierno de Canarias, Ayuntamientos y Cabildo.

Fundada por el Hermano Jesús, de la Orden de San Juan de Dios, en los bajos de la Iglesia de Santa Rita, en Vegueta, la Obra ha crecido con la ayuda de las diferentes asociaciones y socios solidarios hasta mantenerse con la propia producción que emana de la cosecha de la misma Casa.

Se recibe información del voluntariado y se les recuerda los requisitos para llegar a serlo, al tiempo que se les indica que la labor de un voluntario consiste en acompañar a los residentes en muchos aspectos sociales ya que sólo cuentan con un trabajador social. La Obra Social se mantiene con un 75% de financiación propia; el resto depende de las ayudas que recibe.

Los colectivos atendidos por este centro son aquellos que carecen de atención por parte de entidades públicas y privadas, aquellos más abandonados, alcohólicos, enfermos mentales, inadaptados sociales, personas sin hogar en situación de extrema pobreza, así como discapacitados de diverso grado.

Posteriormente, se introducen en los talleres de carpintería, compartiendo con los trabajadores y con el maestro carpintero que les orientó acerca de la preparación y salidas profesionales en torno a la carpintería, orientación que también recibieron en el taller de costura en el que varias mujeres, con discapacidad, realizaban sus labores, así como la  elaboración de cojines y preparación de las telas para el tapizado.

Declarada de utilidad pública según la orden de Ministerial 20 de marzo 1997, la Obra Social de Acogida y Desarrollo ha sido reconocida en el año 2010 con el Premio Canarias por sus acciones solidarias y altruistas, convirtiéndose en un movimiento social, solidario y efectivo.

La Obra cuenta con una Casa de Mujeres y matrimonios en exclusión “Amada Costa”, inaugurada en septiembre del año 2011.Cuenta con 30 plazas  y ha sido creada para que todas aquellas mujeres y matrimonios en situación de exclusión social pudieran salir de esta situación y encontraran un hogar.

Begoña Crespo

(Vicedirección)

Ciudad de la Justicia, torre 4

Con la intención de buscar situaciones reales que nos permitan trabajar con nuestro alumnado experiencias in situ en el entorno laboral de personas relevantes de la vida pública, el pasado día 4 de abril, previo concierto con la titular del Juzgado de Menores número 1, Reyes Martel, trazamos nuestro rumbo hacia la Torre 4 de la Ciudad de la Justicia, lugar en el que una vez pasados los controles pertinentes, nuestro grupo de 3º ESO- B, acompañado por la Dirección y Vicedirección del centro, tuvo la oportunidad de asistir como público a varios juicios de menores, escuchando las audiencias con curiosidad y cierta impresión, al tiempo que vivía la seriedad del proceso en absoluto silencio.

            Este grupo se enfrentaba, durante la celebración del juicio oral, a realidades cercanas que les permitía realizar una escucha activa de lo acontecido en torno a los jóvenes citados en el transcurso de la mañana, cuyas vidas han cambiado desde el momento en que han generado un conflicto por el que han acabado recibiendo una medida mediante programas formativos, culturales, tareas socieducativas, etc…, evitándose medidas privativas de libertad. Este público joven conocía cada caso tratado a través de la lectura de la magistrada, Reyes Martel, que hacía los incisos pedagógicos necesarios para invitar al alumnado a plantear sus dudas.

            Nuestro joven interlocutor pudo conocer en directo el escenario de celebración de los juicios durante el trámite de la audiencia y las partes que lo conforman, escuchando un vocabulario diferente para asistir, posteriormente, a un juicio por lo penal, un juicio extenso y dilatado en el tiempo que les ha permitido conocer las diferencias con los procesos de menores en el desarrollo de la intervención judicial, así como el endurecimiento de las penas, dadas las edades de los acusados, pero manteniendo  la atención y completamente centrados en el desarrollo del proceso con absoluta madurez y saber estar. Se estima que esta experiencia les servirá como un nuevo recurso con el que ir conformando su madurez crítica así como el análisis de un proceso que ensanchará sus horizontes en su tránsito evolutivo como ciudadanos, dentro de las opciones que nos permite, a nivel educativo, el área de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos.

            Agradecer a la magistrada, Reyes Martel, la facilidad para que esta acción educativa pudiera llevarse a cabo, destacando la enorme implicación en su trayectoria profesional con los menores para los que busca soluciones partiendo de la raíz del problema.

Reyes Martel ahonda en la situación de cada joven con la intención de recuperar valores perdidos que permitan adecuar las medidas a cada realidad, de forma que estos jóvenes no se queden fuera del sistema y encuentren la confianza y afectos perdidos. Cuenta con un equipo técnico especializado que analiza las circunstancias del menor al que se pretende devolver, mediante medidas preventivas, la seguridad en sí mismo, con la finalidad de que este vuelva a retomar las normas y disciplina que le van a permitir vivir en sociedad, al mismo tiempo que asume su compromiso desde el momento en que muestra su conformidad al finalizar el proceso. De esta forma se le da una oportunidad de reconducir nuevamente su conducta e iniciar un camino de superación personal.

Begoña Crespo

(Vicedirección)