FASICAN, Federación de asociaciones de personas sordas de Islas Canarias

Puntual, como ya han demostrado en el desarrollo de las jornadas sobre discapacidades celebradas el pasado 16 de mayo, esta asociación comienza su intervención compartiendo la diversidad de la comunidad sonora con el alumnado de Aulas Enclave y 4°ESO.
Con curiosidad y entusiasmo transcurre está jornada en la que este alumnado conoce las barreras de comunicación y realiza
sus preguntas de forma espontánea.
Como ayudas humanas logran hacerse entender mediante el uso de lengua de signos, requiriendo en  una charla  dos intérpretes porque es necesario un cambio entre ellos y han de cumplir un código ético, así como unas normas que permitan la comunicación. El intérprete ha de ir de oscuro para evitar el despiste en el desarrollo comunicativo, al tiempo que debe haber un mediador comunicativo que permita la  adaptación en los contextos para que la persona sorda comprenda.
La lengua de signos es una lengua natural con estructura propia, así como gramática y léxico. Utiliza el canal visual y gestual para comunicarse pero no es una lengua mímica. Esta lengua no es universal y se crea a través de los valores, tradiciones y culturas de cada lugar. Cada país tiene su lengua de signos y se convierte en un idioma. Interesante y práctico el tema de esta charla que provoca la magia de los interlocutores que acaban improvisando la lengua y practicando. Asombrosa la participación e implicación del alumnado durante el desarrollo de esta intervención.
Agradecemos esta nueva posibilidad que nos ha dado la Asociación de personas sordas de Gran Canaria al regalarnos parte de su tiempo, ofreciéndose a venir cada vez que se necesite en favor de la mayor sensibilidad de estas personas con una discapacidad auditiva, mediante un trabajo que ha dejado un amplio referente para nuestro alumnado curioso y comprometido con el tema de la audición.